PolíticaPrincipales

Con una ventaja brutal de 26 puntos, EPN ya debería de estar preparando la transición; es la gran oportunidad de López Obrador para desmontar el sistema, lo que no quiso hacer Fox: Martín Moreno

Foto: Emma Martínez/ Revolución 3.0

(31 de mayo, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- A un mes de las elecciones presidenciales y ante los resultados de las recientes encuestas que colocan a Andrés Manuel López Obrador con 52% de preferencia electoral, Enrique Peña Nieto debería estar preparando ya la transición presidencial, comenta el periodista Martín Moreno. 

Para este ejercicio político, en donde aún existe un rango de indecisos que necesitan mayor información, elementos como los datos duros, saber lo que se está jugando, una presentación de posibles escenarios, propuestas y episodios, así como un análisis frontal sobre quienes aspiran a ganar la elección presidencial, son la base de 1/julio/2018 Cambio radical o dictadura perfecta (Aguilar, 2018), la más reciente obra del periodista y escritor Martín Moreno, quien de forma rigurosa e impecable plantea una guía, para conocer o terminar de reconocer uno de los periodos políticos más importantes de la historia actual de nuestro país. 

Partiendo del hecho que el PRI es la dictadura perfecta (como el escritor Mario Vargas Llosa lo describió), para el periodista Martín Moreno, las posturas radicales no solamente se pueden encontrar del lado del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, señalando que, las de Ricardo Anaya lo podrían ser más, poniendo como ejemplo la afirmación del panista, quien dijo que “sí enjuiciaría a Peña Nieto”.

“El gobierno federal manejó tan mal las cosas con Ricardo Anaya que, siendo su gran aliado, el aplaudidor de las reformas, se convirtió en un enemigo, de manera innecesaria. Esto después que se le prometiera que se limpiaría la elección de Coahuila, que bien pudo haberla ganado el PAN, y no sucedió, eso lo hizo enojar y lo convirtió en un enemigo”, explica el autor a Revolución TRESPUNTOCERO.

Moreno agrega que fue un error de cálculo brutal, el del gobierno de Peña que llevó a Anaya,  un aliado natural, a ser un enemigo que se radicalizó, y ahora ocupa un sitio en el “cambio radical”, que se plantea en su obra. 

También señala que de haber sido Anaya un candidato presidencial “bien visto” por Los Pinos, los mexicanos podrían observar ya un apoyo oficial hacia él, frente a un Meade que ya no tendrá crecimiento.

“La encuesta de Reforma es fundamental, estamos a un mes y entramos a cuenta regresiva”, comenta el periodista, quien recuerda que en dicho ejercicio, Andrés Manuel López Obrador le saca a Ricardo Anaya, una ventaja de 26 puntos, por lo que afirma que no ve de qué manera el panista podría ser competencia para el puntero. 

Cabe señalar que este jueves, Parametría presenta resultados de su más reciente encuesta donde se observa que la preferencia efectiva por Andrés Manuel se ubica en 54% mientras que la de Ricardo Anaya es de 24%, es decir, la diferencia entre uno y otro es de 30 puntos.

Martín Moreno señala: “Soy seguidor de las elecciones de Estados Unidos y nunca había visto una diferencia tan brutal, ni en Brasil ni en Argentina, que son democracias ‘de realismo mágico’, solo cambiaría, si Anaya avanza un punto diario y Andrés Manuel se queda estancando. 

Foto: Emma Martínez / Revolución 3.0

“Es el efecto ‘Ricky Riquín canallín’, el panista no se defendió cuando López Obrador dijo que cuidaría su cartera, la reacción natural era pedirle que le demostrará porque le decía ‘ratero’, sin embargo se dio la vuelta y se fue. Quedó con el honor maltratado y desde ahí se estancó”, afirma Moreno.

Añade que, Anaya no creció después del segundo debate, porque se sumaron las mentiras dichas durante su participación, tanto el tema de la inversión extranjera en la Ciudad de México, como la portada mutilada de la revista Proceso. “Una mentira es un recurso de sobrevivencia, pero muchas mentiras es un patrón de conducta, eso pudo afectar a Anaya”, afirma.

En tanto, sobre José Antonio Meade, el autor califica como un desacierto hablar de la candidatura de Nestora Salgado, “no contempló que no ganaría puntos tras el ataque. Y es que en 12 días de mantener el tema en la agenda político-electoral, éste no ha funcionado para efectos de posicionar mejor a José Antonio Meade”.

