Relevante

A un año del ataque a estudiantes de la Normal de Tiripetío en Michoacán, Gael, víctima de un disparo en la mejilla izquierda que le perforó la mandíbula, sigue con el proyectil alojado en su cuerpo y sin justicia

(22 de junio, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- Hace un año, pasadas las seis de la tarde, se dio a conocer que tras un fuerte operativo policiaco en la Normal del Tiripetio, en Michoacán, “docenas de compañerosfueron heridos, detenidos y hubo un alumno gravemente herido por un disparo en la cabeza”, informaron fuentes a Revolución TRESPUNTOCERO.
Se recordó que entraron a la normal el Grupo de Operaciones Especiales de Michoacán e hirieron a un normalista tras dispararle en el cuello. Otro de los testigos afirmó “los policías tiraron balazos a matar”.
Hoy estos hechos se mantienen sin justicia. “Si las autoridades querían acabarnos no van a querer hacer justicia. Si ellos son quienes propiciaron toda la violencia con tal de acallar nuestras voces no nos van ayudar a que reciban su castigo los responsables porque es una política de Estado. 
Tanto con el PRI como con el PAN hemos vivido los jóvenes estudiantes una brutal represión. Como si nos quisieran exterminar. Porque incomodamos y es por ello que nos hemos vuelto los enemigos de los gobiernos de derecha”, señala un estudiante que prefirió mantenerse en el anonimato, Revolución TRESPUNTOCERO
Derivado de los hechos violentos, las organizaciones sociales agrupadas en la Asamblea Popular de Michoacán y el Frente Contra la Represión se han manifestado para exigir al gobierno estatal y federal, la justicia para los estudiantes.
En 2017, “tuvo lugar un brutal acto de represión en las inmediaciones de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga, en Tiripetío, Michoacán. En torno a la manifestación que ese día llevaron a cabo los estudiantes de dicha escuela, agentes de la policía estatal accionaron armas de fuego contra los normalistas quienes se encontraban ejerciendo su derecho a la protesta social”, denunciaron. 
Uno de ellos, Gael Solorio Cruz, fue víctima de un disparo que le impactó en la mejilla izquierda y le perforó la mandíbula. Gael se encontró a lo largo de las siguientes semanas en un estado crítico de salud, al punto que se le tuvo que inducir un coma. El proyectil está aún alojado en su cuerpo, sin posibilidades de ser extraído por el riesgo que esto representa, dado lo cercanía con la espina dorsal del joven.
Ante la agresión perpetrada por elementos policiales de Michoacán, la respuesta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) como de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas fue nula, pues negaron el reconocimiento de víctimas de violación a derechos humanos a Gael y a su familia. 
De igual manera, la reacción de las autoridades estatales, lejos de proteger los derechos de los normalistas, investigar los hechos y reparar el daño, criminalizaron las acciones de protesta de estos estudiantes. Ante la negativa de la CEDH de Michoacán para atender a las víctimas conforme a sus responsabilidades, Gael y su familia solicitaron la atracción de su caso por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). La respuesta a la solicitud de atracción no ha sido notificada a la fecha, denunciaron.
En tanto, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas  (CEAV) atrajo el caso y le dio atención de emergencia en vista del grave estado de salud en que Gael se encontraba. Sin embargo, “a la fecha su familia ha visto dilación poco razonable en el acceso al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral hasta la fecha, dado los derechos que le otorga ley y su ingreso al Registro Nacional de Víctimas (RENAVI); esto provocó que la familia se endeudara para poder solventar las necesidades más inmediatas para atender a Gael, surgidas a raíz de lo sucedido”, se informó. 
También han denunciado las fuentes que, “la poca efectividad del acompañamiento de esta instancia se debe a los largos y complicados procesos administrativos que la misma exige para acceder a dicho Fondo y a una atención integral”.
Ahora, tanto la familia como las organizaciones han exigido a la CEAV que no retrase más, por cuestiones burocráticas, el proceso para acceder al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral; puesto que revictimiza a Gael y su familia al obligarles a realizar gastos que debería estar cubriendo el Estado en virtud de la atención urgente en casos de violaciones a derechos humanos cometidas. 
Se ha hecho también un llamado a la CNDH a no postergar más la respuesta respecto a la atracción del caso. Es una verdadera tragedia encima de la tragedia que, han pasado cinco meses de solicitada no se ha notificado a la familia. 
“La intervención de la CNDH en este sentido será clave para que el Estado mexicano reconozca, sancione y repare el intento de ejecución arbitraria cometido contra Gael”, se ha señalado.
En tanto las organizaciones han señalado que, “no se pueden pasar por alto las violaciones a derechos humanos en medio de un contexto en el que se criminaliza la protesta social, a las personas jóvenes y a las escuelas normales rurales. 
“Por ello es necesario que las instituciones encargadas de atender y reparar a las víctimas de violaciones a los derechos fundamentales, así como de asesorarles y representarles en la exigencia de acceso a la justicia, atiendan de manera pronta y diligente los casos donde se comprometan la integridad y el proyecto de vida de las personas”.