(07 de noviembre, 2019. Revolución TRESPUNTOCERO).- Arnulfo salió de su casa para impartir una platica en el centro de rehabilitación de la ciudad de Tlapa de Comonfort, en el estado de Guerrero, nunca llegó a su destino. Al día siguiente encontraron su camioneta abandonada, pero sin rastros del activista.

El viernes 11 de octubre, aproximadamente a las 20:00 horas, fue desaparecido, el activista Arnulfo Cerón Soriano, integrante del Frente Popular de la Montaña y del Movimiento por la Libertad de los Presos Políticos del Estado de Guerrero (MOLPEG).  

Un día después, apareció abandonada la camioneta en la que viajaba el activista Cerón Soriano en la colonia Magisterio, aún con las llaves puestas, sin que hubiera más indicios de él. Por estos hechos se interpuso una denuncia en la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición Forzada y Búsqueda de Personas Desaparecidas en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, a la que se le asignó la carpeta de investigación número 12022510400165121019.

Arnulfo Cerón Soriano es un abogado y activista que se ha destacado por pertenecer a diversos movimientos sociales y luchas en el estado de Guerrero, iniciando su trayectoria en Tlachinollan en 1995 a través de su servicio social donde apoyó durante 2 años. 

En el 2000 fue detenido y torturado, acusado por un homicidio que no cometió, Tlachinollan contribuyó con su defensa y después de año y medio fue absuelto. Posteriormente, se integró a un despacho particular para coadyuvar con la defensa de pueblos indígenas en el cual se mantuvo más de 10 años. 

Como parte del Movimiento Popular Guerrerense (MPG), se sumó desde el 2014 a la lucha y exigencia por la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, participando activamente en las manifestaciones de junio de 2015 en Tlapa de Comonfort, en contra de la jornada electoral que se celebraba ese año por la falta de respuestas al caso Ayotzinapa y que dejó como saldo la ejecución extrajudicial de Antonio Vivar Díaz.

Desde el 2016, como parte del Frente Popular de la Montaña, se ha encargado de organizar a las colonias y comunidades de la región para exigir respuesta a sus demandas sociales. Por esta labor de defensa de derechos humanos recibió diversas amenazas y se enfrentó a una campaña de descalificación este año por parte de las autoridades municipales y medios locales.

Gabriela Pablo, esposa Arnulfo Cerón Soriano, inició desde ese día junto a sus hijos una búsqueda incansable para encontrarlo, sin resultados positivos.

Arnulfo, recientemente estuvo apoyando a comerciantes ambulantes de la ciudad de Tlapa, que vivían abusos por parte del presidente municipal de esta localidad. “Por esa acción de defensa, mi esposo sufrió amenazas y descalificaciones públicas”, comentó Gabriela Pablo.

“Mis hijos, su madre y yo hemos denunciado con las autoridades correspondientes, pero hasta el momento no hemos tenido resultado. Las autoridades tan solo les dicen, que se han implementado acciones para mi búsqueda, pero hasta el día de hoy no tenemos noticias”, agregó Gabriela. “Conforme pasan las horas, son menos las probabilidades que lo encontremos con vida”.

Sobre el caso, el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la FIDH, hizo un llamado al gobierno de México para intervenir de manera urgente.

Según las mismas informaciones, revisadas por Revolución TRESPUNTOCERO, se han producido grandes dilaciones en las diligencias realizadas para su búsqueda, lo cual resulta especialmente grave al tratarse de un caso de desaparición y en el que, por lo tanto, las primeras horas son fundamentales, razón por la cual se promovió la Ley General sobre desapariciones forzadas que buscaba revertir estas dilaciones, al establecer fiscalías especializadas y comisiones de búsqueda en todas las entidades del país para así asegurar la búsqueda inmediata de personas, señalaron los organismos internacionales.

También se reclamo que, el Comisionado de Búsqueda del Estado de Guerrero no se haya aún pronunciado públicamente sobre el caso ni se ha puesto en contacto con la familia ni con sus representantes.

El Observatorio destacó que no se trata del primer ataque en su contra. Resaltando que en el 2000, Cerón Soriano fue detenido por elementos de la policía ministerial y torturado, acusado por un homicidio que no cometió, y después de un año y medio, durante el que el CDH Tlachinollan contribuyó con su defensa, fue absuelto. 

También reiteró su preocupación por el contexto adverso en el cual las personas que defienden los derechos humanos realizan su labor en México y, particularmente en el Estado de Guerrero. 

Por lo que exigió a la autoridades guerrerenses y federales que se dispongan todos los medios necesarios para llevar a cabo acciones de búsqueda efectiva para la localización y presentación con vida de Arnulfo Cerón Soriano.

En tanto, el  Frente Popular de la Montaña, ciudadanas y  ciudadanos -en  brigadas- realizaron  búsquedas  en las colonias de Tlapa  para  encontrar a Arnulfo. ELas autoridades no hacen las búsquedas necesarias y es lo que movilizó a las ciudadanas y  ciudadanos a recorrer las colonias preguntando casa por casa y  entregando volantes”, se denunció. 

De acuerdo a los activistas, hay una crisis de los derechos humanos en la Montaña de Guerrero que no se puede ocultar bajo las sombras de las estructuras del poder y de otros poderes fácticos, que hacen una combinación perfecta cual si fuera una empresa macrodelincuencial. 

“El fenómeno de la desaparición  no hace más que reflejar la ausencia de las autoridades y una crisis socioecológica, política, económica y hasta moral. La desaparición  del indígena nahua, Arnulfo Cerón   Soriano, originario de Tlatzala, es el clímax de muchas desapariciones en Tlapa, pero no se habían denunciado por el miedo que  implanta la delincuencia organizada.

“El Fiscal General del Estado de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, ha venido a Tlapa para las supuestas investigaciones y búsquedas para la localización de Arnulfo Cerón, sin embargo,  ciudadanas y ciudadanos realizaron las búsquedas  por las colonias de Tlapa porque las autoridades no lo están haciendo”, se señaló.

Se denunció que por parte de las autoridades nunca se emprendieron acciones de prevención, incluso antes de la desaparición de Arnulfo Cerón, puesto que  ya existían personas desaparecidas, tan sólo del 2019 se tienen 25 personas desaparecidas, 19 en  Tlapa, que  Tlachinollan ha registrado.

“Por su parte, el gobierno municipal de Tlapa debería estar emprendiendo acciones de publicidad, programas de radio, spot, anuncios en  lugares estratégicos de la región de la Montaña, una  recompensa entre otras que  por ley es su obligación  del presidente  municipal, Dionicio  Merced Pichardo García, así como el gobierno estatal y  federal.

“Es inconcebible que las autoridades le resten importancia a las vidas de las personas, importándoles más los protocolos burocráticos para la localización  con  vida de Arnulfo. Además de que las autoridades son permisivas  de grupos armados que mantienen asediada a la sociedad, este escenario quiebra a un sistema político y económico y evidencia la crisis rampante de los derechos humanos en un país en aparente democracia”.


Compártelo con tus amigos

Alfredo Acosta