(22 de julio, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Jesús Israel Moreno Pérez, desapareció el 8 de julio de 2011 durante sus vacaciones en Chacahua, Oaxaca. Era estudiante de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La Procuraduría del Estado de Oaxaca determinó el delito como robo y homicidio, en el marco de una serie de irregularidades de la actuación de los funcionarios públicos, de acuerdo con la información aportada por Idheas a Revolución TRESPUNTOCERO.

El joven estudiante inició su viaje el 4 de julio de aquel año. Sin compañía, salió de su casa en Coyoacán, Ciudad de México, con rumbo al sureste del país, “para escribir sobre las vivencias de la gente que encontrara”. 

Tras la desaparición, Carlos Moreno Zamora, padre de Jesús Israel, realizó la denuncia en el municipio de Tututepec con el número de averiguación previa 176/RG-2011 y después se pasó a Puerto Escondido con el folio PE149/COSTA2011. 

Pasaron seis meses y el 4 de enero del 2012, el entonces el Procurador General de Justicia del Estado, Jesús López López, publicó en el portal de la dependencia el esclarecimiento del caso, asegurando que Jesús Israel había sido encontrado muerto y consignaron a cuatro personas por ello, que fueron torturadas previamente para inculparse de los hechos, de acuerdo con  la investigación de Idheas. 

Sin embargo, las autoridades judiciales nunca entregaron el cuerpo a los familiares, realizaron una necropsia sin cadáver y a pesar de ello falsearon un informe forense, dio a conocer Idheas, que realiza el acompañamiento del caso.  

El padre de Jesús Israel, Carlos Moreno reprochó la actitud irresponsable del entonces gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo y recordó a la procuraduría que él ha hecho la investigación que ellos no. 

“Es horrible sentir en cada momento la indiferencia de la autoridad. Yo he rastreado todas las pistas posibles en el litoral y en los municipios aledaños a Chacahua, he recorrido, más de 30 veces, la comunidad lagunera caminando hasta por veredas y he pegado fotografías de mi hijo en toda la ruta que él siguió para que alguien me diga si lo vio, incluso a lo largo de la ruta de Zipolite, Puerto Ángel, Pochutla y Mazunte, hasta San José del Pacífico pero allí ninguna autoridad a las que les he pedido auxilio, ha querido ayudarme a buscar a mi hijo”. 

Jesús Israel, con veinte años de edad emprendió un viaje, como geógrafo deseaba saber más de los atractivos turísticos creados por la naturaleza en medio de la biodiversidad y el medio social en donde la mayoría de las personas hablan su lengua materna que es el mixteco. 

“El 4 de julio, Jesús Israel, habló con sus  padres para informarles que había llegado a , Monte Albán, después a Puerto Escondido en donde estuvo los días 6 y 7 de julio y el día 8 también llamó a su mamá para decirle que iba llegando a Chacahua, en donde desapareció”.

Carlos Moreno, asegura que la noticia de la desaparición de su hijo afectaba la imagen de turismo mundial de Chacahua, también conocida como “La Joya Oculta de Oaxaca” y por eso la Procuraduría del estado cerró el caso en ese momento haciendo un “montaje”, intentando darle identidad de su hijo Jesús Israel a otro cuerpo que fue encontrado en las lagunas. 

Entre otras de las inconsistencias de la Procuraduría destacan varios puntos como el hecho de que nunca solicitaron la sabana de llamadas del teléfono del estudiante”ya que el celular seguía activo porque su padre Carlos Moreno continuó abonándole dinero para mantenerlo activo y que Telcel pudiera rastrearlo”.  

No hubo seguimiento alguno al reporte de movimientos de la tarjeta de crédito Banorte que Jesús Israel traía consigo. Tiempo después el teléfono del joven fue localizado en poder de una mujer de nombre Ricarda Nicolás Reyes, pero nunca se le dio seguimiento a las contradicciones en las que incurrió cuando se le preguntó por qué tenía el aparato.

Durante el proceso del caso, se denunció que la Procuraduría estatal realizó un montaje para sostener que se había encontrado el cuerpo ahogado del estudiante en la laguna. En noviembre del 2015, la organización Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, presentó este caso ante la el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. 

En la cadena de autoridades omisas se encuentra también la Rectoría de la UNAM. Carlos Moreno manifestó incrédulo el desdén del entonces Rector, José Narro Robles con quien pudo hablar sólo una vez, “sin que manifestara interés por el caso de Jesús Israel”. 

“En la Universidad hay más de 50 casos de estudiantes desaparecidos y la propia rectoría ha preferido criminalizarlos, dejarlos en el olvido y ha decidido relegar los casos para no reconocer que son parte de la evidencia de desaparición forzada en el país y que ha permeado hasta los estudiantes”, se declaró. 

De acuerdo con Idheas, en las zonas turísticas de Oaxaca existen diversas bandas de narcotráfico que se están peleando territorio y que fueron descubiertas por Carlos Moreno quien entró en contacto con ellos para saber si tenían a su hijo. “Es por ello que cuando Carlos Moreno regresa a esos puntos, es constantemente amenazado de muerte”, se dio a conocer.

En referencia al caso, el 10 de julio pasado la Cuarta Sala Penal y Constitucional del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Oaxaca, mediante sentencia de 3 de julio de 2019, resolvió el Juicio para la Protección de los Derechos Humanos interpuesto por la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, por el incumplimiento de la recomendación 13/2016, relativo a la búsqueda del estudiante universitario Jesús Israel Moreno Pérez desaparecido el día 8 de julio de 2011 en el poblado de Chacahua.

En dicho fallo, la Cuarta Sala Constitucional confirmó que la Fiscalía había sido omisa en dar cumplimiento a los puntos recomendatorios que establecieron la realización inmediata de una investigación, seria, profesional y científica, agotando todas las líneas de investigación tendientes a la localización con vida de Jesús Israel, así como la sanción de los servidores públicos involucrados en amenazas a las víctimas, y aquellos que obstaculizaron la investigación.

La Sala ordenó el cumplimiento de la recomendación y declaró la obligación de la Fiscalía de rendir información al Tribunal de manera bimestral para asegurar los avances en el cumplimiento del fallo. En caso de que la Fiscalía incumpla el fallo, la Sala podrá seguir de manera oficiosa el trámite de inejecución y tendrá las más amplias facultades para lograr el cumplimiento de la sentencia, incluyendo la separación del puesto y consignación de la autoridad responsable.

“Como representantes de la familia exhortamos a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca a dar cumplimiento a la sentencia emitida por el Poder Judicial del Estado de Oaxaca. Desde IDHEAS, observamos que mediante la decisión emitida por la Sala Constitucional, el Fiscal de Oaxaca está obligado a cumplir con la ley, con las recomendaciones de Derechos Humanos y deberá dejar la simulación sobre la investigación de casos de personas desaparecidas y especialmente realizar las acciones que la fiscalía viene negando desde hace 8 años, tiempo desde el cual el joven Jesús Israel fue desaparecido”, afirmó el abogado de IDHEAS Guillermo Naranjo.

El caso de Jesús Israel se encuentra pendiente de resolución ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. En caso de reconocerse, implicaría la responsabilidad internacional para el Estado mexicano.


Compártelo con tus amigos

Emma Martínez

Periodista e investigadora social. Especialista en Política Internacional, Historia militar y del combate siglos XX y XXI. Líneas de investigación: Conflictos bélicos de Medio y Próximo Oriente, terrorismo, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desaparición forzada por parte de Fuerzas Armadas Mexicanas.