Culpan a alcaldes de Tlacotepec de Díaz y Zoquitlán por incendiar el autobús de activistas que están en contra de hidroeléctrica

El Movimiento Agrario Indígena Zapatista (Maiz) denunció que los presidentes municipales de Tlacotepec de Porfirio Díaz, Cirilo Trujillo Lezama y de Zoquitlán, Fermín González León, fueron culpables del incendio del autobús que se registró el pasado viernes en la Sierra Negra.

De acuerdo con un habitante de esa región, la unidad transportaba a integrantes de Maiz a una movilización que se realizó ante la Secretaría de Energía (Sener) en la ciudad de México, para pedir una mesa de diálogo con el fin de detener definitivamente el proyecto de la hidroeléctrica que la Minera Autlán quiere construir en los ríos Coyolapa y Atzala.

Amador Montalvo Téllez aseguró que el incendio del autobús fue un acto de represalia en contra de la manifestación, de parte de los alcaldes ya mencionados, quienes apoyan incondicionalmente el proyecto de la hidroeléctrica, además de que buscan intimidar a quienes desde el inicio defienden el agua y la tierra de la Sierra Negra.

Mencionó que la empresa se encuentra sumamente frustrada ante las movilizaciones de los habitantes, pues han impedido que avance el proyecto y hasta ahora no han podido colocar ni la primera piedra de la construcción.

Montalvo Téllez aseguró que, a pesar de las intimidaciones y agresiones físicas, ellos se mantendrán en la misma línea de lucha.

Por su parte, los miembros de Maiz pidieron al Partido del Trabajo negar la candidatura a la diputación federal de Ajalpan a Cirilo Trujillo Lezama, ya que “no se puede premiar a un alcalde pistolero con una postulación popular”.

Omar Esparza, líder nacional de Maiz, sostuvo que la camioneta que utilizaron los hombres para quemar el autobús, la tienen plenamente identificada. Esta se encuentra en Tlacotepec de Porfirio Díaz, por lo cual están plenamente seguros de que el ataque provino del presidente de ese municipio y del de Zoquitlán.

Advirtió que, si las autoridades locales y el Estado Mexicano no actúan para cancelar el proyecto de la hidroeléctrica, se puede provocar un baño de sangre en la Sierra Negra, ya que son decenas de poblaciones las que se oponen al proyecto, pues saben que afectará todo el ecosistema y dejará a los habitantes sumidos en una miseria mayor a la que ya sufren.

Aunque asegura que hay una absoluta responsabilidad en la agresión de los dos alcaldes, Esparza destacó que el fondo del conflicto está en las Reformas Estructurales, sobre todo en la Energética, que abrió las puertas a las empresas trasnacionales para explotar los recursos naturales de México.

Ante esto, recordó que existe el derecho de los pueblos originarios a defender su territorio y todo lo que eso incluye.

Agregó que La Ley de Seguridad Interior es otro mecanismo del Gobierno Federal para dar certeza a las inversiones extranjeras y los capitales trasnacionales, además de que les da la facilidad para que, a través de dádivas o el robo engañoso, puedan realizar sus proyectos de muerte.

“No solo es la hidroeléctrica, sino muchos otros proyectos similares a lo largo y ancho del territorio mexicano, los que se pretenden imponer en agravio de las comunidades rurales, por lo que los habitantes de la Sierra Negra tienen alianzas con movimientos nacionales e internacionales para visibilizar su situación” – resaltó.

Por último, mencionó que, tras la agresión del viernes, Maiz llevó a cabo una serie de actividades en la Sierra Negra para demostrar que no tienen temor, además hizo un llamado a los pueblos de la Sierra Negra a movilizarse “porque es la única manera de que el estado mexicano resuelva los problemas que los pueblos indígenas tienen”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...