México celebra el Día internacional del Migrante

0

«Con las restricciones presupuestarias, observamos la aplicación de medidas de austeridad que discriminan a los trabajadores migrantes, una retórica xenófoba que alienta la violencia contra los migrantes en situación irregular y propuestas de leyes de inmigración que permiten a la policía elaborar perfiles de los migrantes con total impunidad. Durante las crisis económicas, vale la pena recordar que sectores enteros de la economía dependen de los trabajadores migrantes y que los empresarios migrantes contribuyen a la creación de empleo.»

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional del Migrante
18 de diciembre de 2012

Por Karla Hernández

El 4 de diciembre de 2000 la Asamblea General de la ONU proclamó el Día Internacional del Migrante.

Entre los datos que se destacan sobre este día están los siguientes:

Los migrantes representan como mínimo el 20% de la población de poco más de 40 países.

Se considera que existen cerca de 200 millones de migrantes en el mundo, de los cuales las mujeres conforman casi la mitad y son más numerosas que los varones migrantes en los países desarrollados. Una tercera parte del total se ha trasladado de un país en desarrollo a otro.

A pesar de que la migración internacional se ha llegado a visualizar como positiva en el sentido en que para el país de acogida los migrantes complementan las capacidades y los oficios de los trabajadores locales potencializando el crecimiento económico, éstos padecen actitudes discriminatorias desde el trayecto hasta la estancia misma de su destino llegando a ser una población vulnerable.

Se les ha llegado a considerar minorías superfluas que, a través de medidas totalitarias, pueden ser expulsadas del ámbito público siendo privadas de ser vistas o escuchadas e incluso hasta ser aniquiladas. Lo cual no es posible que siga sucediendo pues lo que refleja es la experiencia que las masas modernas tienen de su superfluidad en una Tierra superpoblada. Ya preveía Arendt en Orígenes del Totalitarismo que en un mundo donde la población crece día con día al mismo tiempo que el desarraigo “se tornan superfluas masas de personas si seguimos pensando en nuestro mundo en términos utilitarios. Los acontecimientos políticos, sociales y económicos en todas partes se hallan en tácita conspiración con los instrumentos totalitarios concebidos para hacer a los hombres superfluos”.

La tarea de hoy es comprender el fenómeno migratorio y atender a las urgencias cotidianas a las que se enfrentan los migrantes.

Existen personas civiles y organizaciones que se encuentran preocupados por dar atención a los migrantes en su trayecto. Asimismo tenemos como ejemplo a la comunidad religiosa Los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos, que desde 1887 comenzó a desarrollar un servicio de hospitalidad hacia cada tipo de migrante, a saber: deportado o refugiado. Esta comunidad religiosa cuenta con Casas del Migrante en diversos sitios tales como: Tijuana, Ciudad Juárez- Chihuahua, Tecún Umán en Guatemala, Tapachula-Chiapas, Ciudad de Guatemala y Agua Prieta-Sonora. Sin embargo, brinda atención en más de 30 países.

En ellas se ofrece comida y alojamiento, apoyo espiritual, orientación, atención médica primaria, defensa y promoción de los derechos humanos, “tiene como objetivo general el de realizar una pastoral migratoria conjunta entre estas Casas, trabajando junto a otras organizaciones no gubernamentales e Iglesias, para la promoción integral de los migrantes, bajo el perfil humano, cultural, social y espiritual”.

Un día como hoy es relevante tener presente que el hecho de que una persona se encuentre como migrante y por ende, de forma irregular en un territorio no significa que no esté protegida por las normas internacionales de los derechos humanos. Existe una Declaración Universal de Derechos Humanos que garantiza a todo individuo que goce de derechos humanos tales como el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad. Hay que enfatizar todo individuo,  porque incluye a los migrantes en situación irregular así como a cualquier ser humano que por el simple hecho de serlo, debe ser tratado con dignidad. Así, el status de ciudadanía no se vincula con la privación de estos derechos fundamentales y por consiguiente, ningún migrante puede ser detenido, preso ni desterrado arbitrariamente.

Asimismo, la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los migrantes trabajadores y de sus familiares protege el derecho a su libertad y a su seguridad personal. De esta manera, reconoce el derecho de los migrantes a no ser sometidos o coaccionados, individual ni colectivamente, a detención o prisión arbitrarias

El disfrute de los derechos humanos no se debe restringir a los ciudadanos de los Estados, sino que deben considerarse extendidos a todos los individuos, independientemente de la ciudadanía, nacionalidad o de su situación apátrida, como las personas desplazadas, los refugiados, los trabajadores migrantes y otras personas en búsqueda de asilo.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...