Hallan en Sinaloa vestigios arqueológicos de más de cuatro mil años

0

Por: Adriana Morán

En el asentamiento llamado La Flor del Océano, al norte de Mazatlán, Sinaloa, con una antigüedad de 2500-1000 a. C., hallaron 60 puntas de proyectil y otros objetos de piedra.

El sitio fue localizado muy cerca a la playa por un grupo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología (INAH) y explicaron que tales ruinas pueden tener más de cuatro mil años.

En un comunicado del INAH, se informó que el hallazgo cambiará las cronologías sobre la antigüedad de ocupaciones del hombre en el noroeste del país.

Joel Santos Ramírez, uno de los especialistas, explicó que los vestigios son anteriores al inicio de la agricultura y al uso de la cerámica en diversas regiones del continente americano.

Los artefactos revelan una tecnología rudimentaria, registrada al suroeste de Estados Unidos y en sitios tempranos de Mesoamérica como Tehuacán, Puebla, y zonas desérticas del norte del país.

Los arqueólogos señalaron que el conjunto de rocas hallado tiene más de 600 petrograbados, conocido como Las Labradas, y que podría ser el sitio con presencia humana más antiguo del lugar.

Santos Ramírez, director del proyecto de investigación, dijo que la investigación inició en 2009 para saber quiénes habían realizado los petrograbados y han localizado 22 lugares cercanos al conjunto y estudiado cuatro de ellas desde 2010: La Flor del Océano, La Puntilla, Lomas del Mar y Arroyo La Lomita. En la primera encontraron las 60 puntas de proyectil (20 completas y 40 fragmentadas) que representan la evidencia más antiguas de presencia humana en el lugar.

Los otros objetos hallados son cuchillos, fragmentos deherramientas, raspadores y percutores, entre otros. La distribución de estos hace inferir que hubo campamentos temporales y un taller donde elaboraban las puntas de proyectil.

También encontraron vestigios prehispánicos de la época Aztatlán (750-1250 d. C.), como objetos de cerámica y un entierro múltiple de cinco individuos: dos adultos masculinos, dos jóvenes (una mujer y un hombre) y un infante, al parecer femenino. Todos ellos, menos el menor, tienen mutilación dental en “v” y dos deformación craneal, prácticas comunes entre esos pueblos del pasado.

El entierro parece indicar, según sus características, pues ocupa un espacio de dos por tres metros, que fue realizado por una cultura prehispánica local, ubicada en el periodo de 750 a 1250 d. C., a la que Santos denominó Chicayota, por su cercanía al arroyo de ese nombre.

Entre las piezas de cerámica se encontró una decorada con círculos concéntricos que constituye un elemento simbólico presente en los petrograbados de Las Labradas. Sin embargo, el especialista refirió que es difícil relacionar ese grabado con Las Labradas y falta seguir con las excavaciones para comprobar si los petrograbados datan de la época Arcaica.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...