Si alguien puede perturbar de mala manera el sistema político mexicano es Anaya; AMLO ha sido por 30 años opositor, Echeverría jamás fue un opositor a nada: Doctor Ariel Kuri

(17 de abril, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- En las últimas semanas, las campañas electorales se han caracterizado, entre otras cosas, por los ataques y la guerra del miedo, tanto en mitines, como en mesas de debate y spots.

Dejando ya de lado que Andrés Manuel podría convertir a México en Venezuela, el PAN representado en Ricardo Anaya y Jorge Castañeda han señalado, hasta ahora sin argumentar profundamente la aseveración, que el político de izquierda podría llegar a tener un gobierno como el de Luis Echeverría.

El Doctor Ariel Rodríguez Kuri, niega lo anterior. Señala que se tiene que comparar en un primer momento ambas trayectorias. “Se subraya con frecuencia el origen de López Obrador en el PRI, pero se soslaya que lleva prácticamente 30 años como opositor. Echeverría jamás fue un opositor a nada.

Luis Echeverría jamás organizó ningún tipo de órgano político sino que vivió e hipervivió en el PRI. Lo utilizó al máximo y López Obrador ha pasado por dos partidos políticos a los que ha contribuido a organizar. A Morena desde cero y en cierta forma también al PRD, esa es una diferencia fundamental”, comenta Kuri a Revolución TRESPUNTOCERO.

Otra diferencia que le parece crucial al historiador, es que Echeverría jamás tuvo un puesto de elección popular antes de ser presidente de la República, “por lo tanto desconoció los puntos finos y los puntos gruesos de una campaña, en un contexto de competencia electoral.

López Obrador ha sido alguien que ha participado en campañas electorales y ha tenido un puesto de elección popular, lo cual lo coloca en una dimensión completamente distinta. Mientras que Echeverría era un hombre del aparato -mal que bien- López Obrador es un hombre de las elecciones”.

Añade que en estas elecciones se ha llegado a un momento en donde perfiles como el de José Antonio Meade o como el de Ricardo Anaya dejar al descubierto que tienen poco qué decir respecto a desarrollos alternativos de la economía, sociedad y política, añade el historiador.

Indica que tanto el priista como el panista, “estaban tan atrapados y tan adentro de la jaula del modelo neoliberal que cuando alguien como López obrador dice otra cosa, correcta o incorrecta, se quedan absolutamente sorprendidos porque no se imaginaron que se podía hacer política hablando con muchos matices respecto a la corriente central del pensamiento que ha dominado en México”.

Por lo que indica que, ambos políticos lejos de afianzar sus propias propuestas, se dedican a responder lo que declara Andrés Manuel, “porque literalmente les está hablando en otro idioma. Están aprendiendo esa nueva lengua, que una gran cantidad de ciudadanos sí entiende. Si hay quien no sabe hablar el idioma de la política actualmente son Meade y Anaya”.

Kuri habla del caso de José Antonio Meade, de quien indica pelea su guerra, en dos frentes al mismo tiempo. “Está peleando con el segundo y el primer lugar, lo cual es una enorme desventaja y lo obliga a recurrir a vocabularios y llamamientos radicales, además está peleando una guerra al interior del PRI porque no prende y porque está comprometiendo muchos intereses que se suponía, estaba muy bien amarrados dentro del propio sistema.

En tanto, cuando hace una invocación de la violencia es un tanto cuanto paradójica porque una parte muy importante de la sociedad atribuye esa violencia (de la que se acusa a AMLO) también al gobierno por lo tanto el PRI”.

Señala que fue un argumento que funcionó en 2006, pero ya no porque la violencia existe independientemente de las campañas electorales y lo que pueda preocupar a algunos electores en realidad es mínimo, respecto a lo que viven en medio de una violencia criminal y extendida con respecto a la debilidad de todos los aparatos del Estado, señala.

