Policías de Coahuila lo detuvieron y comenzaron a torturar; uno le dijo a su compañero “lo quieres picadito o nomás le mochamos las rodillas para que quepa en la bolsa”

(14 de noviembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Los agentes del GATE comenzaron a golpearlos en diversas partes del cuerpo como la cara y las costillas, además de ponerles una bolsa de plástico en el rostro para que no pudieran respirar.

Así se los llevaron detenidos, subiéndolos a los vehículos de la corporación. Después de dos horas aproximadamente se dirigieron a los terrenos del Lienzo del Charro, en las instalaciones de la feria.

Los bajaron y de nuevo los comenzaron a golpear en la cara, las costillas y las piernas. Además de esto, los mojaron y les dieron toques eléctricos con una chicharra en diversas partes del cuerpo, pegándoles con un radio.

En tanto, uno de los elementos del GATE tomó del brazo a uno de ellos y le dijo “bájate hijo de tu puta madre”, lo tiró al suelo y lo empezó a patear. Después lo levantó y otro de los miembros del GATE llegó con una bolsa de plástico, se la puso en la cabeza pero la bolsa alcanzó a cubrir a hasta la altura de su tobillo.

Él sintió cuando uno de los miembros del GATE apretó la bolsa en su rostro y empezó a amarrarla alrededor de su cuello. Por eso comenzó a asfixiarse mientras lo golpeaban en el estómago y las costillas y luego se desmayó.

No sabe cuánto tiempo pasó antes que pudiese reaccionar de nuevo. El procedimiento de dejarlo sin aire lo repitieron alrededor de diez veces, en cada una de las cuales él se desmayaba.

Uno de los miembros del GATE le dijo a otro compañero “lo quieres picadito o nomás le mochamos las rodillas para que quepa en la bolsa”, en clara alusión a lo que pensaban hacerle, lo anterior de acuerdo a testimonios aportados a la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), para conformar el documento México: Asesinatos, desapariciones y torturas en Coahuila de Zaragoza constituyen crímenes de lesa humanidad.

Ciertamente, en Coahuila, los miembros de las corporaciones de seguridad han infligido a las víctimas privadas de libertad física bajo su custodia y control, graves dolores y/o sufrimientos físicos o mentales.

El documento se concentra en demostrar que, en Coahuila, entre los años 2009 y 2016 se han cometido crímenes de lesa humanidad de competencia de la CPI. Además de Los Zetas, los autores materiales de estos crímenes, se indica: son las corporaciones de seguridad estatales (Policía Municipal, Policía Estatal Acreditable, GRI, GATE, GATEM y/o GRUPO DE ELITE, GROM):

Afirmando que del 2009 al 2011: Las autoridades estatales responsables de la seguridad han cometido crímenes de lesa humanidad en coordinación con Los Zetas. También han apoyado u omitido actuar frente a la comisión de estos crímenes por Los Zetas.

Del 2011 al 2016: Las autoridades estatales responsables de la seguridad han cometido crímenes de lesa humanidad directamente.

Los casos presentados en dicha comunicación dan cuenta de 73 personas en Coahuila que han sido víctimas de privación grave de la libertad física. Lo propio ocurre con las 195 y 367 víctimas reportadas en los registros de personas no localizadas o desaparecidas de las organizaciones Familias Unidas en la Búsqueda y Localización de Personas Desaparecidas y el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, respectivamente.

En un número importante de los casos se configura un concurso de crímenes. En ese sentido, es posible afirmar que el 100% de los casos que sustentan la comunicación constituyen una privación grave de la libertad física como crimen de lesa humanidad, en los términos descritos en el Estatuto de Roma, señalan las organizaciones.

En otro caso analizado por Revolución TRESPUNTOCERO, él fue golpeado en la cabeza por los miembros de la Policía Estatal Acreditable. Estaba sangrando de la cabeza y de la nariz, y con este último golpe se le nubló la vista, perdió el conocimiento, y ya no supo más de él.

Todo esto hasta que le echaron un bote de agua y despertó. Después lo tuvieron paseando en la camioneta, y ahí lo seguían golpeando. Luego lo llevaron, ya junto a su primo a la base de la Policía Estatal Acreditable.

Ahí los esposaron y golpearon, colocando una llanta entre ambos. Al día siguiente los amarraron de una cerca. Él se caía porque estaba sangrando mucho de la nariz y sintió que se desmayó.

Previamente empezó a expulsar sangre por la boca, por lo que lo desengancharon de la cerca, mientras permanecía desvanecido pero consciente. Él escuchaba que uno de los agentes decía “éste ya se murió, ya se murió”, llevándolo a una especie de tanque de agua donde lo metieron con la cabeza hacia adentro, y volvió un poco en sí.

De acuerdo a las organizaciones que han denunciado que en Coahuila se han cometido crímenes de lesa humanidad, existe un ataque contra la población civil. “Los Zetas y los miembros de las corporaciones de seguridad de Coahuila (Policía Municipal, Policía Estatal Acreditable, GRI, GATE, GATEM y/o GRUPO ELITE, GROM) han realizado múltiples actos de violencia que comprenden los crímenes de privación grave de la libertad física, tortura, y desaparición forzada de personas, todos ellos cometidos contra la población civil del estado”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...