Nacional

Condenan detención migratoria y consideran inhumana la separación de menores de sus familias; “es contrario a las normas y los principios de los DH”

El Presidente de la Comisión de Asuntos Frontera Norte de la Cámara de Diputados, Alejandro Ojeda, condenó la detención migratoria y consideró inhumana la separación de menores de sus familias, como disuasivo para evitar la llegada de más migrantes a Estados Unidos, lo que es contrario a las normas y los principios de los derechos humanos.

Consideró de gran preocupación que en Estados Unidos, al control migratorio se le ha otorgado prioridad sobre el cuidado efectivo y protección de niños inmigrantes. Abundó que la detención nunca está en el mejor interés del niño y siempre constituye una violación de sus derechos.

El legislador federal de Morena aseguró que no existe ninguna ley estadunidense que obligue a las autoridades de Estados Unidos a separar a los niños de familias inmigrantes que ingresan a esa nación.

Tras insistir en que resulta inhumano separar a los menores de sus padres, particularmente cuando son muy pequeños, Alejandro Ojeda dijo que solicitar asilo en otro país es un derecho humano internacional, reconocido en las leyes estadunidenses.

“Sabemos que hay casos de familias que llegan por un puerto de ingreso donde se presentan directamente con las autoridades para solicitar asilo y son detenidos y separados de sus hijos”, recalcó.

Asimismo, mencionó que de acuerdo con organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos de Estados Unidos, la política anunciada por Sessions –llamada cero tolerancia– e implementada en meses recientes, ha separado de sus padres a por lo menos mil 200 niños, desde octubre de 2017 hasta la fecha.

Lo peor del caso, dijo, es que están manteniendo a niños pequeños en jaulas, apartados de sus madres, incomunicados, lo que representan actos de crueldad y sin sentido.

Señaló que los chicos, después de 72 horas de estar bajo custodia de agentes de inmigración del Departamento de Seguridad Interna, son trasladados a una agencia dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos, misma que supuestamente busca colocarlos con familiares o conocidos mientras esperan el proceso judicial contra sus padres.

Sin embargo, comentó que hay testimonios de abogados y reporteros que han informado de casos en los que menores de edad han permanecido varios meses y algunos más de un año en centros de detención en varios puntos del país.

El diputado Alejandro Ojeda expuso que la Oficina de Derechos Humanos de la Organización de Derechos Humanos en Ginebra llamó al gobierno de Donald Trump cesar de inmediato la separación de niños de familias que llegan a la frontera solicitando asilo.

Recordó que la vocera de la entidad, Ravina Shamdasani, comentó que Estados Unidos debería cesar de inmediato esta práctica, ya que la acción de separar a familias llega a ser interferencia arbitraria e ilegal en la vida familiar, y es una seria violación de los derechos de los menores de edad.