(01 de abril, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Las fiestas en honor de la Diosa de la Sal inundan de entusiasmo la capital tenochca mientras Moctezuma recibe jubiloso la noticia del nacimiento de su hija Tecuichpo.

La joven princesa vive tiempos felices hasta que los funestos presagios avistados en sueños por su padre se hacen realidad: el monarca reconoce en el ejército dirigido por Hernán Cortés a los dioses dispuestos a aniquilar su imperio para dar paso a una nueva era.

El destino obliga a la princesa a convertirse en protagonista de la defensa de su pueblo y atestiguar la destrucción de su mundo. Tecuichpo, la que fuera esposa de Cuitláhuac y Cuauhtémoc, los dos últimos gobernantes aztecas, es tratada como botín de guerra y obligada a contraer matrimonio en tres ocasiones con lugartenientes de Cortés.

Ahora llamada Isabel, lucha por mantener sus derechos como noble indígena y llega a ser una mujer poderosa e influyente en la recién nacida Nueva España.
 
A 500 años de la llegada de Cortés a México, se publica esta edición conmemorativa de Isabel Moctezuma, novela en la que Eugenio Aguirre ha dado voz a Tecuichpo Ichcaxóchitl, hija predilecta del emperador, para recrear con la fidelidad de un experimentado cronista los pormenores de la vida cotidiana azteca antes de la llegada de los conquistadores españoles y los avatares de un encuentro que cambiaría la historia y daría origen al mestizaje iniciado por Gonzalo Guerrero.

El novelista, cuentista y ensayista, Eugenio Aguirre, conversó con Revolución TRESPUNTOCERO, sobre Isabel Moctezuma (Planeta, 2019), y afirmó que al ser la hija predilecta vivió la cultura del poder durante el señorío de Moctezuma. “Le tocó vivir el esplendor de una corte suntuosa, interesante y atractiva. De lo cual habría que dar noticia y yo quería dar voz a la mujer mexica, para que nos contara cómo era la vida de las doncellas y cómo se les educaba”.

Sobre Hernán Cortés, señala que era un empresario con visión moderna para su época. “Es el que trae la caña de azúcar, el ganado, le da un giro muy importante a la vida cotidiana de los mexicas. El personaje perverso de los hechos de la Conquista es Pedro de Alvarado. Que es un psicopata, un asesino que perpetra la masacre  del Templo Mayor.

“Cerró todas las entradas del Templo Mayor y da instrucciones a sus soldados que maten a quienes están adentro. Matan como al 85% de la nobleza mexica. Él es el personaje negro de la Conquista no Cortés”, explica Aguirre. 

Para el autor, la Conquista no es algo que se deba conmemorar, tampoco pedir disculpas. Simplemente se debe reflexionar qué sucedió. Ya que, comenta, en ese momento cambió el mundo. “Traen algunas instituciones legales importantes. Se les protegió a los indígenas. Se crea la Hacienda como unidad productiva y financiera importante y la Iglesia opera como la banca (de manera razonable), prestaba dinero al 3%”.

Isabel Moctezuma, es un libro sustancial para el conocimiento de la historia de nuestra cultura, indica Aguirre, quien asevera que aportará mucha información y conocimientos ya que está “muy bien documentado. Es un muy importante leerlo, señala.

Eugenio Aguirre escogió al personaje de Isabel Moctezuma, porque señala quería darle voz a las mujeres. “La historia oficial (académica) era misógina y era machista. No se consideraba a las mujeres y menos se les daba voz”. El autor puntualiza que en las novelas del siglo XIX nunca se consideró la parte sexual de las mujeres mexicanas.

“Nunca leías nada sobre el particular. Como si fueran piedras. Este libro, lo deberían leer todas las mujeres mexicanas. Para que tengan una idea de cuáles han sido sus raíces y la gestación de género”, explica Aguirre.


Compártelo con tus amigos

Emma Martínez

Periodista e investigadora social. Especialista en Política Internacional, Historia militar y del combate siglos XX y XXI. Líneas de investigación: Conflictos bélicos de Medio y Próximo Oriente, terrorismo, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada por parte de Fuerzas Armadas Mexicanas.