TPP, el descenso a los infiernos

El agro mexicano en riesgo; “el TPP es el descenso a los infiernos”

(02 de marzo, 2016.- Revolución TRESPUNTOCERO).- El campo mexicano es uno de los sectores más perjudicados con la firma del TPP. De ratificarse este acuerdo en el Senado de la República, productores de leche o carne, por ejemplo, resultarían avasallados ante una industria controlada por unas cuantas empresas, que resultarían fortalecidas con este nuevo tratado.

La principal problemática recae en los pequeños y medianos productores, que deberán enfrentar a las grandes compañías, sin ningún respaldo por parte del gobierno. Como es sabido, el campo mexicano se encuentra en una situación de vulnerabilidad, por la falta de una política que ayude a fortalecer el sector.

En tal sentido, para Alfonso Ramírez Cuellar, presidente nacional de El Barzón, el TPP es una nueva embestida contra el campo mexicano, en especial contra los pequeños y medianos productores. En palabras del líder barzonista este nuevo acuerdo es “una vuelta más a la tuerca de la liberación del mercado irracional, que se echó a andar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte”.

De acuerdo con Ramírez Cuellar, el TPP representa una apertura indiscriminada al sector, el cual ya de por sí está controlado por una puñado de empresas que tienen bajo su mando el tema agroalimentario.

“Primero: el TPP es una decisión política tomada en la secrecía, de manera unilateral, sin haber abierto un debate. En segundo, lo que encontramos es una apertura indiscriminada, sin protección para la planta productiva nacional y particularmente, en el caso del sector agrícola, de las actividades productivas, sobre todo en carne, en leche, en arroz, en trigo. Nuevamente y ahora con mayor crudeza, se deja al libre juego del mercado y a una apertura indiscriminada a sectores del agro que de por sí ya son realmente vulnerables, y que muestran alto grado de dependencia”, dijo Ramírez Cuellar a Revolución TRESPUNTOCERO.

El dirigente barzonista reiteró que el sector de la carne y la leche se verán afectados. Añadió que en el tema de la producción de trigo y arroz el panorama aún es más complejo, pues en el TPP se encuentran países asiáticos que son potencias en la producción de esta clase de plantíos.

“El mayor problema lo vamos a tener en lácteos y en producción de carne, creo que ahí es donde en el sector agrícola nos va a perjudicar de manera severa. En el tema de arroz y trigo el efecto es totalmente negativo, porque los niveles de dependencia en la actualidad alcanzan a representar entre 70 y 80 por ciento. Prácticamente la producción de trigo y arroz ha desaparecido de nuestro país. Son sectores devastados, sin interés del gobierno mexicano por hacer crecer su producción, incrementar los apoyos, ampliar la superficie agrícola, establecer una política de fomento en trigo y arroz. Con esto y la participación de los países asiáticos, europeos, prácticamente lo que tenemos es una situación todavía mucho más grave para estos dos productos”, dijo.

Ramírez Cuellar aseguró que los únicos beneficiados con el TPP son las grandes empresas que controlan el mercado agroalimentario mexicano, al tener mayor capacidad de exportación y mayores apoyos por parte del gobierno.

Por otro lado, manifestó, los pequeños y medianos productores lo único que obtendrán es la destrucción de sus unidad de producción y “la incapacidad para poder acceder a mercados internacionales, y el peligro de volatilidad en los precios que afectaran de manera significativa a millones de consumidores”.

“Este es un tratado comercial hecho única y exclusivamente para incrementar el poder de las empresas nacionales e internacionales. Aquí no hay en lo absoluto ninguna visión que tenga como resultados el fortalecimiento de las unidades medianas y pequeñas de productores y mucho menos de una protección a los consumidores.

Lo que ocurre es que es una vuelta a la tuerca de la liberalización irracional, absoluta, sin protección ni medidas potenciadoras para los productores nacionales. Es simple y sencillamente dejar al libre juego de la fuerza económica a muchos productores que están verdaderamente en una situación de bancarrota y de enorme debilidad económica y financiera”, detalló.

Ramírez Cuellar señaló que resulta preocupante saber que en México existe un gobierno que antepone los intereses de las grandes empresas a los de las mayoría. Dijo que la administración peñanietista es una agencia que promociona única y exclusivamente los intereses de las compañías.

“Son menos de 10 empresas las que van a salir beneficiadas con la firma de estos acuerdos. El resto de los productores, sobre todo los pequeños ganaderos, en los pequeños establecimientos productores de leche, pues no tendrán ningún beneficio porque el gobierno prácticamente ha decidido el abandono absoluto.”

