Los Corruptibles

Hinojosa Puebla, “un hombre que sigue otorgando licitaciones y quien se mantiene al frente del negocio millonario que es Pemex”; dinero entregado por contratos a Cotemar equivale a financiar al Poder Legislativo durante 3 años

Una de las empresas consentidas de Pemex y de los gobiernos de los últimos tres sexenios es Cotemar SA de CV, dirigida por Alejandro Villarreal Martínez y propiedad de Mario Dávila Dávila y María Cristina Lobo Morales, informa un reportaje de Reporte Indigo.

A decir, de la información de dicho medio, la compañía se ha visto envuelta en la polémica por las decenas de convenios millonarios que les han sido otorgados de manera directa y por accidentes mortales ocurridos en instalaciones de las que es responsable.

“Cotemar, una empresa que construye y mantiene unidades habitacionales, ductos, plataformas, presta servicios de hospedaje, alimentos y renta lanchas y buques, se le han otorgado en el reciente sexenio contratos por un total de 44 mil 339 millones 331 mil 900 pesos, de acuerdo con datos obtenidos mediante el Portal de Obligaciones de Transparencia”.

Lo que significa, casi el triple (15 mil 374 millones 572 mil 274 pesos) que el gobierno federal entregó al Poder Legislativo en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018. Cotemar recibió en cinco años más dinero que el INE ( 25 mil 15 millones 327 mil 986 pesos) para que organizará las elecciones más numerosas , difíciles y caras de la historia del país, con ese monto, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) podría trabajar por más de 40 años, señala la información.

De acuerdo a lo dado a conocer por la Dirección Corporativa de Alianzas y Nuevos Negocios de Pemex, y publicado en mayo pasado, por un medio nacional establece que Cotemar es la segunda empresa más beneficiada con contrataciones, sólo por debajo de ICA Fluor del sexenio.

“La historia de Cotemar con el poder no es reciente, entre 2001 y 2011 firmó contratos con Pemex Exploración y Producción (PEP) por 36 mil 413 millones de pesos, por lo que durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón la compañía obtuvo el 55 por ciento de los contratos que han celebrado hasta la fecha con Pemex.

“El cochinito se terminó de llenar en los últimos años, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Muchos de los contratos ya caducaron pero aún quedan vigentes 4 que le garantizarán a Dávila y a Lobo seguir recibiendo dinero por lo menos hasta 2020, año en el que vencen”, señala Indigo.

De los 25 contratos adquiridos durante este sexenio, 12 fueron otorgados mediante adjudicación directa, convenios en los que Cotemar no tuvo competencia alguna. Se ha señalado que, el 31 de diciembre del 2015 terminó el año y comenzó para Cotemar uno lleno de bonanza. Ese mismo día, de manera consecutiva y por adjudicación directa le fueron otorgados cuatro jugosos contratos que juntos sumarían más de 25 mil millones de pesos.

Cotemar fue beneficiada por los gobiernos panistas de Fox y Calderón y la gestión priista de Peña Nieto. La investigación puntualiza que, los contratos 648235806, 648235807, 648235808 y 648235809 entraron en vigencia en enero del 2016 y terminarán el 31 de diciembre del 2020. Estos fueron otorgados por la Dirección de Desarrollo y Producción de Pemex para que la empresa diera mantenimiento a las instalaciones de costa fuera de la región marina y para la rehabilitación, interconexiones y montajes de equipos en instalaciones marinas en el Golfo de México.

Aunque En 2016, con la salida de Emilio Lozoya Austin al frente de Pemex y la llegada de José Antonio González Anaya comenzó la limpia de licitaciones a modo, esto no duró más que seis meses.

