Revoluciones

Campesinos de 20 estados de la República instalan plantón en Segob; exigen al gobierno federal resolver 200 asuntos agrarios

Foto: Mirna Andrade

Integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y del Movimiento Social por la Tierra (MST) dieron inicio a un plantón en lunes, el cual mantienen en la Secretaría de Gobernación (Segob) para exigir al Gobierno federal que atienda sus demandas, informó Reforma.

Los campesinos provenientes de 20 estados de la República instalaron carpas y casas de campaña en Avenida Bucareli, calle aledaña a la Segob.

Los inconformes de Chiapas, Oaxaca, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Hidalgo, Campeche, Yucatán, Sonora, Coahuila, Durango, Zacatecas, Nayarit, Colima, Tlaxcala y Puebla exigen que el Ejecutivo federal les entregue los 200 millones de pesos que les prometieron del Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo).

“Así como recursos provenientes del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), que es órgano desconcentrado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)”. Francisco Chew Plascencia, líder del Movimiento Social por la Tierra, demandó al Gobierno “entregar los recursos del Programa de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer) y así concluir con la conflictividad agraria en diferentes zonas”.

“Hemos decidido mantenernos aquí hasta que se cierre el conjunto de los acuerdos y estamos aquí porque tenemos el temor fundado que dado el resultados electorales este Gobierno pretenda desentenderse de sus obligaciones que tiene que resolver hasta el último día que estén en el poder”, dijo en entrevista para ese medio.

Explicó que “la minuta firmada con la Secretaría de Gobernación contempla resolver alrededor de 200 asuntos agrarios, pero la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aún no libera los recursos”.

“Aunque hay convenios de finiquito firmados, no vemos la hora en la que se les pague a los propietarios para que podamos finiquitar los conflictos sobre las tierras que tienen en posesión una gran parte de compañeros en varios estados y que forman parte de los focos rojos”, expuso.

Los inconformes exigen atención sobre los desplazados, principalmente tzotziles y tzeltales de Los Altos de Chiapas.

Criticó que “desde el 2016, producto de los recortes de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), se eliminó el recurso del único programa de desplazados que había en el país”.