El presidente de El Barzón señaló que el gobierno mexicano no quiere entender las repercusiones del TPP sobre el campo. Aseguró que la actual administración no comprende que la apertura indiscriminada acaba con los pequeños y medianos productores que ven en la actividad agropecuaria el sustento diario.

“La permanencia de muchos mexicanos en las zonas rurales tiene como base la existencia de un número pequeño de cabezas de ganado para producir carne y leche, es decir, no ha visto la magnitud del daño, porque un agricultor es al mismo tiempo un pequeño ganadero y pequeño lechero.”, dijo.

Por su parte, Víctor Suarez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC) se ha sumado a las críticas en contra del TPP. En su oportunidad, el defensor del campo ha enfatizado que el TPP representa la entrega del sector agroalimentario al capital extranjero.

“En el aspecto más concreto, el TPP va significar el fin del sector lechero mexicano frente a las importaciones sin control, sin restricciones de Nueva Zelanda hacia México de lácteos. Este sector es bien amenazado por el TPP de tal forma que incluso el sector lechero de Canadá y EEUU se han opuesto fuertemente a éste.

“Otro sector que va a ser gravemente afectado, es el sector caficultor mexicano. Vietnam es uno de los países con gran producción de café robusta, el cual es un café de mala calidad que se utiliza principalmente para cafés industrializados. Esto va a representar una importación sin control del café de Vietnam, lo que va a afectar a más de 450 mil pequeños caficultores mexicanos, de altura arábiga, que en su mayoría son productores indígenas en zonas muy pobres, y con eso se va a dejar de comprar ese café de altura o se condicionará su precio al  café robusta.  Este hecho va a beneficiar evidentemente a las grandes empresas como Nestlé”, manifestó.

“El TPP está moldeado en función de las empresas transnacionales”

Para el maestro Saúl Escobar, profesor e investigador de la Dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el TPP es un acuerdo modelado en función de las grandes empresas internacionales. Dijo que este acuerdo de libre mercado no puede considerarse como tal, pues tiene como primicia “un comercio controlado por las empresas transnacionales”.

Entrevistado por Revolución TRESPUNTOCERO, el experto en economía enfatizó que el TPP tiene dos características: un interés geopolítico de EEUU para enfrentar a China, y el interés de las grandes empresas transnacionales por expandir su dominio, influencia y control del mercado.

“En México tenemos ya el TLCAN, que ha demostrado ser un tratado que ha beneficiado fundamentalmente a las empresas poderosas del mundo. La experiencia de México con el TLCAN es que hay pocos beneficiados desde el punto de vista de los trabajadores, del pueblo, de la nación. No se ha socializado o expandido este progreso y este benefició más a algunas ramas económicas, dejando al resto del país en una situación de estancamiento, de pobreza, de atraso. Entonces es probable que con el TPP se fortalezca este tendencia”, dijo.

El ecónomo señaló que una de las preocupaciones con la posible puesta en marcha del TPP consiste en las afectaciones al ambiente ante la actividad desmedida de las empresas. Añadió que no se ven dentro del TPP reglas claras que delimiten el actuar de las compañías.

“Otra preocupación es si este tratado va acentuar el deterioro del medio ambiente, porque no hay reglas suficientemente claras para protegerlo, y le va a dar más libertad a las empresas y a las actividades de éstas para el deterioro y la explotación de los recursos naturales”, dijo.

Aunado a lo anterior advirtió de los riesgos en materia de derechos laborales. Dijo que gracias a la experiencia del TLCAN se pudo visualizar que los derechos de los trabajadores son sacrificado en aras de mejorar las ganancias de las empresas.

“También no está claro cómo va a operar el TPP en materia laboral, hay una lista de buenos deseos, pero estos deseos, como sucedió en el TLCAN, tiene pocos instrumentos de control y de hacer que se cumplan las normas laborales. Y lo que puede pasar, como sucedió en el pasado, es que las normas laborales se sacrifiquen en aras del poder y la ganancia, y el desarrollo de estas grandes empresas.

Lo mismo puede suceder en el TPP, de manera aumentada y entonces eso es otro peligro, de que las empresas se desarrollen, pero sin que las normas laborales mínimas brindadas por la OIT, por las normas internacionales más importantes, se cumplan”, dijo.

