cumbre

Grandes conferencistas, gran clausura: Cumbre Mundial de Indignados.

Autor: Natalia Antezana

@natalia3_0

Elocuencia, análisis filosófico y recuento de los hechos que dan inicio al movimiento YoSoy132, los conferencistas clausuraron la Cumbre Mundial de Indignados, celebrada la noche del 10 de diciembre en la Ciudad de México.

Dentro de las reflexiones, se hizo un recuento del nacimiento del movimiento #YoSoy132, el cual surge después de la visita de Enrique Peña Nieto a la universidad Iberoamericana. Así, hablaron también de la resistencia cultural, de sus aciertos y sus riesgos; igualmente de los peligros que sufren los movimientos sociales, como las divisiones internas y las represiones de las que son objeto. Asimismo, de la democratización de los medios, en específico sobre la empresa Televisa y su poder sobre la sociedad mexicana.

En el caso de la mercantilización de los movimientos y los actores sociales, Fabrizio Mejía hizo mención específica de Antonio Atolini quien, después de ser líder de #YoSoy132, pasó a conducir un programa en Televisa, empresa contra la cual el movimiento luchó bajo la consigna de la ‘democratización de los medios’.

Un punto fundamental en el análisis, fue el papel de las redes sociales en las movilizaciones actuales, cómo éstas son un medio de difusión e información alternativo, así como un elemento de documentación, expresó Jenaro Villamil en su intervención. En relación a esto, se puso de ejemplo lo suscitado el 1º de diciembre, cuando las autoridades policiacas detuvieron arbitrariamente a más de 100 ciudadanos, y cómo, con la ayuda del ciberespacio y las redes de colaboración que se tejieron, se juntó el material que demostraba la inocencia de los detenidos tras dichas protestas ciudadanas.

También se hizo mención de la facilidad de disolución que padecen los movimientos sociales, que se siguen sometiendo a las mismas reglas de siempre: “El signo de todos los tiempos es el aislamiento de todas las luchas (aislamiento que provoca, de una u otra manera el Estado)”, comentó Taibo II. Lo siguiente es dejar que los movimientos se desgasten, “… y cuando no hay desgaste, la represión opera.”, señaló claramente. La omnipotencia del Estado radica en el poder del “no” y en el principio de autoridad “Yo ordeno, yo mando, yo digo, yo decido.”, explicó el escritor.

Al finalizar, Enrique Márquez –uno de los organizadores de la cumbre– señaló que la intención es crear una plataforma de información y difusión de los diversos movimientos sociales en el mundo.

Comentar