En 1/julio/2018 Cambio radical o dictadura perfecta, el periodista entrevista al maestro Alfonso Zárate, quien describe a Meade como un ‘candidato opaco y secuestrado’, ‘el hermano de Videgaray’ y ‘el candidato de las élites económicas’. Además, Martín Moreno presenta el escenario sobre el cual la derrota del PRI también podría significar la cárcel para Peña Nieto.

Sin embargo, a decir por Moreno, Peña Nieto adquirió el mismo significado que Carlos Salinas de Gortari, y es que él sí es el rival histórico de López Obrador, es quien le arrebata el triunfo en 2006, a López Obrador, expresa el periodista al citar el libro de Carlos Ahumada. 

“Salinas tiene mucho control político y yo sí me cuidaría de él”, afirma contundente Moreno, al fundamentar que el ex presidente preferiría que México llegará a una crisis social brutal y de desestabilización, antes que dejar ganar a López Obrador; “es odio, no es una rivalidad es un odio muy profundo el que le tiene Salinas a Andrés Manuel y el odio te lleva hacer cosas inimaginables”, sentencia.

En el libro se presenta también una entrevista con gente del candidato de izquierda, quienes señalaron que 15 días antes de la elección, el cálculo era que el político de izquierda estuviera por lo menos 20 puntos arriba, ante esto, Moreno afirma: “Andrés Manuel no debería ir ya a los actos masivos y por el contrario estar bajo resguardo”.

El periodista retoma el tema de Carlos Salinas y afirma, “si me preguntan si son capaces de atentar contra Andrés Manuel, yo diría que sí; el priismo del Estado de México es muy capaz y el manejado por Salinas es doblemente capaz, porque no quieren perder el poder. Sería una última carta que ojalá que nunca se presente”.

Ante el escenario por el cual transitó la campaña de Meade, Moreno afirma que cualquier otro candidato priista tendría aproximadamente el mismo porcentaje que hoy tiene el economista, porque finalmente, señala, volvieron apostar a la maquinaria del viejo PRI, pero ya no les alcanza, antes sí porque era partido único y cuando llegó la oposición no estaba tan fortalecida. 

En 1/julio/2018 Cambio radical o dictadura perfecta también se puede leer una entrevista a Jorge Castañeda, quien profundiza en lo anterior, al señalar que al PRI el dinero ya no le alcanza para comprar una elección presidencial. Sin embargo, el pasivo más importante para el fracaso del PRI en esta campaña, advierte el periodista, fue Peña Nieto, a quien califica como ‘el lastre’ para José Antonio Meade. 

Sin embargo, aun con los fracasos, las bajas en las encuestas y las marcadas diferencias, el tema del fraude electoral, en un país como México, se mantiene presente, aunque de acuerdo a Eduardo Huchim y José Antonio Crespo, ambos especialista en temas electorales, entrevistados por Martín Moreno para su obra, coinciden en que actualmente resultaría difícil hacer un fraude al estilo del 88, cuando el INE era la Secretaría de Gobernación; “hoy con sus asegunes, hay un organismo poco más autónomo”, señala. 

Añade que, hasta el fraude electoral tiene sus límites, ya que puede operar cuando hay una elección muy cerrada, que ya no es el caso porque se habla de 13 millones de votos de diferencia. El escritor señala que ante estas cifras, preocuparía la actuación del INE y del Tribunal, retomando la idea de ambos especialistas electorales, que cuestionan la parcialidad de algunos magistrados del Tribunal Federal y de algunos consejeros del INE, que podrían intentar anular la elección, ya que de no poder revertir las tendencias, podrían recurrir a dicha estrategia.

“Perder el poder es brutal y a Salinas lo va a volver loco, podrían ser los peores seis años de su vida; por ahora Peña Nieto tiene la última oportunidad en Andrés Manuel López Obrador para salvarse, ya debería de estar preparando la transición. A las dos de la tarde, el 1 de julio ya se conocen las tendencias y aún más con una diferencia tan brutal de 26 puntos

“Si para esa hora la ventaja es de 20 puntos, Peña Nieto debería entablar contacto con Andrés Manuel López Obrador y reconocer su victoria. Preocuparía que no lo reconociera y que ganara Anaya anulando la elección, porque no pueden revertir ni manipular 13 millones de votos, como sí se podría hacer con 100 mil sufragios.

“Es importante que salga el presidente del INE de manera imparcial a dar a conocer las estadísticas, pero lo es más el mensaje del Presidente de la República, el silencio de Peña Nieto pegaría al siguiente día en los mercados, en el dólar, él lo sabe. Por sobrevivencia política tendría que estar preparando ya la transición”, puntualiza Moreno.