Escobar enfatizó que con el TPP existe el riesgo de vulnerar a la sociedad mexicana. De manera particular dijo que bajo el esquema de libre mercado, se presenta el peligro de que sean “lastimadas” las comunidades, los pueblos y los trabajadores, además de que “se explote más la nación desde el punto de vista de sus recursos y su mano de obra, sin una adecuada protección, y para beneficio de las grandes empresas”.

“Hay cálculos de que en realidad el beneficio para México va a ser poco en términos de desarrollo económico, de crecimiento; que en realidad México va a poder expandir poco su propio comercio. Y que más bien va a sumarse a un tratado en el que otros van a salir beneficiados”, señaló.

En este sentido cuestionó los planteamientos que indican que el TPP traerá crecimiento para México. Dijo que aún tomando como válida la hipótesis, se tendría que ver “qué tipo de crecimiento”, pues sólo se ha demostrado que hay desarrollo para las empresas, pero no para el grueso de la sociedad.

“Se ha cuestionado mucho el beneficio directo. Digamos, aún suponiendo que el esquema del libre comercio sea un esquema que permita el crecimiento económico, este crecimiento no aumentaría mucho para México con su inclusión en el TPP; es algo que se tendría que ver, pero aquí lo que importa no sólo es la parte cuantitativa, sino cualitativa: qué tipo de desarrollo podemos esperar de estos tratados”, apuntó.

Escobar aseguró que con el TPP los Estados-nación quedarán maniatados por las grandes empresas, pues el Acuerdo establecerá condicionante en donde el Congreso mexicano tendrá que legislar sin entorpecer lo establecido en el pacto multinacional.

Por otro lado el investigador aseguró que el gobierno mexicano se encuentra sujeto a la “alianza estratégica” que tiene con Estados Unidos. Manifestó que la única razón que se encuentra al hecho de que México se adhiera a un tratado en el que no sale beneficiado del todo es la falta de un proyecto en el que no se contemple al vecino país del norte.

“Es que México y el gobierno mexicano, está sujeto, controlado, influenciado, determinado por una alianza política estratégica con EEUU y una dependencia económica con dicho país y por lo tanto con las empresas norteamericanas, entonces para el gobierno mexicano el horizonte ideológico y político es seguir lo que EEUU hace.

Y no hay otro horizonte político-ideológico. Por ejemplo una mayor integración con América Latina, con América Central, está fuera de los parámetros del gobierno porque ellos están sólo viendo hacia el norte, y hacia lo que el norte hace, lo que EEUU hace, sin independencia de criterios, sin autonomía política, sin ningún otro proyecto más que ese. Entonces esa es una razón muy importante por la cual alegremente firmaron el TPP, porque no tienen otro proyecto, otra perspectiva, expectativa, más que la economía norteamericana y los planes del gobierno norteamericano”, declaró.

El especialista enfatizó que la idea del libre mercado como la clave del desarrollo debe ser analizada, pues la experiencia dicta que el camino no es por ahí. Señaló la importancia de la regulación del Estado para impulsar un desarrollo que beneficie a la sociedad.

“El gobierno de EPN beneficia a las grandes empresas”

Ante la posible ratificación del TPP en el Senado de la República, diversos sectores de la sociedad han empezado a alzar la voz. La realización de foros y encuentros en donde representantes de organizaciones, no sólo mexicanas, sino chilenas, peruanas, canadienses e incluso estadounidense, exponen los alcances y repercusiones del TPP en diversas áreas de los 12 países.

En este contexto, el senador Manuel Bartlett, uno de los pocos que ha mostrado su rechazo a la ratificación del acuerdo, ha destacado en la tribuna de la Cámara Alta las graves implicaciones de este nuevo acuerdo de libre comercio.

Entre otras cosas ha dicho que un acuerdo es que las transnacionales como actores principales no puede traer beneficios para la sociedad.

En entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO, el senador poblano resaltó que el TPP representa la profundización de las medidas neoliberales establecidas con el TLCAN. Dijo que el Acuerdo Transpacífico sólo agudizará los daños que el tratado con América del Norte ha dejado a más de 20 años de sus implementación, entre ellos un campo destruido.

“Vamos a recordar que este acuerdo se negoció a espaldas de todos los países, de los parlamentos (…)  el problema es que el presidente va y firma un acuerdo realmente desconocido, porque hay que bajarlo, analizarlo, estudiarlo”, señaló.

