PolíticaRelevante

Para beneficiar a EPN, empresa fantasma ligada a Javier Duarte dispersó 18.4 mdp entre 7 mil 311 representantes de casilla de 7 partidos políticos

Asismex, es la empresa ligada a la red ‘fantasma’ de Javier Duarte y que al mismo tiempo fue utilizada en un esquema de financiamiento ilegal en la elección presidencial de 2012.

Logística Estratégica ASISMEX, es la mencionada empresa la cual acusa el INE de haber girado fondos a tarjetas bancarias que fueron repartidas entre representantes de casilla, la cual tiene un domicilio fiscal en la colonia Reforma de la ciudad de Veracruz y cuyos supuestos dueños residen en colonias populares del mismo puerto y son accionistas de otras 14 empresas utilizadas en licitaciones de obras y servicios en un esquema diseñado para el saqueo de recursos públicos en la anterior administración encabezada por Duarte, informó Reforma.

De acuerdo con una investigación del Instituto Nacional Electoral (INE), en 2012 ASISMEX dispersó 18.4 millones de pesos entre 7 mil 311 representantes de casilla de siete partidos políticos, con el auxilio de otras 10 empresas presuntamente “fachada”.

El INE ha señalado que, 15 millones 571 mil pesos (equivalente a casi 85% del total) fueron ejercidos por los tres partidos que integraban la alianza Compromiso por México (PRI, Partido Verde y Nueva Alianza), que postuló al actual Presidente Enrique Peña Nieto.

Otros 2 millones 58 mil pesos, equivalentes al 11% del dinero que transfirió ASISMEX, fueron ejercidos por el PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo, que en 2012 postularon a Andrés Manuel López Obrador, mientras que el PAN ejerció 742 mil pesos, que representó el 4% del total.

“ASISMEX se creó el 26 de noviembre de 2010 con 50 mil pesos, y de acuerdo con la indagatoria del INE, la empresa ‘fantasma’ recibió al año siguiente y en 2012 depósitos por mil 394 millones de pesos en tres cuentas de Bancomer”. Aun con su aparente prosperidad, los socios decidieron liquidar la firma en una asamblea realizada el 27 de octubre de 2014.

Lo que significa un nuevo escándalo de financiamiento ilícito durante la campaña electoral de 2012, con el que se benefició mayoritariamente a representantes del PRI y su candidato presidencial Enrique Peña Nieto.