(21 de marzo, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Nasrin Sotoudeh, es una destacada defensora iraní de los derechos humanos, que ha sido condenada a 38 años de prisión y a recibir 148 latigazos tras dos juicios manifiestamente injustos, ha denunciado Amnistía Internacional. 

“Los cargos contra ella se deben únicamente a su trabajo pacífico en favor de los derechos humanos, que incluye su defensa de los derechos de las mujeres y su oposición declarada a la pena de muerte”.

Nasrin Sotoudeh, es una destacada abogada de derechos humanos. El 9 de febrero de 2019, la Oficina de Aplicación de Condenas de la prisión de Teherán, donde se encuentra recluida, le informó que se había dictado sentencia en la causa más reciente contra ella. Nasrin tuvo ocasión de leer la sentencia, en la que se la declaraba culpable de siete cargos y se le imponía una pena de 33 años de cárcel y 148 latigazos. 

El juicio se había celebrado in absentia el 30 de diciembre de 2018 ante la Sección 28 del Tribunal Revolucionario de Teherán. No se le ha permitido contactar con su abogado. Algunos de los cargos que se le imputaban estaban relacionados con su oposición a las leyes sobre el uso forzoso del hiyab, entre ellos “incitar a la corrupción y la prostitución” y “cometer abiertamente un acto pecaminoso […] apareciendo en público sin hiyab”. 

Entre las actividades legítimas que las autoridades han aportado como “pruebas” contra ella se incluyen: oponerse a las leyes abusivas, discriminatorias y degradantes de Irán sobre el uso forzoso del hiyab; conceder entrevistas a medios de comunicación sobre los arrestos y las detenciones violentas de mujeres que protestaban contra dichas leyes, y quitarse el hiyab durante las visitas penitenciarias, denunció la Organización es una carta dirigida a Ali Jamenei, Líder supremo de Irán y revisada por Revolución TRESPUNTOCERO.

El 11 de marzo de 2019, Mohammad Moghiseh, el juez que dictó la sentencia, causó confusión al informar a la prensa de que Nasrin había sido condenada a siete años de prisión por dos cargos, uno de los cuales —“insultos al Líder Supremo”— no figuraba entre los que se le imputaban. En respuesta, Nasrin Sotoudeh ha pedido a los abogados iraníes que denuncien al juez ante el tribunal disciplinario de la judicatura por difundir mentiras.

Ilustración: Cartoon Movement

En septiembre de 2016, Nasrin Sotoudeh había sido condenada a cinco años de prisión en otra causa tras ser declarada culpable in absentia por la Sección 28 del Tribunal Revolucionario de Irán. 

Nasrin no pudo asistir al juicio porque las autoridades judiciales le negaron la entrada al considerar que no llevaba la debida vestimenta islámica. Fue acusada de “difusión de propaganda contra el sistema” y de “reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional”. 

Sin embargo, el juez, incumpliendo el procedimiento, la declaró culpable de otro cargo —“ayudar a esconder a espías con el propósito de perjudicar la seguridad nacional”— basándose para ello en actividades como sus reuniones con diplomáticos extranjeros. Esta causa está actualmente ante un tribunal de apelación.

Nasrin Sotoudeh fue detenida el 13 de junio de 2018 en su casa, en Teherán. La llevaron a la prisión de Evin, donde se halla recluida en el ala para mujeres. No se le ha permitido acceder a su abogado. 

Las actividades pacíficas de derechos humanos llevadas a cabo por Nasrin Sotoudeh contra el uso forzoso del hiyab, incluidas las realizadas como abogada, como reunirse con sus clientes, se han utilizado para abrir una causa penal contra ella. 

Los otros tres cargos formulados en su contra — “formación de un grupo con el fin de perturbar la seguridad nacional”, “difusión de propaganda contra el sistema” y “reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional”— también están basados en actividades pacíficas que las autoridades consideran “delictivas”, entre ellas pertenecer a grupos pro derechos humanos, como el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos y la Campaña para la Abolición Gradual de la Pena de Muerte. 

Incluso la insistencia de Nasrin Sotoudeh en elegir a un abogado independiente en vez de a uno de los 20 seleccionados por el presidente de la Magistratura fue citada por el fiscal como acto delictivo.  

En 2012, cuando cumplía una condena anterior en la prisión de Evin, Nasrin Sotoudeh había sido galardonada por el Parlamento Europeo con el premio Sájarov a la libertad de conciencia, junto el cineasta iraní Jafar Panahi. Amnistía Internacional tiene entendido que jamás recibió dinero alguno por el premio.


Compártelo con tus amigos

Emma Martínez

Periodista e investigadora social. Especialista en Política Internacional, Historia militar y del combate siglos XX y XXI. Líneas de investigación: Conflictos bélicos de Medio y Próximo Oriente, terrorismo, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada por parte de Fuerzas Armadas Mexicanas.