La música como expresión tecnológica

0

Autor: Karla Hernández

@karla3_0

El conjunto de artefactos, programas digitales y aplicaciones relativos a las nuevas expresiones tecnológicas, han hecho que la música forme parte de una cibercultura. Cada nueva herramienta y aplicación se llega a convertir en un metainstrumento, pues origina nuevas modalidades de experimentación y reproducción artística que en ocasiones parece cobrar vida independiente de la intervención humana.

Los cambios introducidos por estos nuevos instrumentos han provocado no solo una revolución en la forma en que se genera la música electrónica sino también en la manera en que se lee y se compone, en cómo se escucha y en cómo se baila. Este tipo de música ha sido llamado “hipermúsica” como resultado de lo que Lipovetsky denomina hipermodernidad.  Pero ¿cuál es la connotación de “hiper” en el ámbito musical? ¿en qué sentido es mayor o mejor este estilo musical en una sociedad de permanente innovación?

Partiendo de la postura en que la música influye en la sociedad de la cual emerge y, coincidiendo con  Lipovetsky, las sociedades en las que se genera música electrónica, tienen como características ser sociedades posmodernas.

Éstas, al igual que las de épocas históricas anteriores, desarrollan manifestaciones culturales específicas de las que la música es parte, es decir, configura nuestras formas de sentir, representar y experimentar la realidad., Específicamente desde los 80’s, la música electrónica es expresión de una sociedad speed, individualista y del feeling.

La introducción de nuevos instrumentos digitales es expresión de la característica speed de las sociedades posmodernas al producir a velocidad constante numerosos artefactos y dispositivos electrónicos que en breve son sustituidos por instrumentos más amigables al consumidor;  de la característica del individualismo debido a que desde lo más privado, tanto programas como aplicaciones brindan la oportunidad de que con o sin formación musical rigurosa previa, cada individuo puede ser un creador para representar nuevas formas musicales; de la característica del feeling porque de manera simultánea surgen escenarios y espacios ad hoc al beat donde los jóvenes disfrutan al ritmo de la música electrónica.

Asimismo encontramos desde los 80’s una evolución en los dispositivos electrónicos individuales que constituyen una  vía de escape más accesible para transportarse a una atmósfera personal alejada del ruido citadino. Sin embargo, la música continúa generando lazos, discutiblemente estrechos, al obtener también nuevas maneras de compartir e intercambiar piezas musicales. Se ha pasado por los discos de acetato, casettes, CD’s, dispositivos UBS, mp3, computadoras, Ipods y una lista interminable.

De acuerdo con lo mencionado por Axel Barceló (creador de Discos Konfort), en su texto DATA, se puede hablar de una nueva renegociación de la identidad del ser humano a partir de esta nueva revolución en música, se trata de “una nueva gira de tuerca en nuestro constante diálogo con nosotros mismos a través de nuestros desarrollos tecnológicos. Sin embargo, a diferencia de los casos anteriores, en que un leve ajuste de los conceptos permitía la integración de nuevas técnicas musicales, esta vez no sabemos qué nueva idea del arte y su relación con la técnica y la tecnología surgirá. Es por ello que ahora es mucho más vital el continuar las exploraciones de la música como información. Precisamente porque, al hacerlo, no hacemos sino explorar los límites de nuestra propia humanidad, los límites de nuestra propia capacidad creativa. ¿Qué mejor razón para continuar haciendo música?”

Escucha la entrevista que Revolución TresPuntoCero le realizó al músico y filósofo Alex Barceló. Además, si quieres conocer más sobre su trabajo sonoro, sigue este enlace.

Ir a infografía de Alejandra Alanis

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...