Siempre fue este camino. “Decidí ser músico desde muy chico, a los 12 años”, cuenta en entrevista para Revolución 3.0., Josué Cerón.

Tras estudiar en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de la UNAM, el reconocido director coral David Arontes,  lo invita a ingresar al coro de la escuela. Más tarde, ingresa al Conservatorio para la licenciatura en Piano y es  en Mayo de 2001 cuando el entonces director del Conservatorio Nacional de Música Selvio Carrizoza lo llama y le sugiere el cambio de carrera de Piano a Canto, poniendo punto final al vaivén de intereses musicales en la vida del barítono.

 

Y es entonces cuando el futuro del talentoso mexicano se define:

“A partir de este momento el carrera de Josué comienza a tomar vuelo al estrenar el papel del barítono en la ópera La Rondine de G. Puccini en 2001 obteniendo por esta interpretación la primera crítica de ópera formal por parte de Erick Zermeño, famoso crítico operístico”, se lee e su prolija trayectoria artística.

El 21 de noviembre de 2004 realizó su debut en el Palacio de Bellas Artes en el papel de Sulpice de la ópera La fille du régiment de G. Donizetti convirtiéndose en el barítono más joven en debutar en el Palacio de Bellas Artes como protagónico titular con tan solo 22 años de edad.

Luego de ello, las oportunidades escénicas continuaron. Poco a poco, Josué se ha ganado los aplausos de miles de personas alrededor del mundo, mostrándonos que el esfuerzo y la pasión pueden ser convertidas en éxito.

 

¿Qué es lo  viene?

En cuanto a las expectativas del sexenio, Cerón celebra que frente a las Instituciones artísticas, aún continúen al mando personas expertas que aman la música. Por otro lado, pese que en México no hay mucha creación de ópera, el baritono asegura que la oferta de espectáculos de calidad, existe.

Es cuestión de buscar y atreverse a ir. Hay una gran gama de alternativas económicas o incluso gratuitas en nuestra Ciudad.

Ante la pregunta de qué les diría a las personas que consideran la ópera sólo para cierto “estrato social” o una cuestión de élite, el músico asegura que hay que quitar los prejuicios y las ideas concebidas del arte y dejarse sorprender.

En marzo,  se presentará con “La Flauta Mágica, según Papageno de Mozart” en Teatro de la Ciudad. Es una buena opción para conocer su trabajo. Síguelo en redes sociales para estar al tanto.


Compártelo con tus amigos

Carolina Romero