Derechos Humanos

En caso Iguala, Gobierno federal debe determinar el grado de participación de la PF, Ejército, policía municipal y autoridades estatales: CIDH

“Las investigaciones sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa continúan fragmentadas, muchas de las diligencias parecen quedar incompletas y no hay ninguna persona investigada por desaparición forzada”, señaló la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH, a través de su Mecanismo Especial de Seguimiento al Asunto Ayotzinapa, emitió un informe de balance tras el primer año de seguimiento a las recomendaciones hechas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), informó Aristegui Noticias.

“El Mecanismo observa la falta de celeridad en alcanzar conclusiones tanto en las actividades de búsqueda, como en el esclarecimiento efectivo de las diferentes líneas de investigación señaladas por el GIEI, aun cuando se estableció un cronograma para tal efecto que sigue pendiente y monitoreándose”, señaló la CIDH en un comunicado.

Pese a que se incluyeron en el expediente las averiguaciones previas iniciadas en diferentes estados, el Mecanismo consideró que la investigación continúa fragmentada. “Preocupa a la Comisión que muchas de las diligencias parecen quedar incompletas, son descartadas o dejan de ser impulsadas procesalmente“.

La CIDH ha solicitado al Estado mexicano que “explique el cambio de narrativa dentro de la investigación ante la cantidad y la calidad de la información que obra en el expediente, pero no ha obtenido respuesta”.

Entre los pendientes del gobierno federal, la CIDH mencionó la determinación del grado de participación de la Policía Federal, del Ejército, las policías municipales y las autoridades estatales, así como la ejecución de algunas órdenes de aprehensión pendientes.

Por otro lado, el Mecanismo reconoció al Estado mexicano por utilizar la tecnología LiDAR (detección por luz y distancia) en las labores de búsqueda y la presentación de acusaciones contra autoridades policiales.

También destacó “los análisis de los teléfonos de los estudiantes desaparecidos que tuvieron actividad después de la medianoche del 26 de septiembre de 2014, la obtención de información por medio de la asistencia jurídica internacional con EE.UU y la investigación sobre el quinto autobús y el tráfico de drogas en otras líneas de autobuses”.

El Mecanismo valoró que la Oficina de investigación del caso Iguala esté profundizando la investigación de algunas líneas de autobuses que presuntamente eran utilizadas para traficar drogas o dinero entre México y Estados Unidos de Norteamérica y que podrían guardar relación con la desaparición de los estudiantes, señala la publicación.

La CIDH advirtió que “continuará dando seguimiento a las investigaciones realizadas sobre las graves denuncias de tortura, sobre denuncias de ocultamiento de pruebas, así como al presunto intento de infección de malware a distintas personas defensoras de derechos humanos vinculados al caso”.