Problemas sexuales donde la mente juega un papel importante

  1. DISFUNCIÓN ERÉCTIL (DE)

    La DE se define como la inhabilidad de tener o mantener una erección firme por el tiempo requerido para un funcionamiento sexual saludable. Los estudios muestra que afecta al 50% de los hombres de más de 40 y alrededor del 10% de menos de 40. Aunque existen factores que contribuyen a ella, como la diabetes, problemas de corazón, obesidad o estilo de vida – como fumar o beber en exceso, casi el 99.9 por ciento de quiénes padecen DE también se quejan de estrés o presión mental/emocional. Todos estos factores deben ser tomados en cuenta para un tratamiento efectivo de estos casos.

  2. VAGINISMO

    Clínicamente definido como un desorden sexual, el vaginismo es un padecimiento donde la mujer no se entera de que lo tiene hasta su primera penetración sexual. El vaginismo provoca espasmos involuntarios de los músculos que rodean la parte exterior de la vagina cuando el cuerpo siente una penetración inminente. Esto hace muy doloroso el sexo y , a veces, la pareja no puede penetrar por tanto dolor. Tal problema requiere de terapia conductual meticulosa y de largo plazo para descubrir qué puede estar causando tal respuesta corporal.

  3. DISMENORREA

    Muy común entre las adolescentes y jovencitas, la dismenorrea es un padecimiento caracterizado por dolor uterino severo durante la menstruación. La causa más común es una mayor actividad muscular durante la menstruación, pero hay estudios que sugieren que podría haber raíces sicológicas o conductuales causando este problema. La mayoría de ginecólogos/as le dicen a sus pacientes que el dolor desaparecerá al casarse – en otras palabras, cuando la mujer tenga penetración y se embarace, llegando a la máxima contracción uterina. Pero la dismenorrea puede continuar como un dolor asociado a ello debido a las emociones y sentimientos personales hacia el sexo.

  4. ANORGASMIA

    Como su nombre sugiere, la anorgasmia es la inhabilidad de alcanzar el orgasmo aún con adecuada estimulación. En el hombre, puede presentarse como eyaculación retardada y como falta total de orgasmo clitoral o vaginal en la mujer. De hecho es más frecuente en la mujer que en el hombre; y aún más en mujeres postmenopáusicas. Aunque se sabe que es causada por múltiples factores como neuropatía diabética, esclerosis múltiple, mutilaciones genitales o trauma pélvico, también existen muchas razones sicológicas potentes. Por lo tanto, además de medicación a gran escala, también suele recomendarse terapia sexual conductual.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...