Aunque se finalizó de manera anticipada dos viejos contratos con Cotemar debido al recorte presupuestal y despido de cientos de trabajadores, la mayoría empleados subcontratados, a mediados de ese mismo año la Dirección de Desarrollo y Producción de Pemex en manos de Juan Javier Hinojosa Puebla otorgó un contrato directo por 775 .5 millones de pesos para interconectar con un ducto marino de 18 kilómetros la plataforma E-KuA2 con el gasoducto CA-AJ-1, en la Sonda de Campeche, dando una nueva bocanada de oxígeno a la empresa, informó el mismo medio. Cotemar se benefició por dos gobiernos panistas y uno priista.  

El 13 de mayo del 2015, en la comisión permanente del Senado, la legisladora Dolores Padierna, pidió al presidente del Consejo de Administración y al Director General de Petróleos Mexicanos comparecer en la cámara alta para explicar las razones de los accidentes que se han registrado en instalaciones petroleras, operadas por Cotemar.

El primero de abril del 2015, 7 trabajadores murieron y 16 resultaron lesionados debido a un incendio en la plataforma Abkatún A Permanente, en la Sonda de Campeche. Además de las pérdidas humanas, las materiales sobrepasaron los 780 millones de dólares. Cotemar se manchó de sangre, pero esta no fue la primera vez que los malos manejos llevaron a un accidente y a pérdidas de millones de pesos, señala la investigación.

“Cabe advertir que no es el primer accidente grave de la empresa Cotemar, toda vez que el 12 de abril de 2011 se hundió su plataforma habitacional semi-sumergible Flotel Júpiter I también ubicada en la sonda de Campeche”, dijo la senadora durante su intervención.

El 17 de febrero de 2016, otro senador, Jorge Luis Lavalle Maury, del PAN, propuso un punto de acuerdo en el que exhortó a la Comisión de Energía de dicho órgano legislativo, al director general de Pemex y al director de la Agencia de Seguridad Industrial y Protección al Ambiente del sector de hidrocarburos a que de manera ordenada realizaran una visita al complejo Abkatún-A, en la sonda de Campeche, operado por Cotemar, para evaluar las condiciones de las plataformas y la seguridad para prevenir accidentes.

“El domingo pasado (8 de febrero de 2016) amanecimos con la noticia de que se había generado otro incendio en esta misma plataforma (Abkatún-A), que causó la muerte de tres trabajadores, dos de los cuales eran trabajadores de Pemex y uno más que laboraba en la empresa Cotemar”, informó el senador Lavalle Maury.

Además de las tragedias, el nombre de Cotemar se encuentra relacionado con otras irregularidades, debido a que el Órgano Interno de Control de Pemex comenzó investigaciones contra funcionarios involucrados en favoritismos durante las licitaciones.

Varias de la denuncias, del órgano dependiente de la Secretaría de la Función Pública, llegaron al despacho de Juan Javier Hinojosa Puebla, Director de Desarrollo y Producción de Pemex Exploración y Producción (PEP), quien supuestamente ha favorecido a empresas amigas como Cotemar.

La investigación asegura que, “a Hinojosa Puebla lo sigue la palabra ‘corrupción’, en 2013 cuando era subdirector de Producción de la Región Marina Noroeste, fue acusado de presuntamente haber recibido 5 millones de dólares del empresario Francisco Colorado, a cambio de contratos”.

El nombre central de las investigaciones y por el que Cotemar es una de las compañías favoritas de Pemex, es Hinojosa Puebla, “un hombre que sigue otorgando licitaciones y quien se mantiene al frente del negocio millonario que es Petróleos Mexicanos”.

El dinero entregado por contratos a Cotemar equivale a financiar al Poder Legislativo durante casi 3 años Otras de las empresas consentidas de Hinojosa Puebla es Blue Marine Cargo SA de CV, de los hermanos Juan y Alfredo Reynoso Durand a quienes les entregaron en 2014 tres contratos millonarios en dólares.

Se trata de los contratos 428224801, 428224802, 428224803 que juntos suman un total de más de 800 millones de pesos destinados al transporte de materiales y equipo ligero en el Golfo de México cuya vigencia es hasta 2022, informó Reporte Indigo.

