(13 de mayo, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Una mañana como cualquier otra, el poeta Attar despierta convertido en un pájaro abubilla. Se reúne con aves venidas de todas partes para hablar de la crisis que azota a su mundo, plagado de guerras, aire emponzoñado y tristeza general. 

El pájaro abubilla los convence de emprender el vuelo en busca del rey Simurg, que vive en la montaña de Kaf. Sólo él tiene la respuesta que puede salvarlos. En su difícil travesía los pájaros más valientes deberán cruzar los siete valles: Búsqueda, Amor, Conocimiento, Desapego, Unidad, Asombro y Muerte.

Sólo entonces llegarán a su destino para entender que la respuesta a sus problemas se encuentra más cerca y más lejos de lo que nunca imaginaron.

El coloquio de los pájaros (Sexto Piso, 2018), es una hermosa adaptación gráfica del artista Peter Sís -ganador de incontables premios de literatura infantil y juvenil-, a partir del legendario poema persa de Farid Udin Attar, que ha fascinado por generaciones a lectores de la talla de Jorge Luis Borges.

El coloquio de los pájaros, cuenta Sís en una entrevista para El País, “lo sedujo porque es una historia sobre la vida. Y en ella todos buscamos que alguien nos ofrezca respuestas”.

En el libro “son los pájaros quienes deciden que el mundo se está desmoronando y tienen que encontrar a alguien que sea su líder”. En la realidad, los estadounidenses -Sís vive en Nueva York desde hace casi 30 años- votaban al suyo, Barack Obama, cuando el ilustrador ultimaba el proyecto. En su opinión, y también en la de Farid Ud-Din Attar, todos haríamos mejor en buscar nuestras respuestas en otro lugar, dijo a ese medio.

De acuerdo a la información del mismo medio, el checo Peter Sís estaba ilustrando El libro de los seres imaginarios de Jorge Luis Borges para la editorial Penguin cuando se encontró con El coloquio de los pájaros, poema que el místico Farid Ud-Din Attar escribió en el siglo XII. Y durante años, sin que ningún editor se lo encargase, pintó escenas de ese texto clásico de las letras persas:

Cuando el poeta Attar despertó una mañana,

después de un sueño intranquilo,

se dio cuenta de que se había convertido

en un pájaro abubilla.

Aunque muchos se mostraron reticentes -no querían abandonar sus comodidades terrenales-, el poeta/pájaro abubilla los convenció para cruzar los siete valles: el de la Búsqueda, el del Amor, el del Conocimiento, el del Desapego, el de la Unidad, el del Asombro y el de la Muerte.

“Sólo entonces llegarán a su destino para entender que la respuesta a sus problemas se encuentra más cerca y más lejos de lo que nunca imaginaron”.


Compártelo con tus amigos

Alfredo Acosta