También te puede interesar: "Reforma Hacendaria: más gasolinazos, la ruta desesperada" (VIDEO)

Gasolinazo 2017, “deficiente y abusiva política del gobierno federal que pone en riesgo la estabilidad social”: legisladores

(28 de diciembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- Millones de mexicanos hoy reclaman a Enrique Peña Nieto y a su gobierno, no solamente la falsedad de sus palabras, sino también los engañosos promocionales de la reforma energética que jamás sucedieron.

Cabe recordar que durante su mensaje de Año Nuevo de 2015, Enrique Peña Nieto aseguró que ese año iniciaba con siete acciones en favor de la economía familiar. Aseguró que gracias a la reforma hacendaria bajarían las tarifas de electricidad y terminarían los aumentos mensuales a la gasolina.

Promocionó “a partir de este momento ya no habrá gasolinazos… Gracias a la reforma hacendaria por primera vez en cinco años ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, el diesel y el gas LP…”

Sin embargo, dos años después, el gobierno anunció la liberación de precios de la gasolina. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que a partir del 1 de enero la gasolina Magna, Premium y el diésel sufrirán incrementos en promedio de 14.2, 20.1 y 16.5% respectivamente, con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016.

En julio de este año, el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer que habría mayores gasolinazos, en el contexto de la liberación de precios del mercado de gasolinas.

Mediante un video, dijo que existía un engaño, por parte de Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto, quienes aseguraron que no habría más “gasolinazos”. Mencionó que los aumentos al precio del combustible se mantendrían y no se detendrían en el 2017.

Así, con el alza de precio que tendrá la gasolina magna a partir del 1 de enero de 2017, el costo promedio del combustible en México se ubicará por encima de países como Estados Unidos, Colombia, Bolivia, Ecuador, Rusia e Irak, de acuerdo con un comparativo realizado por la Secretaría de Hacienda.

Y es que el costo por litro de 15.99 pesos que pagarán los automovilistas a partir del año próximo, supera los 13.67 pesos que se pagan en Estados Unidos en promedio y también rebasa los 14.71 pesos por litro en California o los 11.22 pesos que se pagan por el litro combustible en Texas.

A su vez, en Colombia el costo de la gasolina es el equivalente a 14.61 pesos; en Bolivia de 10.77 pesos y en Ecuador de 8.08 pesos. En comparación, los países que pagan el precio más elevado del combustible son Hong Kong, con 39.36 pesos por litro; Noruega, con 36.67 pesos; Israel con 33.36 pesos e Italia 32.32 pesos pesos por litro.

Dicho comparativo realizado por la dependencia se hizo a partir del tipo de cambio del 23 de diciembre de 20.72 pesos por dólar con datos de la página de internet GlobalPetrolPrices.com.

Sobre el tema, legisladores de la oposición reprocharon la forma en que aumentarán, hasta en 20%, los combustibles a partir de 2017, al advertir que “la deficiente y abusiva política del gobierno federal pone en riesgo la estabilidad social”.

Francisco Búrquez, senador del Partido Acción Nacional (PAN), afirmó que no se trata de un “gasolinazo” más, sino que “es un robo en despoblado, pensar que en México se llegará a más de 18 pesos por litro es un robo, el gobierno federal está jugando con fuego”, afirmó.

“Este aumento afecta a todos, en la transportación de cada trabajador, en la actividad del empresario o emprendedor que usa su vehículo, a las familias y a todos los productos cuyos precios consideran el costo de la gasolina. No sé qué vaya a pasar, pero es momento de que los ciudadanos se rebelen, si es necesario hacer bloqueos en Pemex, que se hagan, pero se debe hacer presión social”.

El legislador explicó que “si se eliminara la doble tributación a la gasolina, el precio del litro podría quedar en 13 pesos”. Por su parte, la senadora Dolores Padierna advirtió que el esquema de fijación de precios, además de incrementarlos, propiciará un trato diferenciado en diversas regiones y afectará a las más pobres.

“Las regiones que cuenten con infraestructura adecuada de almacenamiento, transporte por ducto y estaciones de servicio, como es el caso de las grandes ciudades, tendrán precios menores a las que no lo tengan, que es el caso de las zonas menos desarrolladas”, manifestó la perredista.

“Es decir, las zonas más ricas pagarán menores precios que las más pobres”. Padierna agregó que “la capacidad de almacenamiento y transporte por ducto es notoriamente insuficiente para garantizar la continuidad del abastecimiento a precios razonables”.

“Siguen apareciendo los malos resultados de la reforma energética. Se diseñó en un momento en que los precios del petróleo eran muy altos, sin imaginarse que bajarían drásticamente y sin tomar en cuenta que la privatización del mercado de combustibles ocasionaría aumentos de precios importantes para los consumidores”, expuso.

Y señaló que “lo más preocupante es que el Gobierno no sólo no reconoce el fracaso de sus reformas, sino que insiste en seguir por el mismo camino e incluso adelantar y profundizar la privatización del sector, sin importarle que los que van a pagar los platos rotos son la mayoría de los mexicanos”.

En tanto, el coordinador de los diputados del PRD, Francisco Martínez Neri, manifestó que el aumento en las gasolinas anunciado por el gobierno federal únicamente profundizará la severa desigualdad social.

“Desde el Congreso, en la bancada del PRD demandaremos se haga una revisión a fondo de la Reforma Energética, porque ya se demostró que no ha dado los resultados esperados, lo único claro que tenemos es la ineficiencia para gobernar del actual Ejecutivo”, declaró el también presidente de la Junta de Coordinación Política.

El coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano (MC), Clemente Castañeda, dijo que “el gobierno federal se niega a reconocer que el aumento en los combustibles no es algo le ayude al país.
Es claro que México no se mueve en la dirección correcta y que el gobierno federal se ha negado a escuchar, revisar y rectificar. Ni la reforma energética ni la liberalización de precios contribuyeron a mejorar la economía ni del país ni de la gente”, aseveró.

Señaló que “este incremento no es un hecho aislado, forma parte de una cadena de graves errores en la conducción de la política económica, como la devaluación del peso, el alza de las tasas de interés y ahora el aumento del precio de los combustibles”.

El senador Mario Delgado afirmó que el incremento anunciado este martes 27 por la Secretaría de Hacienda es una estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto para hacer “atractivo” el negocio de las gasolineras para los inversionistas extranjeros, aun cuando la competencia no está garantizada y las condiciones económicas no son las mejores.

Delgado también dijo que “el gobierno federal y la Secretaría de Hacienda son los culpables de la escasez que se está presentando en algunas partes del país, pues están buscando justificar la entrega de las gasolineras mexicanas a empresas trasnacionales”.

“Cuando veamos que los precios se siguen elevando, el gobierno se lavará las manos y dirá justificándose que se debe al aumento del precio del petróleo y la volatilidad del mercado”, declaró el senador por Morena, en conferencia de prensa.

Comentar