mexicotriste revoluciontrespuntocero

Hay PRI, mas no un ¡Viva México!

Por Germán Petrich | Desde Mendoza, Argentina

Enrique Peña Nieto, de 46 años de edad y 28 de actividades políticas, ganó las elecciones presidenciales del 1 de julio pasado con el 38,21 por ciento de los votos y ocupará ese lugar hasta el 2018. En segundo lugar se posicionó el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, con el 31,59 por ciento.

Pero tras los comicios de julio, hubo nuevamente denuncias de fraude e impugnaciones presentadas por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, al considerar ilegalidades como la compra de votos y otras violaciones de la ley electoral.

Finalmente, el 30 de agosto el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue declarado ganador de las elecciones por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que desecharon todos los reclamos contra el proceso.

Días atrás, el 1 de diciembre, Peña Nieto asumió la primera magistratura mexicana. Mientras él protagonizaba el acto oficial, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) y su conductor, Manuel López Obrador, se manifestaron afuera del Congreso. También lo hicieron estudiantes y diversas organizaciones sociales, hubo represión de las protestas y detenidos. De las 70 personas que fueron encarceladas, ya 56 fueron puestas en libertad por “falta de elementos” para procesarlas. El resto continúa recluido por ser considerados “pagadores para tratar de justificar ante la opinión pública nacional e internacional un operativo de corte fascista”, dijo Juan de Dios Hernández, miembro de la “Liga de abogados 1 de diciembre”, conformada tras la represión y detención masiva a manifestantes contra peña Nieto durante su asunción.

Sin embargo, entre los presos se encuentra César Lagunes, un hombre sin hogar que se dedica a bolear zapatos en la vía pública y que no participó de las manifestaciones, según relató su abogada a radio Formato 21.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México (CDHDF), Luis González Placencia, consideró el accionar policial como una extralimitación “en sus funciones”. Además, en la primera semana del mandato de Peña Nieto, ya hubo 131 asesinatos en el violento escenario que compone México. Según datos informados por AFP, desde el 1 de diciembre próximo pasado hubo un promedio diario de 17 asesinatos en el país, mientras que el gobierno de Felipe Calderón concluyó con una media diaria de 27.

En su discurso de asunción, el dirigente del PRI destacó tres puntos: se refirió a la violencia, pero soslayó el tema del narcotráfico; habló también de temas sociales, por ejemplo cómo ayudar a las mujeres jefas de familia; y el otro tema destacado fue el hambre en su país, de la cruzada que pretende encarar -aunque no explicó todavía como-. La política exterior no estuvo presente en su discurso.

Finalmente mencionó tres puntos económicos interesantes, aunque no mencionó nada de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá.

Recordemos que México está dentro de la Alianza del Pacífico, pero además también está dentro del. Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) -ó en inglés North American Free Trade Agreement- que son los tratados de libre comercio con América del Norte, firmados con Estados Unidos y Canadá en el año 1994.

Lass tres pautas que mencionó y que “hacen ruido” son: la ley de responsabilidad fiscal, ya que hay algunos estados y municipios mexicanos que tienen elevadas deudas –según él- y ello complicaría al Estado, por ende propone esta ley.

En segundo lugar, mencionó otras palabras como “déficit cero” y “disciplina presupuestaria”. Según lo que Peña Nieto mencionaba, la solidez en las finanzas públicas es lo que permite a México ser hoy en día uno de los Estados emergentes más importantes.

¿Por qué éstas palabras “hacen ruido”? Recordemos lo que significó en Argentina el “déficit cero” en el año 2001 y la crisis que explotó, con el señor cordobés, ministro de San Francisco Domingo Cavallo (ministro de Economía insigne del menemismo en la década de 1990 y repuesto en el cargo por Fernando de la Rúa en el 2000).

Cavallo fue quien propuso esta combinación de palabras. En España, actualmente se están aplicando las mismas políticas económicas. México, además de la “disciplina fiscal” que ellos proponen, está atado en términos económicos a los vaivenes que la economía norteamericana presenta, sobre todo después de los TLC. Entonces, suena un poco fuerte esto del déficit cero y la responsabilidad fiscal.

Es un discurso que se parece mucho a los discursos de los gobernantes europeos, quienes para enfrentar la crisis están aplicando medidas y recetas que se aplicaron en los años de 1990 en Latinoamérica.

La situación económica de México se mantiene dentro de los carriles en el aspecto económico, a pesar de la situación social compleja. Es una de las tres economías más importantes del continente, en términos poblacionales, sobre todo después de Brasil. Pero está atada, en muchos aspectos, a la economía de Washington. Sobre todo en las políticas comerciales. Por ejemplo, uno de los productos mas importantes de México era el maíz. Pero a través de los TLC este producto comenzó a entrar desde Estados Unidos y subsidiado. Ahora el maíz en México es importado. Están destruyendo la economía agropecuaria. Mientras que México es un productor de comodities muy importante a nivel internacional, por lo que se siente el peso de estar atado a Estados Unidos.

Respecto de la petrolera estatal mexicana PEMEX no hubo menciones relevantes en el discurso de asunción. Una de sus propuestas de campaña fue la de permitir la participación del capital privado, sin embargo no dijo nada.

Hay una ley aprobada por la gestión de Calderón, que permite la participación de capital privado, pero no se ha aplicado, justamente por la oposición de los trabajadores de PEMEX, que es una de las petroleras más grandes del mundo, que tiene más de 70 años de antigüedad.

En la sunción, el flamante presidente se refirió a una reforma educativa, aunque tampoco especificó cómo, cuándo y para qué se realizaría. Esgrimió que apuntará a la calidad educativa y declaró que no habrá más puestos vitalicios, cuestión que puso en alarma a los docentes.

Dejó la impresión de que estaría pensando intervenir en la universidad y esto puede ser un punto de conflicto. Recordemos que el movimiento “Yo soy 132” surgió de la universidad, justamente cuando él como candidato dio un discurso en ese ámbito. No es un tema menor.

Más allá de lo que pueda ocurrir en los próximos 6 años de gobierno de Peña Nieto, terminó un ciclo político, que fue el del PAN. El Partido de Acción Nacional es el partido de la derecha mexicana, explícita, pura y dura, desde donde gobernó el expresidente Vicente Fox y el saliente Felipe Calderón, y que interrumpieron los 70 años de hegemonía del PRI, ahora de regreso. Aunque d el discurso de Peña Nieto no se desprenden muchos cambios con respecto a los 12 años de gobierno del PAN.

 

Fuente: Apasdigital 

Comentar