Echeverría es un asesino, si AMLO tuviera ese modelo sería candidato del PRI; en su gobierno no hubo masacres, protegió a manifestantes y apoyó a estudiantes: Luna; Obrador no tiene esa tendencia tiránica de Echeverría: Julio Patán

(16 de abril, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- Semanas atrás durante una mesa de debate entre Tatiana Clouthier, Aurelio Nuño Mayer y Jorge Castañeda, el panista aseguró que Andrés Manuel López Obrador y Luis Echeverría son “como dos gotas de agua”. Señalando que el político de izquierda “representa una vuelta al estatismo de los años 70 del siglo pasado”.

“En una nueva etapa de la guerra sucia, escuchamos ahora al PAN aseverar que el modelo político de Andrés Manuel es un símil de Luis Echeverría. Una posición muy cómoda, pudieron haber mencionado a cualquiera de los presidentes priistas y en todos lo hubieran acomodado porque no se trata que ‘sean dos gotas de agua’, sino montar un discurso que sin dar argumentos, asustan al votante. 

Se dice ‘tenle miedo’ pero no dicen por qué se le debe tener miedo y cuando lo llegan hacer los argumentos son burdos. A Echeverría nunca se le va a dejar de reconocer como un asesino, en un primer momento por el 68 y nuevamente en el 71, al repetirlo. Esto es más simple. Si López Obrador tuviera ese mismo modelo, en primera sería candidato del PRI, pero además ya vivimos un gobierno con él al frente. Y la provincia mexicana no se enteró que este político fuera culpable de masacres, de desapariciones o que la capital se infestara del narco, como ahora sí lo está”, señala a Revolución TRESPUNTOCERO, la especialista en Historia de México, Andrea Luna.

A esto suma que, con Andrés Manuel se pudo observar la disposición para proteger a los manifestantes y no hubo actos violentos como actualmente se han presentado y mucho menos ni siquiera un poco del 68, indica. “Lo que sí observamos es que hubo apoyo a los estudiantes, porque sí hubo dinero para 16 preparatorias, la universidad de la Ciudad de México, la pensión de adultos mayores (que mal replicaron los gobiernos de derecha), hubo inversión extranjera (no está peleado con los empresarios), apoyó a los discapacitados y no, no aumentó impuestos.

Lo que hizo en la capital lo replicaría en el país, usando el dinero como lo usó en la capital. Es un modelo extendido, no se encuentra relación con Echeverría pero ya le llaman violento cuando él no está incitando a ningún grupo a linchar a otros candidatos. Mientras él propone, Anaya y Meade infunden miedo a la población. El terror siempre ha sido de la derecha y sus aliados, a las pruebas nos debemos remitir”, puntualiza. 

La especialista indica que, Echeverría no eligió una política de apertura para restaurar la normalidad de la vida democrática, sino que lo simuló, “porque finalmente lo que podemos leer sobre ese periodo se divide en los textos que redactaron los beneficiados y los que padecieron una realidad distinta.

En cuanto al campo, hubo inversiones que fueron señaladas por mantener actos de corrupción e incluso expropiaciones. En cuanto a la alta inflación en comparación con Estados Unidos y la incertidumbre creada por el gobierno, provocan una devaluación donde se pasó de 12.50 a cerca de 20 pesos por dólar en 1976.

Sobre el tema, el periodista Julio Patán, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que, “las figuras autoritarias incrustadas en el poder pueden transformar mucho más rápido las estructuras democráticas del país en estructuras no democráticas, dicho lo cual no creo que México vaya hacia allá.

 Va ganar probablemente las elecciones Andrés Manuel López Obrador; dentro de Morena hay sectores muy radicales de izquierda -muy bolivarianos- pero no me da la impresión que vaya el país en esa dirección”. 

Indica que en cuanto a la comparación entre Echeverría y Andrés Manuel, “podría ser un modelo un poco estatista, pero es muy poco. Para empezar López Obrador no tiene esa tendencia tiránica que tienen figuras como Castro. 

Tampoco es justo decir eso. Volviendo a Echeverría, Andrés Manuel no tiene pulsiones violentas ni abiertamente represivas. No ha dado señales de ser así y tampoco creo que vaya destruir el libre mercado. Siempre habrá contrapesos en las cámaras”, puntualiza el también escritor.

Luna señala que el estatismo con el cual pretenden “a fuerza hacer parecer a Andrés Manuel la imagen renacida de Echeverría es una situación de risa. Jorge Castañeda un político con sólidas bases -caiga bien o no- que les diga a los jóvenes que pregunten a sus abuelos quién era Echeverría y ahí sabrán cómo será Andrés, causa vergüenza, su trabajo es convencernos por qué se parece, con argumentos que no se caigan. De lo contrario solamente muestran la miseria de su discurso del miedo. 

Que nos expliquen ampliamente quién era Echeverría y que nos ejemplifiquen con hechos por qué Andrés sería lo mismo. Cuando, repito, todo lo que ahora propone ya se hizo y lejos se estuvo de la debacle, la Ciudad vio mucho de su esplendor con ese gobierno. Guste o no. Considero que hasta cierto grado es válido señalar al oponente pero cuando no hay argumentos solamente se evidencia el grado de fracaso que se viene encima”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...