En marzo de 2017, Mario Díaz Ortega, responsable de comunicación y difusión de la Coordinadora por la Defensa de Pemex, denunció que, “el director de Pemex Exploración y Producción (PEP), Javier Hinojosa Puebla, es corrupto, porque está dedicado a beneficiar a sus amigos a cambio de jugosos sobornos”.

De acuerdo a la publicación Tribuna, reveló que, “PEP omitió cobrar multa de unos 34 millones de dólares a la empresa Sistemas Integrales de Compresión (SIC), por retrasarse 470 días en iniciar los trabajos del contrato número 422213801, relacionados con la plataforma ‘Agosto 12’”.

Aseguró: “Esto no es más que amiguismo, favoritismo, corrupción de Hinojosa Puebla —aseveró Díaz Ortega—, y es fiel ejemplo de la descomposición que ha llevado a la quiebra a la Empresa Productiva del Estado”.

“El currículum de Hinojosa Puebla es un compendio de delitos patrimoniales, porque tiene una cadena con numerosos eslabones de corrupción, pero no solo eso, ya que en el 2010 se ostentaba frente a los contratistas como futuro director de Pemex”.

Como se recordará —prosiguió—, “en julio de 2013, durante el juicio al empresario Francisco “Pancho” Colorado en una corte en Estados Unidos por utilizar recursos de procedencia ilícita, mencionó haber entregado cinco millones de dólares a un funcionario de Pemex de apellido Hinojosa, a cambio de un contrato.

“La reina y señora en Pemex es la corrupción. Que lástima que la verdad solo aflore en otros países, mientras los mismos funcionarios y políticos corruptos, con su enorme red de empresarios, asesores, socios y cómplices, encuentran la manera de seguir robando”.

Hinojosa Puebla y gavilla ya se preparan para beneficiarse con los cambios que se operan en Pemex, pues tienen empresas que recibirán jugosos contratos, y todo lo robado acabará en cualquier país, menos en México, aseguró.

“El petróleo es y seguirá siendo de los mexicanos, pero el producto de su explotación y los beneficios que se obtengan de su aprovechamiento y transformación seguirán siendo de un puñado de rateros, mientras lo sigamos permitiendo”, puntualizó.

De acuerdo a Tribuna, externó que, “los altos mandos de Pemex se siguen enriqueciendo gracias a la corrupción imperante, pues tienen metidas las manos en cada centavo que entra y sale, y cuando todo termine levantarán sus fortunas y no van a preocuparse por el país, ni por los trabajadores petroleros”.

Petróleos Mexicanos habría realizado un fraude por 3,576 millones de pesos entre 2011 y 2014, de acuerdo con la tercera entrega de la investigación Mexicanos contra la Corrupción y de Animal Político dada a conocer la noche de este miércoles.

La paraestatal firmó 39 convenios con seis universidades públicas: Universidad Autónoma del Carmen, Universidad Popular de la Chontalpa, el Instituto Superior de Comalcalco, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, la Universidad Tecnológica de Tabasco y la Universidad Politécnica del Golfo de México.

Dichas instituciones públicas, de acuerdo con la investigación, contrataron a empresas fantasmas e ilegales, para supuestamente hacer los servicios de los convenios.

“Las universidades, aunque declararon por escrito que tenían la capacidad para cumplir con todos los convenios y se quedaron con una comisión de 634 millones de pesos, contrataron a otras empresas, que tampoco podían dar el servicio, por lo que contrataron a unas más. El dinero dio tres vueltas”, se lee en el documento.

Para septiembre del año pasado, Expansión retomó un reportaje y señaló que, Petróleos Mexicanos habría realizado un fraude por 3,576 millones de pesos entre 2011 y 2014, de acuerdo con la tercera entrega de la investigación Mexicanos contra la Corrupción y de Animal Político.