El legislador expresó su preocupación por el posicionamiento que las bancadas del PRI y el PAN en el Senado que realizaron en torno al TPP el pasado 11 de febrero, justo cuando se abrió espacio en la sesión plenaria para fijar su postura en torno al tema. Dijo que los representantes de estos partidos no conocen los alcances del tema, pero ya tienen órdenes de aprobar.

“Los senadores del PRI y el PAN empezaron a decir que el comercio es positivo, que el comercio internacional, las aperturas generan oportunidades, que vamos a estar vinculados a una población enorme, que vamos a tener acceso a mercados importantes. Ese es la azúcar del proyecto, pero lo que hay que ver es en qué consiste.

El TPP es totalmente negativo, porque es la profundización del TLCAN. Y si es la profundización del TLCAN, vamos a ver cuáles son los frutos del TLCAN; el TLCAN y su política neoliberal nos ha producido un país con más de la mitad de la población en pobreza y una concentración grotesca de la riqueza”, recalcó.

El senador Bartlett sentenció que el TPP representa “un avance significativo rumbo a la liquidación de las facultades del Estado mexicano para impulsar el desarrollo”. Reiteró que este nuevo acuerdo representa la exacerbación del TLCAN.

Las normas que establece el tratado impiden la posibilidad de impulsar el desarrollo por parte del gobierno. Inclusive impiden que el poder legislativo legisle más allá de lo que establece el marco que se aprueba en el TPP.  En política laboral es terrible. Aquí en el Senado tuvimos personas de la Organización Obrera Norteamericana, un representante  de la AFL-CIO que dice que es terrible contra los obreros norteamericanos”, apuntó.

Bartlett enfatizó que la adhesión de México a un tratado como este, en donde el país pierde más de lo que gana, sólo se puede explicar de una manera: el gobierno de Enrique Peña Nieto no representa al pueblo sino a las grandes empresas transnacionales.

“El gobierno de Peña Nieto representa a los grandes intereses transnacionales, y como ejemplo, ahí están las reformas estructurales. Él representa eso, está vinculado a esos interese,s por eso no hay un gobierno, no hay un Estado que vele por los intereses de México y los mexicanos”, aseguró.

Ante las declaraciones de la vicecoordinadora del PAN en la Cámara de Diputados, Eloíza Talavaera, en donde asegura que el TPP permitirá a México añadir 1.3 por ciento de crecimiento anual, Bartlettt manifestó que esta clase de demagogia tiene como razón de ser el vínculo del PAN con los intereses extranjeros.

“Están vinculados a estos intereses. El PAN votó a favor de las reformas estructurales que benefician a los extranjeros, a las transnacionales de energía norteamericana básicamente. El PAN votó por ello, el PRI fue quien las impulsó, y el PRD fue quien se sumó a medias.  Ellos dicen que es una maravilla, que nos va a hacer crecer, etcétera, porque ellos tienen patrones que les dicen que digan eso”, dijo.

El legislador señaló que desde ya se han empezado a dar las acciones de las fracciones panistas y priistas para impulsar una aprobación fast track de la ratificación del TPP. No obstante, Bartlett aseguró que se dará la batalla para que el Senado revise a detalle el contenido del Acuerdo, además de llamar a un debate en el que participen todos los sectores afectados.

“El PAN y el PRI dijeron que el TPP era la gran oportunidad; se repite la demagogia del TLCAN, la misma. Nada más por los adelantos de quienes hablaron a nombre del PAN, pues hay que preocuparse porque obviamente no saben de qué están hablando pero dicen que está muy bien.

Lo que planteamos es que haya una resistencia real, que se discuta, que realmente vengan todos a explicar de qué se trata eso que nos tratan de imponer, y que el Senado va a aprobar, como las reformas estructurales, sin leer los documentos. Ese es el gran peligro que tenemos al frente”, señaló.

El senador criticó la postura de los últimos gobiernos de apostar por el libre comercio. Dijo que para cambiar la visión será necesario cambiar de gobierno, porque ellos son los que están comprometidos con los intereses extranjeros.

“Estos gobiernos están comprometidos con esos intereses, los hemos visto, todas las reformas estructurales son intereses extranjeros. Todo lo que han hecho es favorecer a los intereses internacionales, con la idea  de que esto va a traer grandes cosas, que traerá beneficios para la población, y no es así, son gobiernos reaccionarios, antinacionales, que hemos denunciado que traicionan a la patria. Ese es el problema que ya empieza a verse con el PAN diciendo que el libre mercado es bueno. Tiene que haber alguna resistencia porque esto es el descenso a los infiernos”, concluyó.

 

Comentar