Derechos HumanosDestacado

En Puebla van casi 100 feminicidios, pero hasta febrero se decidirá alerta de género; “no enfrentamos el nivel de violencia contra las mujeres que existe en otros estados”

Este miércoles, con el hallazgo de dos cuerpos sin vida de una mujer de 41 años y una adolescente de 13 años, en Puebla se sumaron dos nuevos feminicidios, incrementando a 98 la cifra de este delito, no obstante  será en febrero cuando la Comisión Nacional para Prevenir  y Erradicar la Violencia (Conavim, determine si habrá alerta de género en el Estado.

En una entrevista, Nadia Navarro Acevedo, titular del Instituto Poblano de la Mujer (IPM) señaló que será en ese mes cuando podría emitirse un dictamen sobre la solicitud que hizo para Puebla la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Detalló que la Conavim, pidió a la CNDH que corrigiera la solicitud y la formulara de manera correcta, y dij oque esto ya se cumplió por lo que ya fue admitida por el organismo que depende de la Secretaría de Gobernación.

“En este momento hay un grupo de trabajo que integra el tema, analizando, ya pasaron las entrevistas con algunas personas que estuvieron como víctimas en algunos temas de violencia y ahorita se va a emitir el dictamen a finales de febrero; se va a decir cuáles son las recomendaciones y qué es lo que vamos a seguir haciendo”, declaró.

Pese a los casi 100 femincidios en el estado, la funcionaria dijo, “Puebla no enfrenta el nivel de violencia contra las mujeres que existe en otros estados”. Explicó que la entidad es la número 22 en violencia de género, por lo que consideró que “el problema no es tan dramático” como  Tamaulipas, Chihuahua, Baja California o Baja California Sur, que se encuentran en la lista de violencia de género.

Añadió que el ayuntamiento de Puebla y el gobierno estatal trabajan en una ley de acoso callejero, para quienes cometan este delito reciban una sanción administrativa de forma inmediato. Navarro dijo que esta medida es para evitar que la burocracia en relación a las denuncias.

Agregó que dicha ley de acoso callejero es para “no perder tiempo” en las agencias de los Ministerios públicos y por tanto se propone como una sanción administrativa que busca ser pronta.