La doble cara de Juan Zepeda

Sigue extendiéndose cual hierba maligna la doble cara de los políticos. Juan Zepeda, candidato perredista al gobierno mexiquense, porta una de ellas: de un lado, el PRD; del otro, el PRI. Sabe que, si ganan los tricolores por lo menos tendrá chamba o tal vez una fortuna tal que le permita vivir sin trabajar. Si pierden, igual se sabrá trabajó para el PRI y se irá tratando de lanzar penas y culpas al viento, intentará no perder su “capital político”, el ofertado a uno y otro bando, porque con el PAN no puede tener ningún desaguisado en virtud de las pláticas para aliarse en el 2018. Del Mazo Maza porta otra: en una es visible la sonrisa, se gritan vivas a las mujeres, hay tarjetas rosas; en la otra trae pegada la marca Odebrecht, los precios alzados, Atlacomulco. Luis Videgaray ha tenido oportunidad de caretas vistas en el extranjero: pone atención a la hambruna en Venezuela, interviene en el Foro para captar atención en el tema y se conduele; del otro lado están las medidas dictadas en México para fomentar, multiplicar, la miseria, provocar todos los daños a industrias y comercios con los cuales señalan al gobierno de Maduro.

Fuera de México también hay quienes mantienen vigentes dos rostros. Carlos Puig, en una de sus últimas colaboraciones, habla de Manuel Antonio Noriega, general panameño, fallecido el pasado lunes 29. Revela una carta en la cual John C. Lawn, jefe de la DEA, lanza una serie de reconocimientos a la labor del comandante, a la ejecutada en contra de las células del narcotráfico. La misiva está fechada el 27 de mayo de 1987 y no pasaron ni tres meses cuando lo acusaron de fraude, conspiración y tráfico de marihuana y cocaína. En 1989 fue arrestado invadiendo Panamá, bajo el señalamiento de operar entre 1981 y 1986 (o sea libraron el año en el cual fue aplaudido) una red militar y empresarial para proteger cargamentos con más de cuatro mil 400 libras de cocaína con destino a Estados Unidos.

En el interior del país, gobernantes y alcaldes tienen esa facultad multiplicada, son varias las caras aunque solamente presumen de un ángulo bueno, del que ponen para las fotos. Con la sonrisa de oreja a oreja, firmaron acuerdos de seguridad el gobernador Carlos Manuel Joaquín González y los alcaldes; también ellos mostraron cara de felicidad. Mientras tanto, siguen vacíos los retenes carreteros, no existe ninguna vigilancia en esos caminos; se realizan detenciones pero contra activistas, como es el caso de Ariel Antonio G. involucrado en la lucha por evitar se lleve a cabo otro ecocidio en Tajamar. Lo detuvieron bajo el cargo de violador serial y con supuestas acusaciones en Yucatán y Campeche. Según declaraciones del padre del acusado, ni siquiera conocen Yucatán. Veinticuatro horas antes de tan brillante anuncio sobre un “mando único y mixto” (único para que se vean más y mixto porque los hay sin capacitación y sin capacidad) ejecutaron a dos mujeres y balacearon a un par de sujetos, uno en Benito Juárez y el otro en Tulum. Agregue la ejecución de un joven a manos de la policía cuando llevaban a cabo una revisión “de rutina”.

Hablan de coordinación en momentos en los cuales el director operativo de seguridad pública en Benito Juárez decide dejar a la ciudad sin 30 agentes. Proclaman la llegada de la justicia y de la transparencia y no reconocen que, al internar al famoso ruso en la cárcel, los reclusos le propinaron otra brutal golpiza por la cual tuvo que ser de nuevo trasladado al nosocomio y ahora no saben ni qué hacer con él porque no puede permanecer más tiempo en el lugar y menos aún como detenido. Seguramente Fidel Villanueva, todavía por unos meses titular del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, se percató de la doble cara y de las intenciones de no cumplirle ningún acuerdo o palabra empeñada y mágicamente ha desaparecido del panorama. Cero declaraciones, presentaciones, apariciones públicas, etcétera. Como ya no le queda tiempo ni para protegerse a sí mismo y va encontrando las deslealtades y las venganzas en su camino, todo apunta emprendió las de Villadiego.

Para quienes habitan en el sur y mostraron su hartazgo con la emisión del voto, les llegó un segundo latigazo con las declaraciones del ex notario y actual titular de la oficina de Gobierno, Francisco López Mena, referidas al conflicto limítrofe del estado con Yucatán y Campeche en el cual pierden territorio. “Jurídicamente no hay nada que hacer”, les dijo así, a boca de jarro. Igual que han sido informados de la inexistencia de empleos, de la falta de pago en los préstamos solicitados y, por lo tanto, son cientos de burócratas los inscritos en el buró de crédito; como han comprobado, se dejaron de pagar los seguros escolares, disminuyeron los montos en el caso de los de vida y dejaron sin recibir comisiones por las ventas a gobierno, debido a lo cual, quienes contaban con la representación de las aseguradoras se quedaron sin cliente y todo ello para concentrar, sin licitación ni transparencia de por medio, la adquisición de las pólizas a través de un despacho de la Ciudad de México.

Así se multiplican las dobles caras, generacionalmente. O quién sabe si son hereditarias, congénitas o van de mimetismo en mimetismo. Por lo pronto, cuatro pueden ir colgando su carta de deseos presidenciales y hasta gubernamentales: Francisco López Mena junior, dejando abierto el camino para el tropiezo de Candy Ayuso, o para la derrota de Leslie Hendricks, Mauricio Rodríguez, ya bailó y en la cárcel. Si después de lo visto e informado los benitojuarenses aceptan el próximo año como candidatos a la alcaldía a fuereños del calibre de Juan Vergara, o aceptan se reciclen Gregorio Sánchez, Ignacio García Zalvidea o el propio Remberto Estrada, se verá claramente padecemos una enfermedad incurable.

Al respecto, uno de los “Chuchos”, Zambrano, dijo: “no hay personaje histórico que no se vea obligado a llevar una máscara y no hay máscara o personaje enmascarado que no desate un delirio de persecución. Podría hasta preverse el número de víctimas que a un cierto régimen corresponde, mirando tan sólo la máscara que lo representa”, así o más claro.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...