Sin embargo, el miedo latente de los grupos de poder persiste, sobre esto, Moreno señala que el temor con Andrés Manuel son los contratos que podrían irse descubriendo durante un proceso de investigaciones. “Si a Salinas lo quiere detener, lo hará sin problemas, el encono histórico de Salinas y López Obrador rebasa la coyuntura de Peña Nieto, en cuanto a Fox el miedo que tiene no es que le quiten la pensión, sino que lo investiguen y averiguar por fin de dónde han salido tantos millones de dólares para el Centro Fox”.

Con el triunfo de Andrés Manuel, el PRI entra en una debacle histórica brutal, afirma el escritor; “le va ir muy mal y es por ello que es la gran oportunidad de López Obrador para desmontar el sistema, lo que no quiso hacer Fox y que también Calderón pudo haberlo hecho y no lo hizo”.

Martín Moreno explica que ‘desmontar el sistema’, es, de principio, el referéndum revocatorio de gobernantes, jefe de gobierno y Presidente, la eliminación del fuero, así como la redistribución del ingreso, este último punto el más importante, remarca el periodista, “no te puedes gastar 8 mil millones de pesos en imagen del presidente”, expresa.

Sobre Andrés Manuel, señala, que se debe observar desde el papel que jugó como Jefe de Gobierno de la capital, “analizando fríamente, ese es un buen parámetro; su gobierno no fue espectacular pero tampoco fue la ruina que muchos nos querían hacer creer. No incendió a la Ciudad de México. Apoyó a ciertos sectores de la población, lo cual se le debe reconocer”.

Sobre el futuro de Morena, visualiza un triunfo de al menos 150 escaños en la Cámara de Diputados, aunque, señala, no le alcanzarían para ser la mayoría simple ni mucho menos para las tres cuartas partes que se necesita para modificar la Constitución, por lo que el PAN va a ser pieza importante para hacer alianzas.

Un elemento más en 1/julio/2018 Cambio radical o dictadura perfecta, y que la hace una obra que sobresale de aquellas que también contienen temática político-electoral, es el cuestionamiento a las encuestas que en 2012, aseguraban que la ventaja de Peña Nieto suponía 30 o más puntos por encima de López Obrador. 

Reforma sigue teniendo las encuestas más confiables, me han dicho que juzgo mal y enjuicio a los encuestadores en el libro pero ellos son quienes se enjuician con sus propios números, yo nada más estoy recordando esos números, no los hice. 

No puede ser que Buendía y Laredo dijera que en 2012 iba a ganar Peña Nieto por 33 puntos de diferencia cuando ganó por 7.5 nada más, pareciera que los encuestados de Reforma sí son sinceros y los otros”.

Martín Moreno afirma: “A las encuestadoras por sus propios números las conoceréis”, y añade que en las páginas de su libro plasma las que fallaron y las que no. A fin que el lector tome con reserva algunas de las que hoy exhiben resultados de los actuales candidatos presidenciales, ya que “los encuestadores le apuestan al olvido”. 

La encuesta de Reforma de este miércoles es la más importante de este proceso, porque entrando a junio la franja de indecisos cada vez es menor, por eso es importante el segundo debate en México y en cualquier parte del mundo, señala.

“López Obrador se repuso en el segundo debate, para el tercero el voto está muy definido. A tres semanas de la elección ya sabe la mayoría por quien va votar. Sin embargo, en algún momento pueden decir las encuestadoras que siempre pusieron a Andrés Manuel como puntero pero también pusieron a Ricardo Anaya en un seguro sitio con 6 u 8 puntos de deferencia, cuando estaba aproximadamente a 25 y eso es trampa”, afirma Moreno.

1/julio/2018 Cambio radical o dictadura perfecta, presenta página a página a los personajes principales de la contienda, revela escenarios y exhibe las características de cada uno de los contendientes, desde distintos prismas y enfoques aportados por los especialistas  entrevistados. Así podemos encontrar a un Jorge Castañeda afirmando que “el cambio es AMLO”, o a Eduardo Huchim señalando que “el INE no es enteramente confiable. El TEPJF es enteramente inconfiable”. A su vez, Ricardo Anaya es calificado como el ‘l’enfant terrible’, en tanto Meade “es un candidato secuestrado”.

Con una pluma caracterizada por la imparcialidad, el periodista Martín Moreno habla de los cinco mitos de AMLO y las cinco realidades del político de izquierda; el entorno de frustración y enojo de Meade, así como el futuro de Peña Nieto que bien podría ser la prisión. Al cerrar el libro al lector le queda claro lo que en este proceso electoral se está jugando y se despejan dudas a través de un valioso compendio de información.

Finalmente Martín Moreno, comenta que aún con todo y la violencia en diversas zonas del país, se podría esperar que sea una elección con un 70% de participación ciudadana, lo que la convertiría en una votación histórica.