Principales

Morena se posiciona como un fenómeno político único en el mundo; AMLO es un liderazgo con carisma, arrastre de masas y capaz de mantenerse vigente en tres elecciones: Pablo Navarrete

(06 de julio, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- Morena se posiciona ya como un fenómeno político, posiblemente único en el mundo, que a cuatro años de su fundación logra llegar a la Presidente de la República, con un candidato que arrasó con el 53% de los sufragios, convirtiéndolo en el mandatario más votado de la historia de este país. Dicho sea de paso ganó cinco de nueve gubernaturas y obtuvo mayoría en ambas Cámaras. 

Para el Doctor Pablo Navarrete, la mayoría en el Congreso se le puede atribuir tanto a López Obrador como al partido. “En 2015 la gente no sabía ciencia cierta que López Obrador ya no estaba en el PRD, el porcentaje de 8.37% que logran en las elecciones federales de 2015 es producto de que la gente desconocía que Morena ya existía. Pero esa percepción comenzó cambiar y el crecimiento de simpatizantes fue tanto para el partido, como para el personaje.

“Además de la elección presidencial se renovaron nueve gubernaturas y ganó cinco, cuando nunca había ganado ni una sola. Obtuvo la mayoría en cinco congresos locales. Ganó 42 de 45 distritos para el Congreso del Estado de México, 31 de 33 distritos locales para el Congreso local en la Ciudad de México; los 12 distritos locales de Morelos; en Veracruz ganó 21 de 30 y en Chiapas 13 de 24. Si solamente hubiera sido el empuje de Andrés Manuel López Obrador estos números no se repetirían”, explica a Revolución TRESPUNTOCERO.

Navarrete argumenta que, la gente pudo votar por un cambio en el nivel de Presidente y en los estados sufragar de forma diferente, “observamos que el partido creció en la misma medida que creció Andrés Manuel y de manera importante”.

Aunque, señala que, la mayoría que contendió por Morena (más del 70%) fueron perredistas. Lo que observamos aquí es que el PRD entra en una debacle, señala, no solamente porque se fueron los militantes y miembros del Sol Azteca, sino que se mudaron con todo y sus estructuras organizativas, por eso Morena creció y con ello AMLO.

El académico que se ha dedicado al estudio de Morena como partido, indica que el de Andrés Manuel es un liderazgo político con carisma, arrastre de masas y capaz de mantenerse vigente en tres elecciones. “Hablamos de un personaje que logró adaptarse a las instituciones. Además, ha sido un personaje respetuoso de la ley a pesar de perder dos elecciones presidenciales.

“Porque su lucha siempre fue a través de las instituciones, de las leyes vigentes, del sistema de partidos. Vemos un estilo que denominaría como democrático, que logró integrar a opositores, detractores y que pudo convertir la expectativa del miedo y del peligro, generada en 2006, en una capacidad de expectativa de cambio político”, indica.

Navarrete asegura que en 2006, la estrategia política de Andrés Manuel giraba en torno a él, señala que tenía exceso de confianza al saberse puntero en las encuestas, tanto que no asistió al primer debate, señalando que también tenia seguridad al ser quien dictaba el discurso y la agenda en medios. 

“Aquel año también mantuvo una confrontación constante con el gobierno federal de Vicente Fox, considero que fue un error, aunque esto cambió de manera contundente en esta elección, además que aquel año llegó una respuesta tardía a la guerra sucia en su contra, sumado a que los video escándalos de corrupción también debilitaron mucho su campaña”.

Para 2018, Navarrete comenta que, ayudó la baja aprobación de Enrique Peña Nieto, la división con la que llegó el Partido Acción Nacional y la debacle en las preferencias que comenzó a presentar el PRD. Asegura contundente que, “no solamente fue el estilo de gobernar por parte de Lopez Obrador, sino también la combinación de factores de los partidos opositores, quienes le permitieron esta expectativa de cambio”.

Añadiendo que parte del cambio del político de izquierda, es que para esta campaña supo integrar un equipo y no todo giró en torno a su figura. Hecho que el electorado posiblemente lo pudo rescatar como un cambio significativo, señala.

Hoy como ganador contundente, “Andrés Manuel López Obrador tiene una tarea muy difícil, principalmente en materia de seguridad. Ya existen claramente dos rutas: la de Calderón y la de Peña Nieto, y ya se dio cuenta que no es por ahí y eso es un avance importante. Porque sería un error combatir nuevamente la delincuencia como en los dos sexenios anteriores”.

Por el contrario, indica, parece tener una forma distinta de afrontar la delincuencia, atendiendo con mayor detenimiento las causas, para no tener que afrontar los defectos. Habrá que esperar en los siguientes meses para ver cómo avanzan los resultados, comenta Navarrete.

El académico, señala que se debe esperar, al menos, seis meses después de iniciado su gobierno, señalando que ahora mismo en las redes sociales muchos ya comienzan a hablar de pedir cuentas, “cuando ni siquiera es candidato electo. Habrá que esperar que su propuesta de reconciliación con expertos nacionales e internacionales esté terminada y después que dé resultados para después hacer una evaluación”.

Para el académico, es contundente que la manera de hacer política será distinta, “ya es algo histórico que llegues con el 53% de los votos; ningún candidato a la presidencia en la historia reciente democrática del país había logrado eso. Uno de cada dos de los que sufragaron votaron por él. 

“Será un Presidente que impondrá agenda, llamará a los medios en las mañanas, a eso se suma la idea de no hacer uso del Estado Mayor presidencial para su cuidado; el hecho de decir ‘no voy a vivir en los Pinos y sí en mi casa, hasta que mi hijo termine la primaria, para después evaluar la posibilidad de vivir en Palacio Nacional, son elementos que demuestran que será un mandatario diferente, que tendrá la oportunidad de marcar un estilo diferente en la política”.

A lo anterior se suma que, Morena ganó 218 de los 300 distritos. “Esos números no los tuvo nunca el PRI, no pudo ganar en esa cantidad de distritos electorales y en el caso del Senado gana 24 de 32, esto es algo histórico que nunca había pasado”.

Navarrete ejemplifica con Tabasco, donde en 2015, Morena obtuvo el 12.77 de los votos y no ganó ningún distrito; ahora en el 2018 en la misma entidad obtiene el 64% de los sufragios, casi cuatro veces más que lo que obtuvo hace tres años y los seis distritos los ganó Morena, señalaron que ese solamente es uno de los muchos indicadores.

“Distritos donde antes estaban dominados por el PRI prácticamente todos los ganó Morena. Qué tan saludable es eso para la democracia, tendríamos que esperar a que la legislatura tome posesión y que como presidente comience a tomar decisiones”.

Morena llega en un ambiente de apertura democrática sin precedentes, afirma Navarrete. Y con Andrés Manuel, asegura, “estamos hablando que trabajará en una forma de atención social más socialdemócrata, más benefactora pero que no será netamente populismo. Durante su gobierno en el Distrito Federal atendió a los sectores más vulnerables y en eso radica el éxito de una estrategia; que se pueda llamar de corte benefactora, atender solamente algunos rubros porque no hay dinero suficiente para implementar estrategias para toda la población.

Tendremos un gobierno federal muy parecido a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México; el reto será implementar una serie de programas para un país tan diverso”, puntualiza el especialista.