Comparar a AMLO con Echeverría es obsoleto; López Obrador no reaccionaría violentamente ante manifestaciones políticas; quienes sí demuestran violencia son los panistas y el PRI como en Atenco e Iguala: Pérez Montfort

(16 de abril, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- Durante el presente proceso electoral, poco a poco la campaña “México se convertirá en Venezuela”, se ha diluido entre otras cosas por el rechazo de los mexicanos, sin embargo ahora el PAN ha asegurado que el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador “es como Echeverría”.

Para el Doctor en historia, Ricardo Pérez Montfort, “ese tipo de comparaciones resulta un tanto obsoletas y muestra un profundo desconocimiento de cuál es el sentido de los acontecimientos históricos”. 

El académico comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que, “si bien es cierto que la historia puede servir para entender algunos aspectos del presente la comparación entre dos tiempos y símbolos, como la década de los años 70 en México y lo que hoy se está viviendo resulta, desde mi punto de vista, fuera de lugar.

En los setentas se venía de la crisis del 68, una eminentemente política y poco tenía que ver con una dinámica económica. Echeverría lo que hace es tratar de recuperar el control de la economía desde la presidencia y con eso instrumentar un proyecto que trata de ser un tanto inclusivo pero que finalmente tiene mucho de los resabios del viejo PRI y de esta dinámica de autoritarismo-presidencialismo radical que había caracterizado en buena medida la década de los años 50-60 en México”.

Montfort señala que si bien hoy venimos de una crisis política, la situación económica es muy distinta. Ahora, comenta, ya estamos incorporados a un neoliberalismo que nos empuja a una serie de dinámicas económicas “en las que el propio gobierno no tiene mucho control en el fondo”.

“Además, la situación política es muy diferente; por una parte ya se tiene la experiencia del bipartidismo, ya gobernó el PRI y el PAN en México. Ya demostró este último que la política del conservadurismo mexicano no es muy distinta del propio PRI y además resulto ser un verdadero fracaso en términos de seguridad social y en términos de campañas contra la corrupción”.

Continúa señalando que el PAN falló en términos de reestructuración de la distribución de la riqueza y en ese sentido ha mantenido una continuidad con los gobiernos priistas verdaderamente asombrosa. 

Hoy nos encontramos frente a una de las elecciones más importantes de los últimos años, “pero no es porque el modelo de uno o de otro se parezcan a los modelos anteriores sino porque en esta ocasión hay una posibilidad real que alguien que no ha subido el poder nacional, alguien que solamente ha tenido experiencia en poderes locales pueda instrumentar un proyecto.

Y un proyecto con la que ahora un personaje tiene la oportunidad de demostrar la posibilidad del cambio a otro modelo político, económico, social. Calificarlo como el regreso de Echeverría tiene más bien una intención de denostarlo, lo que buscan es intentar mostrar un criterio de justificación histórica para afectar políticamente a este candidato.Por lo que no es correcto establecer esa comparación, me parece que es anacrónico; las circunstancias de Echeverría fueron muy distintas a las que hoy estamos viviendo”. 

“Como buena parte de los mexicanos no tengo mucha confianza en nuestras instituciones electorales, se han comportado de maneras muy erráticas, pero solamente queda esperar que se respete el voto popular, el voto de la ciudadanía.

Sabemos que la compra de votos es una tradición casi una práctica muy arraigada en ciertos sectores particularmente del PRI, y sigue siendo un partido muy rico ante la gran cantidad de recursos y en gran medida ha demostrado que los puede gastar precisamente en la compra de votos”.

El historiador señala que, López Obrador ha demostrado que no es un hombre que reacciona violentamente, además añade que la dinámica lópezobradorista no ha  demostrado condiciones para pensar que podría reaccionar violentamente ante una manifestación política al estilo del 68.

“Me parece más bien que quienes sí lo han demostrado son los panistas y el PRI. Tal como lo vivimos en Atenco o el caso tan lamentable de Iguala pero también en el caso de Fox, quien no entendió a la universidad, generando problemáticas que provocaron una relación bastante tensa. Qué puedo decir de Calderón, el sexenio de ese mandatario panista demostró que tiene una capacidad de violencia brutal”.

Ricardo Pérez Montfort, indica que si se le permite de alguna manera convertirse en vocero de determinado gremio académico, considera que en ese sector están cansados, molestos con la falta de solvencia de los regímenes tanto priistas como panistas. “De la incapacidad demostrada tanto en negociaciones como en soluciones y también de la ineficiencia impresionante y sobre todo de su gran corrupción por más que su discurso dice que se esta combatiendo, no se ven los resultados”.

Sin embargo, mantiene el historiado la esperanza en que en este proceso electoral se respete la voluntad de la sociedad mexicana y se encamine al país por otro rumbo, “pero esta idea también es limitada, porque la sociedad mexicana tiene también una vertiente profundamente conservadora, reaccionaria que tampoco va dejar fácilmente las cosas vayan en otra dirección.

Pareciera que la preferencia electoral va hacia tratar de echar andar un cambio, me gustaría ver una sociedad que no sea reacia al cambio sino que sí se pronuncie por uno y que sí se quiera transformar”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...