En México la impunidad prevalece en casos de tortura cometidos por Fuerzas Armadas y fomenta su repetición, sentencia un informe de ONU

Después de 4 meses en los que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mantenía en reserva el informe del Subcomité para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (SPT) de las Naciones Unidas sobre su visita a México en diciembre de 2016, la sociedad civil forzó a que dicha institución hiciera público el documento mediante una solicitud de acceso a la información.

En el informe revelado, el SPT reconoció avances legislativos en torno a la prevención de la tortura en el país; también, reiteró que la tortura es una práctica generalizada, tal y como lo han reconocido otros mecanismos internacionales. Asimismo, confirmó que la impunidad, casi absoluta, que prevalece en los casos de tortura fomenta su repetición. En ese sentido, el Subcomité resaltó que la falta de independencia de los servicios forenses de las procuradurías se traduce en el encubrimiento de actos de tortura. Asimismo, documentó que muchas personas privadas de la libertad no denuncian la tortura y malos tratos por temor a represalias.

Aunado a la impunidad, el Subcomité señaló su preocupación por “distintas formas de corrupción y connivencia entre grupos de criminalidad compleja y las autoridades y personal de los penales”.

El SPT identificó que la tortura es comúnmente aplicada durante el arresto, traslado, ingreso a lugares de detención e interrogatorios, con el fin de que las víctimas hagan declaraciones auto-incriminatorias o incluso para obligarlas a firmar hojas en blanco. En el informe se señala como responsables de la tortura a funcionarios públicos de diferentes dependencias: agentes de la policía (federal, estatal y municipal), de migración e integrantes de las Fuerzas Armadas.

El Subcomité se dijo particularmente preocupado por la situación de niños, niñas y adolescentes privados de libertad, ya que documentó tanto actos de tortura física como hacinamiento, falta de actividades y acceso al aire libre y otros.

Igualmente, el Subcomité verificó también condiciones de hacinamiento en estaciones migratorias y que no se suministra información a las personas migrantes sobre la detención. De la misma forma, señaló que los funcionarios de migración no asisten a las personas migrantes, por ejemplo para contactar a sus familias y para aquellas cuestiones necesarias para su regreso al país de origen. A la vez constató preocupantes actos de amenazas que afectan particularmente a las mujeres madres e hijos que permanecen en esos lugares de detención.

Por otra parte, el Subcomité expresó especial preocupación por la situación de “personas con condiciones de salud mental”, mencionando casos de personas en centros de reclusión que llevan años en aislamiento en condiciones infrahumanas y sin recibir atención especializada. En cuanto a personas internadas en instituciones psiquiátricas, el Subcomité expresó preocupación por la aplicación de tratamientos con el consentimiento de la familia, en vez del consentimiento de la persona.

Entre las recomendaciones del SPT al Estado mexicano se encuentra la eliminación de la figura del arraigo, el fortalecimiento del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT), por ejemplo, para establecer mecanismos para iniciar quejas o denuncias que deriven de los casos individuales que documenta. El Subcomité también observó la necesidad de que el MNPT interactúe con diversas autoridades, entre otras, las instituciones judiciales para que éstas desarrollen acciones de prevención y sanción de la tortura.

Las organizaciones firmantes hacemos un enérgico llamado a todas las autoridades del Estado mexicano a que cumplan a cabalidad las recomendaciones formuladas por el SPT, e incluyan a organizaciones de la sociedad civil, expertas y expertos en su implementación. Llamamos a la Secretaría de Relaciones Exteriores a que haga público el informe que deberá presentar en el mes de junio de 2018 a dicho órgano de Naciones Unidas sobre las medidas adoptadas para el cumplimiento de las recomendaciones emitidas.

Sobre el Subcomité para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (SPT)

El SPT es un mecanismo de las Naciones Unidas que tiene por objeto monitorear las condiciones de detención y el trato de las personas privadas de libertad mediante visitas a los países y asesorar a éstos sobre la aplicación del Protocolo Facultativo de la Convención Contra la Tortura.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...