Mexican President Enrique Pena Nieto (R) is followed by US presidential candidate Donald Trump after a meeting in Mexico City on August 31, 2016.
Donald Trump was expected in Mexico Wednesday to meet its president, in a move aimed at showing that despite the Republican White House hopeful's hardline opposition to illegal immigration he is no close-minded xenophobe. Trump stunned the political establishment when he announced late Tuesday that he was making the surprise trip south of the border to meet with President Enrique Pena Nieto, a sharp Trump critic.
 / AFP / YURI CORTEZ        (Photo credit should read YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

Relación con Trump, de mucho mayor trascendencia y complejidad que el aumento del precio de las gasolinas: Peña

Luego que Donal Trump insistiera en los últimos días que en efecto “México pagará el muro”, Enrique Peña Nieto respondió que no será así y advirtió que “su gobierno no aceptará amenazas para que empresas no inviertan en el país”.

Agregó, “es evidente que tenemos algunas diferencias con el próximo gobierno de Estados Unidos, como el tema de un muro que México, por supuesto, no pagará”, apuntó.

Además dijo que buscarán acuerdos que den certidumbre a la inversión en los tres países en una revisión del TLC, la cual se extienda a las empresas que han elegido a México como destino de inversión.

“Vamos a defender las inversiones nacionales y extranjeras en México. Vamos asegurarnos de que México siga siendo un destino confiable y atractivo para invertir. En esta materia deben existir reglas claras para que continúe el flujo de capitales en la región. Rechazamos cualquier intento de influir en las decisiones de inversión de las empresas con base en el miedo o en amenazas”, dijo.

Ante un centenar de embajadores de México en el mundo, cónsules, legisladores, gobernadores y empresarios, el mexiquense aseguró que el mundo está atento sobre cómo el país enfrentará dos grandes desafíos: el incremento al precio de los combustibles y la relación con Trump. Esto último, consideró, es de mucho mayor trascendencia y complejidad que el aumento del precio de las gasolinas.

Insistió, el gobierno trabajará para tener una buena relación con el próximo Presidente, que sea benéfica para los mexicanos. Peña Nieto enlistó los objetivos en los que se basará un acuerdo con el Gobierno estadounidense, entre ellos que “Estados Unidos asuma el compromiso de trabajar de forma corresponsable para detener el tráfico ilegal de armas, así como para frenar el dinero de procedencia ilícita y lograr que cualquier repatriación se realice de forma ordenada y coordinada, garantizando respeto a los derechos humanos”.

Comentar