La paraestatal firmó 39 convenios con seis universidades públicas: Universidad Autónoma del Carmen, Universidad Popular de la Chontalpa, el Instituto Superior de Comalcalco, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, la Universidad Tecnológica de Tabasco y la Universidad Politécnica del Golfo de México.

Dichas instituciones públicas, de acuerdo con la investigación, contrataron a empresas fantasmas e ilegales, para supuestamente hacer los servicios de los convenios.

“Las universidades, aunque declararon por escrito que tenían la capacidad para cumplir con todos los convenios y se quedaron con una comisión de 634 millones de pesos, contrataron a otras empresas, que tampoco podían dar el servicio, por lo que contrataron a unas más. El dinero dio tres vueltas”, se explicó.

El reportaje señala que “esta es la punta del iceberg”, y que el modus operandi ocurrió durante la presidencia de Felipe Calderón y bajo el mandato de Juan José Suárez en Pemex, y a su vez en la administración de Enrique Peña Nieto y de Emilio Lozoya, quien fue señalado recientemente por presuntamente haber recibido sobornos por parte de la empresa brasileña Odebrecht.

Lozoya fue cuestionado sobre las irregularidades de este último caso y aseguró que “dichos contratos se asignaron a nivel de la regiones, y no desde el corporativo, de tal forma que nunca conocí ni los detalles ni participé en los procesos de adjudicación”.

“El convenio 425102832 entre Pemex y la Universidad de Chontalpa se firmó por 238 millones de pesos. Pero ese mismo día, la universidad transfirió el dinero a la empresa Maheca S.A. de C.V. Esta subcontratación se realizó sin que la universidad justificara con un estudio de mercado que contratar a esa empresa significaba mejores precios o mejores condiciones para realizar los servicios”, refiere la investigación.

Se indica que en el convenio con Pemex-PEP 428811857, la Universidad de la Chontalpa subcontrató a Maheca S.A. de C.V., firmando el contrato un día antes de sellar el convenio con la petrolera.

Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción refieren que este modelo se repitió en al menos 11 ocasiones, con Maheca S.A. de C.V. y las empresas Surface Technology SA de CD, Pro Source S.A. de C.V. y Cantarell Services. Repartiendose 861 millones de pesos y que esto se repitió hasta sumar los 3,576 millones de pesos.

Los 39 convenios que se firmaron con las universidades fueron palomeados por altos funcionarios de Pemex Exploración y Producción (Pemex-PEP). Entre algunos de los funcionarios señalados están José Luis Fong Aguilar, subdirector de Producción Región Sur de Pemex, así como Juan Javier Hinojosa Puebla, quien hoy es director de Pemex-PEP.

En tanto, el diario El Día, publicó que: “Con la designación de Juan Javier Hinojosa Puebla, como nuevo encargado de despacho de la dirección general de Pemex Exploración y Producción, el director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, puso en claro los negros intereses que tiene para perjudicar a la empresa petrolera y a su vez beneficiarse a costa de pasar por encima de la misma ley, pues para nadie es un secreto que Hinojosa entrega contratos a sus empresas “favoritas” sin recato alguno (como lo demuestran los señalamientos de la PGR y la Cámara de Diputados), además de ser un movimiento fuera de toda lógica, pues Hinojosa se desempeña como subdirector de Campos, no de Planeación”.

Se dio a conocer: “Es evidente que el Director Emilio Lozoya se las ingenia para formar su propio círculo de la corrupción y sacar a quien no le convenga, sin considerar los protocolos, sobre todo cuando se trata de amigos de agrupación, como el recién anunciado favoritismo hacia la empresa española OHL, de la cual fue directivo, que tiene contratos por montos varias veces superiores a las constructoras mexicanas ICA, Tradeco y Carso juntas”.

