(09 de enero, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- El 30 de julio de 2015, a las 7:30 de la tarde, Evelia Bahena García recibió una llamada telefónica y al contestar un hombre le dijo “contigo quería hablar tú eres la que se siente la líder chingona, que todos te la pelan, te aviso que te tienes que largar de aquí tú y el Lic. Félix Rodríguez Navarrete, y Diana Carolina, porque se los va a cargar la verga, te voy a partir tu madre”. 
Poco después de haber colgado, Evelia recibió un mensaje de texto a su celular del mismo número desde el que la llamaron antes con escrito “sé que vives en Zaragoza y tu esposo es un moreno carga una moto así que mejor vete de aquí porque te voy a partir tu madre a ti y a toda tu familia atentamente la maña”.
Inmediatamente después, Evelia se dirijo a la Colonia Tlachinollan y durante el camino se dio cuenta de que una persona en una motocicleta la estaba siguiendo. Además, además una señora le dijo que una mujer y dos hombres la habían ido a buscar ese mismo día sobre las 2 de la tarde, insistiendo que buscaban a la líder de nombre Evelia y que le diese su número y su dirección y preguntando que si en esa colonia vendían terrenos. Al no obtener ninguna información de la señora, los tres individuos se retiraron.
La activista se dirijo hacia la Gendarmería, que ese mismo día la acompañó a interponer una denuncia ante el Ministerio Público del Fuero Común del Distrito Judicial de Hidalgo de Iguala, Guerrero.
El día sábado 1 de agosto de 2015, Evelia recibió un nuevo mensaje de amenazas a su celular diciendo “mira hija de toda tu puta madre estas poniendo en riesgo a tu familia piensas que el Gobernador y los Gendarmes te van a ayudar tú eres la pinche rata que crees que le paso al líder de la 10 de mayo esto les va por andar estafando a la gente este es el último aviso soy uno de los que le robaste me sacastes de mi casa ahora te voy a sacar de esta vida”.
Cabe destacar que Evelia había ya sido víctima de amenazas de muerte en 2007, cuando empezó a luchar en apoyo a las comunidades de Real de Limón y La Fundición, ambas del municipio de Cocula, Guerrero, en contra de las empresas mineras, y en 2012 cuando empezó a apoyar a una parte de los habitantes de la Colonia Ficus de Iguala, quienes estaban siendo despojados de sus tierras. Cabe destacar que antes de convertirse en una activista defensora de la tierra, Evelia había sido una mujer ultrajada por la violencia física y psicológica de su entonces esposo. 
El cineasta español Alejandro Pedregal, había llegado a México con el propósito de documentar y realizar un guión cinematográfico sobre el caso de la defensora de derechos humanos oaxaqueña Bety Cariño y el activista finlandés Jyri Jaakkola, ambos asesinados en 2010.
Agosto de 2015 se dio el primer encuentro entre Evelia Bahena García y Alejandro, en aquel encuentro hablarían sobre Bety Cariño, puesto que ambas activistas habían mantenido una amistad a raíz de la lucha social compartida, contra las empresas extractivas, en Guerrero.
Evelia llegó a la Ciudad de México como una desplazada por motivos de violencia y amenazas en su contra, las cuales incluían sentencias de muerte, tras mantener un continúo apoyo a su comunidad, un territorio saqueado en despoblado por las grandes empresas mineras, por lo cual estaban al borde del colapso y la desaparición.
Sin embargo, Evelia también tenía una historia profunda que incluía la violencia intrafamiliar de la cual logró salir para ser una víctima más de los ataques violentos en la defensa de su pueblo. En aquella reunión, el cineasta español conoció la lucha profunda de Evelia contra las acciones ilícitas de las mineras, el ejército y las instituciones. 
Contra el amedrentamiento y el sexismo en su propia sociedad, así es como Evelia Bahena García ha mantenido una intensa lucha por proteger el patrimonio natural de su comunidad. Alejandro sabía que necesitaba contar aquella historia de vida, donde se entrelaza una genealogía de luchadores sociales que han visto detrás de las reformas legislativas económicas, del manejo de la ignorancia y del uso de las Fuerzas Armadas para fines privados, el abuso a los comuneros y la destrucción de la naturaleza.
Foto: Emma Landeros/ Referente 3.0
“En la extracción tóxica de oro Guerrero, en la maquinaria masiva, se muele restos arqueológicos y el futuro territorio fértil, prodigo en su flora y fauna”, se afirma en Evelia: Testimonio de Guerrero (Foca, 2018), de Alejandro Pedregal.
A lo largo de las páginas de este libro, se entreteje un relato profundo donde también se visualiza una denuncia contra los vínculos entre las corporaciones multinacionales, el crimen organizado y las autoridades estatales del sexenio pasado y anteriores. 
Es así como el testimonio de Evelia, guía la investigación de una realidad siniestra que hunde sus raíces en historia de México y en su relación inicua con Canadá y Estados Unidos, se describe en la obra.
“Desde el primer momento me di cuenta que la historia de Evelia era una historia que me interesaba saber. Me llamó mucho la atención su forma de ver el conflicto porque, para mí, tiene una visión totalizadora. Es decir, dentro de lo difícil que ha sido su vida personal tiene la capacidad de abstracción para entender la complejidad de un problema social.
