Sexy Robot 3d

Los robots entran al escenario sexual

Por Karla Hernández

Los sexbots se tratan de robots sexuales o cyborgs carnales con los que podremos ”interactuar” las veces que deseemos. Con éstos no se tendrá que invertir en tiempo o en detalles para seducir a alguien para tener sexo.

De acuerdo al portal Transhumanity, se cree que los sexbots propiciarán mayor placer y duración en los encuentros sexuales ya que éstos estarán diseñados con lo que el cuerpo tanto de mujeres como de hombres esperan recibir de otro en la intimidad. En otras palabras, los sexbots estarán programados para generar un éxtasis de acuerdo a las reacciones anatómicas del cuerpo al momento de tener placer.

Así, los sexbots no sólo serán diseñados más atractivos a la vista, al tacto y al oído sino que, según un estudio de Hank Pellissers, estarán programados para ser más pacientes y más deseables y con archivos que llevarán al sexbot que el usuario experimente sin inhibición sus fantasías sexuales. Esto brindará la posibilidad de vivir una sexualidad más libre al darse la oportunidad de experimentar con la propia sexualidad sin sentirse observado o juzgado por otro ser humano.

Otros de los beneficios que se visualizan son que de los sexbots nunca se tendrán excusas para no tener sexo tales como el cansancio o jaquecas así como tampoco padecerán de impotencia, eyaculación precoz o enfermedades de transmisión sexual.

Asimismo no se necesita crear vínculo o trato alguno para tener sexo excepto con la persona que tenga como negocio el alquiler de robots para aquellos que se encuentran por ejemplo de viaje. Por lo que lleva a visualizar que los sexbots podrán estar en disposición en hoteles, lugares recreativos, campos militares y hasta cárceles.

Por otro lado, se tiene la creencia que los sexbots reducirán en gran medida los delitos vinculados con la esclavitud sexual y la trata de menores de edad puesto que éstos serán diseñados visualmente de acuerdo a la demanda de los usuarios ofreciendo la oportunidad de complacer los intereses sexuales sin lastimar o explotar a ningún ser humano. Finalmente, ningún objeto puede ser causa de explotación.

Entre los posibles clientes que se contemplan, también están considerados los padres de familia ya que podrán adquirir un sexbot adecuado para sus hijos, en la etapa de la pubertad, tengan su primera experiencia sexual sin riesgo de contraer alguna enfermedad venérea.

Hoy en día, pueden existir ciertas reservas o incluso rechazo a este tipo de prácticas argumentando que la experiencia humana jamás podrá ser sustituida por ningún objeto por más semejante que sea el aspceto de un robot a la corporeidad humana; que nunca podrá ser sustituida la vivencia de ser escuchado, de ser deseado y de causar placer en el otro.

Sin embargo, se planea en el 2050 el sexo con robots será casi indistinto a tener una experiencia con humanos.

Comentar