El duelo que nunca termina: desapariciones en Hidalgo

1banneralargado-01

Gladys Pérez Santiago / Hidalgo 3.0

Martha Navarro Salgado difunde perfiles de personas que son reportadas como desaparecidas en una página que ha creado en Internet. Decenas de seguidores comparten cada una de las fotos que ella misma publica desde 2010.

Desde su oficina ubicada en el municipio de Tizayuca en Hidalgo, Sonrisas Perdidas Hidalgo A.C. proporciona ayuda a familiares de niñas y niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores que están extraviados o han sido sustraídos u obligados a desaparecer.

En un principio el apoyo era dado sólo a familias hidalguenses; sin embargo, la ayuda fue solicitada de todas partes de la República Mexicana, “han sido poco más de dos mil casos que hemos atendido de todo el país”, dice Navarro con una sonrisa, quien antes de dedicarse al activismo era ama de casa y en absoluto se imaginó que los reporteros de Nat Geo llegarían a hacer un documental sobre su labor, para la serie “A un click”, que fue transmitida en toda Latinoamérica durante 2013.

Sin ayuda de las autoridades estatales ni federales, Sonrisas Perdidas logra hacer contacto con las familias de los desaparecidos a quienes les solicita datos y fotografías para poder crear una ficha y emitir una alerta entre los seguidores. Pronto la fotografía es vista por miles de personas que se ocupan de compartirla con la esperanza de que alguien logre reconocer los rostros y dé aviso de su paradero, o por lo menos una pista.

En las fichas se observan personas sonrientes, muchas de ellas vestidas para algún evento festivo, “nos mandan fotos de los XV años de las niñas, preferimos que sean donde estén lo menos maquilladas posible, porque algunas ni se parecen; otras las tomamos de los perfiles de Facebook, pues es difícil que los padres tengan fotografías recientes de sus hijos; para el caso de los más pequeños, las fotos sirven de muy poco porque los bebés cambian su fisonomía con el paso de los días”.

Martha señala que la desaparición involuntaria y el extravío de mujeres y hombres entre los 14 y 25 años conforman la causa más común por la que Sonrisas Perdidas emite alertas entre la comunidad, luego está la sustracción parental de menores y la desaparición voluntaria, sobre todo de adolescentes que pretenden con su ausencia “dar una lección” a sus padres.

Han sido al menos 50 casos de desaparición de personas en el estado que Martha ha atendido, de los cuales, cinco han concluido en saldo negativo, es decir, con la localización de un cadáver; otros pocos han sido encontrados, pero para la mayoría de los casos de personas desaparecidas aún se continúa con la búsqueda por parte de sus familiares.

[gigabox id=”1″]

Pese a la advertencia de Martha Navarro sobre la invariable respuesta tardía de las autoridades, desde el pasado martes 14 de enero se solicitó a la oficina de Comunicación Social de la PGJEH, los datos actualizados del registro de personas reportadas como desaparecidas en la entidad. Las cifras oficiales tardaron más de un mes en ser proporcionadas.

La ficha informativa señala que durante el año 2013 fueron iniciadas, en total, 446 averiguaciones previas en el rubro de “desaparición de personas” en Hidalgo; fue el mes de agosto el que más incidentes registró, con 57 procesos iniciados, mientras que en diciembre sólo hubo 18 casos. El promedio mensual es de 37 averiguaciones previas que se inician en la mesa del Ministerio Público correspondiente a “Delitos contra la vida y la salud” de la PGJEH.

En la información enviada la Procuraduría se advierte que “el status de las averiguaciones podría variar de acuerdo con el registro de localización o integración”, pero el número de personas localizadas no fue proporcionado, mucho menos la cifra de personas desaparecidas que han sido halladas sin vida, lo mismo que el número de procesos que continúan abiertos y en espera de una respuesta.

Las cifras de lo que va de este 2014 tampoco fueron facilitadas, y no se diga de las líneas de investigación o resultados de averiguaciones.