El mismo medio expuso que, Juan Javier Hinojosa Puebla tiene tras de sí una cadena con numerosos eslabones de corrupción y no sólo eso, desde el 2010 ya se ostentaba frente a los contratistas como el próximo director general de Pemex Exploración y Producción.

“En varias ocasiones se le ha señalado por tráfico de influencias para beneficiar a empresas extranjeras que (supuestamente) realizan trabajos a Pemex, mediante adjudicaciones y licitaciones sospechosas”.

Tan sólo en 2010 hizo más de 70 adjudicaciones directas destacando:

1.- El contrato 421430801, por 3 mil 090 millones 853 mil 694.61 pesos, a Weatherford por trabajos para la perforación y terminación de pozos hasta el 31 de diciembre de 2012.

2.- El contrato 421430802, por 724 millones 463 mil 895.69 pesos, para Halliburton por trabajos de cementación, estimulaciones y bombeos diversos en pozos petroleros de la Región Sur.

3.- Contrato 421430803, para Dowell Schulumberguer adjudicación directa, por 405 millones 888 mil 855.77 pesos por trabajos de cimentaciones, estimulaciones y bombeos de diversos pozos petroleros de la Región Sur.

4.- A Schulumberger Shore Services se le entregó el contrato 421430808 por, 340 millones 012 mil 546.84 pesos para los trabajos de perforación de tuberías con cargas explosivas.

5.- La adjudicación directa 423020600 para Cameron, por 113 millones 405 mil 948.40 pesos para el suministro de refacciones originales para válvulas en pozos de la Región Marina, incluyendo los servicios de mantenimiento.

6.– Contrato 421430813 entregado a la firma canadiense QMAX por 226 millones 083 mil 482.18 pesos, y 24 millones 016 mil 533.29 dólares, para trabajos de fluidos, control de sólidos y manejo de residuos en pozos petroleros de la Región Sur.

Asimismo, del 2003 a la fecha, Pemex otorgó más de 500 contratos sin licitaciones de por medio, a la empresa Solar Turbine Incorporate, por un monto superior a los 13,000 millones de pesos, con anuencia de Juan Javier Hinojosa Puebla y Joaquín Rosete Téllez, quienes con el cargo de subdirectores de la región marina noreste de Pemex, aprobaron, de manera irregular estas acciones, de acuerdo con información de Compranet y el Portal de Transparencia del gobierno federal.

El manejo poco transparente de estos contratos demuestran la opacidad y corrupción con que se maneja Hinojosa y su grupo de colaboradores, funcionarios a su cargo y cómplices, toda vez que el mayor número de contratos son destinados por adjudicación directa como es el caso de otorgados a Solar Turbine:

1.- 4126940038,  $1.614.132,75

2.-126940035, por $1.044.359,02

3.- 4128940003, por $2.327.765,53

4.- 128940012, por $4.993.191,33

5.- 4126940022, por $3.246.896,72

6.- 4126940021, por $91.287.215,81

7.- 4145930017, por $16.854.847,98,

Mismos que pese a ser manejados de forma discrecional fueron otorgados por la subdirección de la región marina noreste de Pemex, dirigida por Juan Javier Hinojosa Puebla.

A decir de varios trabajadores de Pemex, el nombre de Juan Javier Hinojosa Puebla, es sinónimo de corrupción, al grado que se encuentra entre los investigados por presuntamente beneficiar a la empresa Oceanografía, S.A. de C.V, hecho que le quitó la oportunidad de ocupar la Dirección General de Pemex Exploración y Producción (PEP), hace un tiempo.

Se informó que, “varios son los empresarios que han levantado la voz desde hace muchos años para exigir que investiguen a Hinojosa Puebla por estas adjudicaciones, aunque muchas veces no se atreven a dar sus nombres porque inmediatamente son borrados de cualquier oportunidad para obtener algún contrato con Pemex, como forma de represalia por parte de Hinojosa y su séquito de cómplices (colaboradores)”.