(17 de enero, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Los Desesperados (Planeta, 2019) podrían ser la próxima leyenda del rock mexicano, todo lo que necesitan es un poco de suerte y que el asteroide que se dirige hacia la Tierra no impacte en ella. 

Entre fiestas, conciertos, decepciones amorosas, cultos apocalípticos y avistamientos de ovnis, la banda descubrirá que lo más difícil no es alcanzar la fama, sino mantenerse unida.

En su travesía para convertirse en el mejor grupo del universo, Los Desesperados se cruzarán con un singular desfile de personajes: un obsesivo fan, un roadie con una extraña maldición, una maestra de yoga que cautiva a todo aquel que la ve y una versión miniatura de un Principito que se parece a Cerati.

La trama anterior forma parte de la primera novela de Joselo Rangel, músico, compositor y escritor, quien retrata el mundo del rock de la forma en que sólo el guitarrista de Café Tacvba podría hacerlo: con irreverencia, sentido del humor y, sobre todo, una potente narrativa con gran ritmo.

Los Desesperados, nacieron a través de un cuento de Joselo quien siguió narrando la vida de la banda en cuatro más. Al llegar al quinto se dio cuenta que lo que estaba escribiendo ya era una novela. 

“Varios amigos me hicieron ver que se trataba ya de una novela y no de un conjunto de cuentas y me sugirieron trabajarla como tal. Al momento de encontrar sello editorial (Seix Barral), comencé con el proyecto aunque los cuentos quedaron intactos, salvo por algunas correcciones que se necesitaron para darle coherencia a esta totalidad. 

“Fue una buena forma de pasar del género de cuento a la novela de una manera que no me abrumó. Soy lector de novelas y me encantan las novelas grandes, que tienen muchas páginas y alguna vez jugué a escribir una novela y fue muy abrumador”, comenta Joselo a Revolución TRESPUNTOCERO.

Cada capítulo cuenta una historia. En el primero podemos ver a una banda que comienza a tocar las mieles de la fama y durante una de sus giras visita un table dance, donde una de las bailarinas se parece a la novia del vocalista. “Para contar esa historia necesitaba una banda de rock y otros personajes, los cuales comenzarán aparecer dependiendo de cómo los voy necesitando”.

Joselo comenta que la responsabilidad de un ‘dios escritor’ es que al crear un personaje se le tiene que dar una personalidad -forma de hablar y de comportarse-, un background, vivencias y para él esto no fue problema. “Lo hice de manera natural al mismo tiempo que contaba la historia. De pronto hubo cosas que le pasaron a los personajes que yo no tenía la intensión de que fuera así. 

“Por lo mismo nunca pensé que mi personaje principal fuera el Sabbath, el staff de esta banda, quien es un personaje muy famoso y talentoso. Al final es el que lleva el hilo de la novela. Así es la vida. Nunca sabemos quién es el personaje principal, creemos que somos nosotros y siempre buscamos que todo nos salga bien a nosotros pero resulta que hay gente alrededor de nosotros que también está viviendo historias y cada uno puede ser el personaje principal… o no”.

La novela es una mezcla rock, el amor … y los ovnis, sobre esto Joselo, sonríe y asegura que es la forma en que él es. “Si escribir es la forma en la que te muestras, yo me muestro tal cual. Los ovnis no están lejos de mi vida cotidiana, no porque se me parezcan sino porque está tanto en mis lecturas, como en mi forma de pensar; siempre la fantasía es muy cotidiana. 

“En esta novela hay elementos que pueden ser llevados hacia la fantasía o ciencia ficción y utilizo de estos dos géneros para contar mis historias”, comenta Joselo. Quien en algún momento inventa drogas, inventa abducciones extraterrestres, todo esto para contar elementos de la historia que se plasma en Los Desesperados.

Sin caer en la caricatura, todos los personajes de la novela tienen características que poseen los rockeros. Joselo pone como ejemplo el capítulo en la que un baterista sube al cerro más alto a tocar la batería para ponerse a tocar lo más fuerte que se pueda y que nunca había hecho. 

Los bateristas que han leído esta parte del libro, recuerda Joselo, le han asegurado que es algo que a ellos les gustaría hacer en la vida. Así es como de alguna manera va describiendo a los músicos. Lo cual se relaciona con el título. “Estamos desesperados, no por la fama. Casi todos los músicos que conozco no buscan la fama por la fama si no harían otra cosa. Están buscando poder conectar con un público. Que haya mucha gente escuchándolos. La fama viene después”. 

El guitarrista de Café Tacvba menciona al escritor británico Nick Hornby, como uno de sus autores favoritos, cuya pluma siempre hace un guiño hacia la música (High Fidelity, About a Boy, Juliet, Naked, Funny girl). Joselo, cuando soñaba con escribir una novela o un tema de ficción pensaba como influencia en este autor. “Que tiene mucho de relaciones humanas pero siempre hay un elemento de música en todas sus novelas. Él es un contador de historias”.

Joselo divide su tiempo entre las grabaciones, las giras, las composiciones musicales, la literatura y su familia. Padre de dos hijas de 12 y 9 años también encuentra tiempo para la familia y es el los interminables viajes hacia los conciertos o a la espera de éstos cuando tiene el mayor tiempo para crear textos que después serán cuentos o una primera novela.

“Lo que quiero divertirme. Y me divierto escribiendo y contando estás historias. Ahora lo hago con relación al rock pero quiero escribir otro tipo de historias que se me ocurren y sin duda lo seguiré haciendo. Estoy hablando más de relaciones humanas, que es lo que más me entusiasma de esta vida. Poder observar las decisiones que tomamos, como nos comportamos ante cierta situación límite”. 

Joselo ama los libros y es un lector obsesivo desde los diez años. Y tener un libro ahora de su autoría, causa una gran satisfacción en él, señala. Por lo que espera que los lectores conecten con su obra, como él lo ha logrado con otros autores que admira y despertar la imaginación a quien tenga en sus manos a Los Desesperados.

“Me dicen que es un libro muy divertido y creo que divertirte en estos tiempos está muy bien. De repente vivimos momentos violentos, con presión, estrés y en medio de eso poder sacarle una carcajada a alguien creo que es algo beneficioso”, comenta Joselo. 


Compártelo con tus amigos

Emma Martínez

Periodista e investigadora social. Especialista en Política Internacional, Historia militar y del combate siglos XX y XXI. Líneas de investigación: Conflictos bélicos de Medio y Próximo Oriente, terrorismo, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada por parte de Fuerzas Armadas Mexicanas.