“El encuentro con Evelia me hizo conocer un poco más de Guerrero y estudio e investigo más sobre la región. Pero son las conversaciones con ella las que abren todo un campo de investigación y de interés que hacen que ahora el libro sea una combinación de la vida de esta activista con lo que sucede en ese estado, que no es más que una situación trágica que vive la población”, puntualiza Alejandro Pedregal, en una entrevista para Revolución TRESPUNTOCERO.
El cineasta comenta que la historia de Evelia es intensa y dramática, pero que además refleja una realidad social y por extensión de una gran parte de México. Donde también se esbozan los problemas cotidianos a los que se enfrentan los luchadores sociales así como los defensores de la tierra en este país. 
Evelia, comenta, es un ejemplo de una mujer que estaba siendo anulada por una situación de violencia doméstica y que encuentra en la lucha de los marginados socialmente la fortaleza para superar una situación personal trágica. 
La activista, recuerda, tiene un momento de reflexión en el que decide que si va morir prefiere hacerlo en la montaña luchando por algo que tiene significado a morir en casa de un golpe. “Habla de cómo la lucha social interviene en la fortaleza de una persona. En esa historia se puede observar lo que significa la resistencia, así como aprender y unirse a otros”. 
Al cineasta le impactó el momento en que Evelia habla del vínculo que existe entre el pico de violencia que se a alcanzado por parte del crimen organizado y los intereses estratégicos de las trasnacionales”.
Alejandro indica que generalmente se habla del narcotráfico, las mineras y la corrupción de las autoridades, como entes separados, sin embargo, para él, el núcleo del problema es que no son espacios compartimentados sino que son interrelacionados en el que los intereses y beneficios son compartidos siendo las trasnacionales las que obtienen mayores ganancias.
Lo anterior se produce cuando se alza un pico de violencia -que no es casual- sino que se perpetra cuando las trasnacionales buscan romper con algún tipo de resistencia ciudadana. En cuanto al gobierno de Guerrero, el cineasta indica que, históricamente han sido represores frente a los defensores de derechos humanos. Existiendo continuamente -hasta el gobierno de Peña Nieto- un maltrato a esa resistencia.
“Considero que las posibilidades de cambio son complicadas, por todos los intereses clientelares que están instalados en el estado, los cuales parecieran ser difícil de romper. Pero, de cierta manera, tengo esperanza que haya cierto cambio para bien. Además, habrá un cambio significativo para con las comunidades, no es lo mismo querer entablar un diálogo con alguien que está dispuesto a enviarte al ejército a que con otro gobierno haya receptividad.
“No es lo mismo saber que las policías y el ejército estarán ahí en cuanto abras la boca que con alguien que al menos esté dispuesto a escucharte. Cabe señalar que las cifras de México -hasta el gobierno saliente- son las cifras de una guerra civil no declarada, en términos de asesinatos, desapariciones y desplazamientos. En términos absolutos creo que el único país que supera a México es Siria, pero ahí hay un conflicto bélico abierto”, señala.
El cineasta señala que lo que ocurría con México, es que había sido un buen sitio “para hacer negocios” con el extranjero, en el peor sentido de los términos. Quiere decir, explica, que ha habido una clase política que ha estado dispuesta a vender los recursos de este país a un precio muy bajo, sencillamente viendo por sus propios intereses. 
Alejandro, puntualiza que en el caso de México, a nivel internacional no se le presta la misma atención que como sí sucede con otras regiones del mundo. “No tiene el mismo azote mediático como sí lo ha tenido un país como Venezuela que al fin y al cabo lucha por mantener una cierta autonomía. A nivel internacional llegan muchas noticias de otras cosas suceden en México pero pocas de lo que sucede con los Derechos Humanos de activistas que muchas veces terminan muertos.
“Cuando este país siempre ha estado en los primeros lugares del top de asesinatos de periodistas, de defensores de la tierra, quiero decir que junto a Brasil, Colombia y Filipinas, siempre están en los primeros sitios y este tipo de noticias no se cubren o si se hace es de una manera marginal. En general, creo que esto responde a una agenda de intereses en los que hasta ahora los gobiernos anteriores no han hecho ruido, ‘no han dado problemas’. Siento que el mexicano se ha insensibilizado y pareciera que ha naturalizado esta situación. Pareciera que hay un vacío ante estos problemas que afectan a todos”.
El autor comenta que durante las entrevistas con Evelia, no estaba seguro si primero debía escribir un artículo y después un documental, después de abordar la idea de hacer un texto éste se convirtió el lo que ahora es un libro sobre la vida personal y la lucha social de Evelia, una mujer golpeada y agraviada en la lucha por la resistencia y defensa de su pueblo. 

Compártelo con tus amigos

Emma Martínez

Periodista e investigadora social. Especialista en Política Internacional, Historia militar y del combate siglos XX y XXI. Líneas de investigación: Conflictos bélicos de Medio y Próximo Oriente, terrorismo, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada por parte de Fuerzas Armadas Mexicanas.