Nuño se va de la SEP dejando una estela de sangre y maestros en prisión; “su odio era contra las clases desprotegidas, como un trabajador más del sistema empresarial”

(06 de diciembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Aurelio Nuño se va de la Secretaría de Educación Pública, dejando una estela de sangre en la sociedad civil, derivado de la violencia ejercida en contra de todo aquel maestro que se decidió a enfrentarlo, en pro de una educación benéfica para el pueblo y no un negocio para los empresarios, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO la experta en educación, Sara Avendaño.
Quien además indica que, “no se puede esperar del candidato Meade veracidad y credibilidad en sus palabras, si quien será su coordinador de campaña, es también el responsable de una masacre”. Señalando que durante el paso de Nuño por SEP, se puede percibir “la represión que representa, que no es más que la característica cotidiana del PRI a lo largo de su historia”.

Para finales de aquel año, los diputados federales de Morena presentaron ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un punto de acuerdo para exigir la destitución de Aurelio Nuño como secretario de Educación, por su negativa a dialogar con los activistas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

En declaraciones a los medios de comunicación en el Palacio de San Lázaro, la legisladora Araceli Damián sostuvo que el secretario Nuño no era ya un interlocutor para la disidencia magisterial y remarcó la necesidad de nombrar en su lugar a un funcionario con capacidad de diálogo.

Remató señalando que, “la cerrazón del gobierno federal y, sobre todo, del secretario de Educación nos lleva a que próximamente presentemos un punto de acuerdo en la Comisión Permanente para solicitar la destitución de (Aurelio) Nuño, así como crear una comisión de la Cámara de Diputados para que pueda ser el enlace entre los maestros y la Secretaría de Educación”, puntualizó.

Sobre el tema, la especialista señala que, Nuño dejó en evidencia la manera en que el priismo ejerce la violencia y la represión, “en uno de los gremios más importantes del país y también uno de los más ultrajados, tiene muertos, desaparecidos de manera forzada y también torturados, así como presos políticos.

Pero será precisamente este tipo de actos los que recuerden al mexicano que votar por Meade también significa votar por la continuidad de un mal gobierno. Nuño se dedicó a rechazar a quien pedía comida, empleo pero sobre todo educación.

Por su parte, la CNTE reprochó que Aurelio Nuño abandone su cargo en SEP para coordinar campaña de José Antonio Meade, precandidato del PRI a Presidencia.

Líderes de la Sección 22 de Oaxaca y 7 de Chiapas señalaron que esta renuncia demuestra que el ex funcionario no tenía un interés por la educación, sino por un puesto político.

“La renuncia de Aurelio Nuño para irse a la campaña electoral del PRI demuestra que la educación no fue de su interés, más bien es para generar las condiciones electorales”, dijo en entrevista telefónica Wilbert Santiago, vocero del Magisterio oaxaqueño.

“Con la renuncia, la CNTE se prepara para difundir que Aurelio Nuño no hizo avances educativos en Oaxaca ni en el país”. El dirigente consideró que durante la Administración de Nuño se criminalizó la protesta social y se reprimió a los maestros opositores a la reforma educativa.

José Luis Escobar, vocero de la Sección 7 de Chiapas, consideró que Nuño vio a la SEP como un trampolín para ser candidato presidencial del PRI “Era falaz el discurso que primero está el interés superior de los niños. Primero era elevar la calidad de la educación, hoy a Aurelio le interesa más tener puestos los reflectores en la campaña del precandidato a la Presidencia”, mencionó Escobar.

Fue el represivo de Nuño, señala Avendaño, el que quiso imponer una reforma educativa con base en el miedo, la violencia y las amenazas, que en efecto después hizo reales. “Parecía que su odio era contra las clases desprotegidas, como un trabajador más del sistema empresarial que parece ser, vio fácil la imposición, después pensó que con la amenaza al cese la reforma sería un hecho y al no serlo, en venganza sí se despidió a miles de maestros.

Con Nuño la educción se estancó, posiblemente en algunos puntos hasta retrocedió porque evidentemente él jamás fue un hombre de diálogo, sino de órdenes y al verse desobedecido comenzó a violar derechos humanos y esa es precisamente la acción con la que buscan darle continuación al gobierno actual”.

Cabe señalar que, para mayo del 2016, habían ya 100 maestros en prisión dejando ver que Aurelio Nuño lejos de darle prioridad a la solución del conflicto, buscó la represión.

De acuerdo con Nexos, entre 2015 y lo que va de 2016, más de 100 maestros que se oponen a la reforma educativa y a la evaluación han sido detenidos por autoridades de los tres niveles de gobierno, incluido el Ejército.

“Algunos de ellos han sido liberados una vez que se vencen los plazos para fincarles delitos, pero otros han sido tratados peor que criminales de alto perfil y recluidos en prisiones de máxima seguridad.

Tal fue el caso de los maestros de Oaxaca Juan Carlos Orozco Matus, Othón Nazariega Segura, Efraín Picazo Pérez y Roberto Abel Jiménez García, detenidos y luego encarcelados en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 El Altiplano, en octubre de 2015.

A fines de febrero pasado, dos de ellos –Othón Nazariega y Efraín Picazo– fueron trasladados a una cárcel de mediana seguridad (el Centro Federal de Readaptación Social número 13 en Miahuatlán, Oaxaca)”, se informó.

En una entrevista con Agenda de la Corrupción, Fernando Ríos –director de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos– señala que en algunos casos han quedado evidenciadas violaciones al debido proceso de los maestros, así como el uso excesivo de la fuerza.

“Enviarlos a cárceles de alta seguridad ‘por robarse libros de enseñanza’ es absurdo y nos habla de posiciones francamente criminalizadoras, que pretenden inmovilizar a este importante sector de la sociedad”, añade.

Para el defensor de los derechos humanos, reprimir a los maestros y a las maestras en resistencia “es un modo de control indirecto de quienes dirigen megaproyectos”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...