Crimen de Javier Valdez, es la síntesis de la corrupción e impunidad que imperan en México: Ismael Bojórquez  

“El crimen de Javier Valdez Cárdenas es la síntesis de la corrupción y la impunidad que imperan en el estado mexicano”, afirmó Ismael Bojórquez Perea durante la ceremonia de entrega del Premio María Moors Cabot 2017, que se realizó ayer martes en Nueva York.
 
La ceremonia tuvo lugar en la Universidad de Columbia, donde el director del semanario Ríodoce cuestionó que “esa impunidad no sólo prevalece en los asesinatos de 37 periodistas ocurridos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, sino también en el 99.7 por ciento de los homicidios”.
 
“Un Estado no es legítimo si sus estructuras de prevención contra la violencia son rebasadas por las bandas del crimen, y menos aun cuando el sistema judicial está tan corrompido que en vez de ser garante del derecho, es un instrumento de la criminalidad”, cuestionó.
 
“En México se delinque desde las madrigueras del crimen organizado, pero también desde las esferas públicas…. Este es el escenario en el que los periodistas mexicanos nos jugamos la vida todos los días, con el agravante de que, en la guerra que cubrimos, los bandos no están plenamente identificados y el fuego proviene de todas partes”.
 
Añadió que las investigaciones sobre el homicidio de Javier, ocurrido el pasado 15 de mayo, a mediodía, en Culiacán, no muestran ningún avance.


 
“Después de que mataron a Javier Valdez han seguido asesinando periodistas. Dijimos que esto iba a ocurrir mientras no se pusiera un alto a la impunidad, y no nos equivocamos. En agosto mataron al reportero Cándido Ríos en Veracruz y el jueves pasado fue ‘levantado’ y asesinado el fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda, en San Luis Potosí. De este último se sospecha que fue la misma policía la que cometió el crimen y es muy probable porque en un alto porcentaje las agresiones a periodistas provienen de los mismos círculos policiacos y del poder político”, mencionó.
 
“Cuando vimos el impacto nacional e internacional que causó el crimen de Javier Valdez, tuvimos la esperanza de que fuera castigado. Que los autores materiales e intelectuales fueran detenidos y juzgados. Pero todo indica que esto no ocurrirá. Y que los periodistas y la sociedad mexicana seguiremos aportando las víctimas sin que nadie pueda evitarlo”.
 
Agregó que en esa realidad, se ejerce el periodismo en este país. “Esa es la realidad, nuestra realidad, el contexto en el que tendremos que seguir trabajado porque un periodista no nace para el silencio si quiere ser congruente con el oficio de investigar y publicar”.
 
Bojórquez Perea aseveró que “por segunda ocasión asistió a la entrega del Premio, que recibió Ríodoce en 2011”, pero ahora sin la compañía de Javier. “El jurado del Cabot decidió otorgarnos el Premio y dijo que fue por ‘dar aliento a reporteros excepcionales en todo México que se juegan la vida por la realización de su trabajo’, especialmente en zonas afectadas por el narcotráfico”, recordó.
 
“Pero no estuve solo. Me acompañó otro de los fundadores de Ríodoce, Javier Arturo Valdez Cárdenas, que un mes más tarde recibiría un reconocimiento en esta misma ciudad por parte del Comité para la Protección de Periodistas, que presidía nuestro amigo Carlos Lauría. Ahora es muy doloroso estar aquí sin él. El 15 de mayo pasado dos gatilleros lo asesinaron cuando salía de la redacción”.
 
El crimen del también corresponsal de La Jornada, añadió, “ha sido una pérdida enorme para su familia, para sus amigos y para Ríodoce”. “También fue un golpe demoledor para el periodismo nacional, tan urgido de periodistas que narren la tragedia que viven miles de mexicanos, niños, jóvenes, hombres y mujeres en cuyos corazones y sus miradas Javier solía descubrir el horror y la desesperanza, para luego describirlos con una prosa que disfrutaba y sufría al mismo tiempo”.
 
Agradeció a los organizadores del Premio María Moors Cabot, por llamar la atención sobre el asesinato de Javier y de la tragedia que vive México. “Quiero agradecer al jurado del Premio Cabot, en nombre de Ríodoce y de los periodistas de mi país, la condena que hicieron del crimen de Javier y el pronunciamiento para que el gobierno mexicano llevara a cabo ‘una investigación exhaustiva y creíble de este crimen y ponga fin al círculo vicioso de violencia e impunidad que está diezmando a los medios mexicanos’”, agregó.
 
“Y también la oportunidad de estar ahora con ustedes denunciando el estado de barbarie en que tenemos que ejercer uno de los derechos fundamentales en el mundo, como lo es la libertad de expresión, a costa de nuestras propias vidas”.
 
Durante la ceremonia, se reconoció a los ganadores de la edición 2017, Martín Caparrós, escritor y periodista argentino; Dorrit Harazim, columnista, redactor y cineasta brasileño; Nick Miroff, del Washington Post, Estados Unidos y  Mimi Whitefield, del Miami Herald, EU.
 
Este año, el jurado del Premio que otorga la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, condenó los brutales ataques contra periodistas en México, especialmente el de Javier Valdez Cárdenas, fundador de Ríodoce, semanario que recibió el galardón en 2011.
 
“Estamos anunciando los ganadores del Premio Cabot de este año en un momento en que los acontecimientos en México han suscitado nuevas alarmas sobre el peligro intrínseco al periodismo investigativo independiente, recordándonos una vez más la vulnerabilidad de los periodistas y la necesidad de estar con ellos”, expresó el presidente de Columbia, Lee C. Bollinger, el pasado 21 de julio.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...