Depresión Postparto: Cinco datos básicos

  1. QUÉ ES LA DPP?

    Entre el 5 y el 25% de las madres se ven afectadas por la DPP, que no es más que la mujeres que caen en depresión clínica unas semanas después de haber dado a luz. Entre sus síntomas se hallan: tristeza, fatiga y trastornos de los patrones del sueño y de la alimentación. A pesar de que los mismos se encuentran presentes en algún momento en todas las madres recien paridas, la DPP incluye episodios de llanto, ansiedad e irritabilidad. Incluso, la DPP puede impedir que la madre cuide bien del bebé.

    Todavía no se sabe a ciencia cierta qué la provoca. Sin embargo, se cree que hay algunos factores que aumentan el riesgo como, por ejemplo, el trauma durante el nacimiento, una baja autoestima, una mala relación con la pareja o el sufrir mucha ansiedad sobre el hecho de ser madre.

    La mayoría de las mujeres con DPP responden bien a la terapia y los grupos de apoyo. No obstante, el superarla puede llevar varios meses. Algunas mujeres necesitan medicación y un tratamiento más intenso. A los hombres, les advertimos: ¡También pueden sufrir DPP!

  2. SÍNTOMAS DE DPP

    Cuanto antes detectes la DPP, antes podrás empezar a tratarla y más posibilidades tendrás de superarla rápidamente. Por ello es muy importante observar si el llanto o el temor de la reciente madre son anormales y si se siente impotente y abrumada.

    Si sospechas que tu pareja o alguna persona allegada a ti está sufriendo DPP, trata de sacar el tema con delicadeza. Debes subrayar el hecho de que esto no es algo que haya provocado ella. Nadie tiene la culpa de la DPP.

    El problema es que muchas de las mujeres que sufren DPP no se dan cuenta de que ésta se puede tratar. Piensan que el cómo se sienten forma parte del hecho de haber sido madre recientemente. A otras les da vergüenza admitir que se sienten abrumadas ya que todo el mundo espera que estén felices. Es importante tener mucho tacto y darle a la reciente madre todo el apoyo que necesita.

  3. LA TRISTEZA POSTNATAL Y LA EUFORIA POSTNATAL

    No es lo mismo tristeza postnatal que DPP. Los síntomas de la primera son también el llanto, los cambios de humor y la ansiedad. Son reacciones relativamente normales en las semanas posteriores al parto, hasta que el cuerpo recupera sus niveles hormonales normales y la madre se adapta a su nueva vida (que  incluye pasarse las noches sin dormir). La tristeza postnatal normalmente desaparece sola al cabo de unas semanas, sin necesidad de tratamiento.

    En cambio, hay que observar si existen síntomas más graves o si los sentimientos negativos duran demasiado: entonces, es posible que tengas DPP.

    Por otro lado, la euforia postnatal significa que la mujer está excesivamente entusiasmada, casi maníaca tras dar a luz. Ten en cuenta que, a veces, éste es el primer síntoma de la DPP.

  4. PSICOSIS POSTPARTO

    En ocasiones, se confunde la psicosis postparto (PPP) con la DPP, sin embargo se trata de diferentes trastornos. Es mucho menos frecuente que la DPP, solo un caso por cada 1,000 nacimientos, pero mucho más grave.

    Las afectadas sufren delirios y alucinaciones. La PPP es más común en primerizas que ya padecían alguna alteración como un trastorno bipolar u otras enfermedades mentales antes del parto. Es muy importante acudir a un médico si crees que tú o alguien que conoces puede sufrir PPP ya que no se puede curar sin tratamiento.

    La PPP es más común en las nuevas madres que ya tienen alguna condición como desorden bipolar u otro problema mental antes del parto. Es realmente importante buscar ayuda médica si sospechas o sabes de alguien que tenga SPP – pues no va a curarse sin un tratamiento adecuado.

  5. DPP EN EL MUNDO

    La DPP afecta a mujeres en todo el mundo. Sin embargo, cada cultura la trata de diferente manera. En Malasia, por ejemplo, creen que hay un espíritu en la placenta; si no está contento, puede causar DPP en la madre. Es necesario acudir a un chamán que expulse al espíritu. En otras culturas se cree que es necesario proteger a la madre después del parto para que no caiga en una DPP.

    Algunas madres chinas, por ejemplo, pasan el primer mes tras el parto en la cama, atendidas por sus madres y suegras. Aunque suena muy relajante, no se les permite bañarse, lavarse el pelo o salir de casa. ¡Esperamos que ello no les produzca tristeza postnatal!

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...