Tania Ramirez

“Los desaparecidos nos faltan a todos”: H.I.J.O.S. México

Autor: Valentina Pérez

Cada año, desde que eran muy chiquitos, Tania y su hermano han enviado una pequeña carta a La Jornada con el fin de hacer una historia privada, intencionalmente íntima, en algo público: mi papá nos falta a nosotros como padre, pero nos falta a todos como persona.

Fue en junio de 1977, en torno al caso de Rafael Ramírez Duarte, estudiante de Economía en la UNAM, miembro de la liga comunista 23 de septiembre, padre de un hijo y de una más que venía en camino; fueron desaparecidos cinco personas. Todas recuperaron la libertad menos Rafael, el papá de Tania.

¿Cómo era? ¿Qué le gustaba? ¿Por qué luchaba? ¿Cómo hablaba? La intención de reconstruirlo es el trabajo de armar un rompecabezas de una figura ausente a través de terceros: sus amigos, compañeros de lucha, familiares; ésta es una de las actividades de memoria que H.I.J.O.S México hace para reivindicar la historia de sus padres y conocerlos; ambos motivos consisten en recuperar privilegios que le fueron arrebatados por el Estado.

La última noticia que se tuvo sobre el papá de Tania fue de boca de su cuñada, esposa de su hermano Manuel, “Sí, yo vi a Rafael”. Ella había estado con él en las cárceles clandestinas del Campo Militar Número 1 durante su reclusión. Rafael fue torturado: descargas eléctricas en todo el cuerpo, una costilla rota…

Han pasado 35 años desde que se llevaron a Rafael y los casos como los de él, en lugar de escasear, han vuelto a pulular. El regreso de desapariciones hace patente que la impunidad se ha perpetuado y con ella el terrorismo de Estado que le da continuidad.

Los nuevos familiares que se acercan a H.I.J.O.S llegan después de un largo proceso, cuando ya se dan cuenta que detrás de su caso no yace un problema burocrático sino un tema político, que detrás de sus casos hubo intencionalidad, falacias estructurales y de voluntad; que hubo un propósito expreso de acallar la oposición.

Esa vuelta al pasado, el regreso de este tipo de prácticas, de rumores como que el Campo Militar Número 1 ha seguido operando más que centro militar como cárcel clandestina; ha exigido que H.I.J.O.S se replantee su discurso. H.I.J.O.S busca generar consciencia a través de la memoria histórica: sus planteamientos buscan crear condenas sociales que sustituyan la incapacidad de la justicia y que la alegría en las manifestaciones se convierta en rebeldía.

Comentar