(10 de junio, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- La editorial Planeta lanza este 2019 la colección Bordes, que reúne las voces literarias más potentes que se publican en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay. 

La colección reúne los sellos literarios de mayor tradición de Grupo Planeta: Seix Barral, Tusquets, Destino, Espasa y Emecé; en donde los lectores podrán disfrutar de un gran número de obras destacadas, en un formato de bolsillo, con una edición que mantiene un diseño vintage. 

Las novelas están disponibles en todos los países. Y a continuación presentamos una sinopsis de las obras que conforman la colección Bordes. 

La luz difícil: Jacobo ha decidido morir. Un accidente de tránsito lo ha dejado parapléjico y con dolores tan fuertes, que le hacen la vida insoportable. David, su padre, se enfrenta a la más dura de todas las pruebas: ser testigo del proceso. Mientras Jacobo viaja a un lugar de Estados Unidos donde su muerte sea posible, David soporta en Nueva York las horas aferrándose a la esperanza de una inevitable pregunta: ¿se arrepentirá su hijo en el último minuto? 

Casi veinte años después —con la visión desgastada y el espíritu atento— David reconstruye su vida en Nueva York, sus días de pintor prolífico, el accidente de Jacobo y, sobre todo, los momentos de espera junto a su familia, mientras su hijo se dirige al destino que ha elegido. 

El estupor del dolor no le impide presenciar la belleza con infinita atención, y su relato se convierte en testimonio de la vida misma, tan inmensa y poderosa que incluso contiene la muerte. Esta potente y emotiva novela representa de manera lúcida la narrativa de un autor que siempre se ha interesado por explorar la cercanía de los opuestos, mostrándonos que cuando la muerte es inminente, no queda más remedio que contar y reivindicar la vida.

La naturaleza seguía propagándose en la oscuridad: Una niña aprieta un pez con fuerza en una de sus manos. Una mujer adulta se duele de haber leído la página del diario de su hija adolescente. Otra se despide ebria de su exmarido reptando sobre la leche derramada en la cocina. 

Una más viaja al corazón de la selva con su pareja mientras ve cómo el clima corroe su ánimo y sus ganas de querer a alguien. Estas mujeres parecen ser una misma mujer desdoblada en varios tiempos. Son protagonistas de estos relatos en los que la vida queda suspendida, sin necesidad de conclusiones apremiantes. Estos cuentos, por misteriosos y bellamente escritos, son sin duda una revelación.

El mitómano: Un vendedor de motos se aferra a su imaginación para aumentar las ventas, pero sus exageraciones lo enfrentan a un dilema: su esposa, una madre conservadora, le exige que deje de mentir. Lo que ocurre en la terapia de pareja es tan sorpresivo como el secreto que guarda la señora, uno que envuelve otro, porque el pasado siempre está ahí, obligándonos a recordar la verdad, aunque la inventemos.

El mitómano es un hombre que transforma la realidad, la borronea y reconstruye. El significado de su vida es una proyección volátil. Más que soñar, respira a través de sus anhelos. Y ese oxígeno de su incesante autoengaño lo confronta con las preguntas que se ocultan detrás de sus decisiones. Cualquier parecido con la realidad… 

Macías es un especialista en la construcción de personajes que salen de las páginas para acariciarnos y golpearnos. Conmovedores y crueles; enfermizos y entrañables, no temen sacudir a los lectores con el espejo fantasmal de sus perturbaciones, que a veces, de tanto comprender, se reflejan en nuestros ojos. Hablamos de uno de los autores más inteligentes del Ecuador. 

El monstruo pentápodo: Raymundo Betancourt es el ciudadano modelo: profesionista honesto y responsable, solidario y comprometido con el bienestar de su comunidad. Pero como la vida no sólo es trabajo, también se permite dos sencillos placeres cotidianos: los chicles de canela y las niñas que mantiene secuestradas en su sótano.

El monstruo pentápodo nos enfrenta sin ambages ni eufemismos con la mente oscura del asesino, del psicópata adorable y manipulador ante cuyos encantos sucumbió Aimeé –otra “pequeña”, pero a su modo- hasta el punto de volverse cómplice a cambio de un poco de amor.

Liliana Blum es tan hábil como despiadada. No se toca el corazón para empujar al lector al foso donde habita esa bestia con piel de ángel que se esconde a plena luz y que podría ser tu vecino, o el mío, o el de cualquiera.

Lluvia: La desaparición de una niña que juega a diario con seres mágicos, desplazados por la guerra que son víctimas del desprecio de quienes debían protegerlos, un grupo de universitarios que debuta entre las filas del MRTA, comunidades amazónicas que son arrasadas por la codicia del mundo moderno, un caminante que regresa al lugar de su nacimiento en busca de los retazos de su identidad. 

Como quien se asoma a un pozo infinito, estos nueve cuentos invitan a sumergirnos en los abismos de la inocencia, en un recorrido simbólico donde la memoria, como un torrente incontenible en forma de lago, de lluvia, de mar o de rocío, se infiltra en los paisajes más disímiles de una sociedad que pareciera no hallar redención. 

En este nuevo conjunto de relatos, que va desde el realismo más crudo hasta un registro de aliento fantástico, Pacheco explora con sutil dramatismo los claroscuros de la condición humana: el deseo, la traición, el desencanto, el amor y la muerte irrumpen como una tormenta, trastocando irremediablemente el destino de cada uno de los personajes.

El amor es una catástrofe natural: ¿El odio es más duradero que el amor? ¿Hay alguna relación familiar que no sea un malentendido? ¿Cruzar fronteras requiere perder la inocencia? De un cuento a otro, hay guiños, un cristal facetado que entreteje mundos en estado de precario equilibrio. 

La chica que abandona su empleo en un país en plena crisis, la búsqueda de un niño que fue abandonado en el bosque, el joven que se comunica con los animales, el hombre que acude a un llamado de emergencia en plena madrugada, la mujer que se gana la vida contando cómo fue criada por lobos, son protagonistas de relatos extraños, que exploran las infinitas formas del amor, siempre desde los bordes, en territorios ambiguos acechados por el desvarío y la supervivencia. 

Con un lenguaje propio y una mirada aguda e implacable, Betina González construye un libro de cuentos excepcional, que roza lo maravilloso para acercarnos mejor a lo real.

El espectáculo del tiempo: ¿Qué se puede hacer contra la arrogancia de la eternidad? Una sola cosa: vivir. O dos: vivir y contar. El narrador de esta historia –un empresario del cine que apenas se siente escritor– sufre de cronofobia y ve cómo el tiempo actúa dañando las cosas y los hechos: “El tiempo es un espectáculo que se puede ver”. La misión de contar ese espectáculo obliga a su escritura a reaccionar contra el tiempo con la épica del insecto que enfrenta a una bestia.

El espectáculo del tiempo es una novela total sobre la intimidad más profunda de las personas y la grandeza insondable del universo. Las aventuras del amor, los hábitos del sexo, las crisis y los oasis familiares, las comedias del trabajo y el ocio, los múltiples disfraces de la muerte, los viajes, el relato histórico y la vida de los otros se despliegan y conectan como partes de un organismo que busca sobrevivir al olvido.

Este libro –como el tiempo– empieza con el Big Bang y termina en el Big Crunch. Entre ambos flotan las historias de todos nosotros y la probada pericia de Juan José Becerra que se consolida, sin duda, como uno de los grandes narradores del Río de la Plata.

38 estrellas: El 30 de julio de 1971, treinta y ocho presas políticas se escaparon de un penal de Montevideo en el marco de una acción conocida internamente como Operación Estrella. Casi todas eran militantes tupamaras que no superaban los veinticinco años de edad. Y cada una de ellas ayudó a conformar, con esa fuga, un hito internacional que terminaría cayendo en un olvido injusto.

Luego de una larga documentación y de varias entrevistas a muchas de sus protagonistas –entre ellas Lucía Topolansky, compañera de Pepe Mujica– Josefina Licitra logra reconstruir los pormenores de un evento carcelario y político que tiene los condimentos necesarios para transformarse, antes que nada, en un relato policial extraordinario.

Josefina Licitra es una de las más brillantes escritoras de América Latina. Maneja la crónica con maestría. Su fama es avalada por los premios que recibió, por los alumnos a los que instruyó y, por sobre todas las cosas, por los lectores a los que cautivó. En 38 estrellas no solo investigó con destreza notable una historia cinematográfica sino que además escribió, tal vez, su texto más potente, con la elegancia y la calidez de siempre.


Compártelo con tus amigos

Alfredo Acosta