“En este sentido creo que López Obrador tiene una ventaja muy grande, porque lo que quiere es acreditar el ejercicio del poder. Más que un plan de gobierno, más que un proyecto de gobierno, lo que quiere es volver respetable el poder de la República es decir que le crean al que gobierna.

Y eso justamente está pasando desapercibido, no solamente por los otros candidatos sino también para el círculo rojo de la opinión pública en México. Están demasiado metidos en pequeñas cosas. No se dan cuenta que la autoridad en México ya no tiene respetabilidad”, explica el historiador.

Es López Obrador, señala, quien plantea otra vez el problema de la legitimidad en el ejercicio del poder. Y en eso consiste su radicalidad, que es un punto muy moderado, pero que en las actuales condiciones se ve como algo fundamental, que quien gobierna sea respetable. Independientemente si estamos o no de acuerdo con él, añade.

“Mal que bien México, con toda las taras que ha mostrado más que el INE, el Tribunal Electoral, las votaciones se ganarán con el voto ciudadano sobretodo si el ganador llega con una ventaja de cinco o seis puntos, es posible truquear las votaciones pero las que son muy cerradas, pero con esa diferencia, en una elección nacional es muy improbable”, comenta.

Es por ello que asevera que, sí se gana con el voto ciudadano una elección, pero también se gana con la articulación de una política que neutralice los miedos al cambio. Esperando también que exista neutralidad por parte de los actores no electorales de la política mexicana. “Que no van a amar a López Obrador nunca, pero al menos que se porten bien de aquí al 1 de julio”.

Refiriéndose puntualmente al Tribunal Electoral, comenta que quemó sus naves antes de tiempo. “Yo no sé por qué se jugó el todo por el todo al admitir a El Bronco, que es un ser más o menos marginal ya que en las últimas encuestas pareciera que no va a causar alguna afectación, en todo caso si lo hace sería más a José Antonio Meade, ya propiamente en la urna”.

Añade que, el tribunal quemó sus infiernitos y ahora va estar muy vigilado y muy cercado al calificar las elecciones del 1 de julio. “Cometió un error de precocidad. La elección podría ir más o menos igual con o sin El Bronco pero como lo metieron a rajatabla y contra toda lógica ya se exhibió el Tribunal”.

Rodríguez Kuri, retoma el tema de Andrés Manuel y hace un breve análisis de su trabajo como Jefe de Gobierno y comenta que no es que tuviera las ideas más originales, pero sí acreditó a la autoridad. La colocó en un lugar, donde se esté o no de acuerdo, se volvió respetable.

Señala que esa experiencia política ha sido el mayor aprendizaje de López Obrador, en caso que gane la Presidencia. Añade que, tuvo innovaciones de política pública importantes como la pensión a los adultos mayores, “además se la han copiado pero él la plantea de manera universal para quitar las clientelas”.

No se hicieron estudios de colonias, del nivel económico y marginación, comenta, porque ahí surgen inmediatamente las clientelas sobre todo las partidarias que se roban los beneficios en el sentido político. Fue una buena propuesta, dice el historiador.

Con respecto al segundo piso, indica que fue muy criticado, sin embargo tiene la enorme ventaja que planteó el problema de la movilidad en la ciudad, argumenta Kuri, y además, se abrió un debate muy importante, “y a partir de ahí no ha habido, considero, una sola gran decisión del gobierno ni con Ebrard ni con Mancera, que sea objeto de un gran debate”.

Continúa señalando que pudo ser acusado con referencia a su patrimonio personal, pero no lo compraron, una diferencia muy marcada con los casos de los gobernadores que en los últimos cinco años hemos conocido.

“Por ahora hay que poner atención a las ventajas y desventajas te cada uno de los candidatos. Pero si nos ponemos especular como lo han hecho muchos que han señalado que López Obrador es un caudillo, yo recomendaría observar que el único que tiene la edad de los grandes autoritarios mexicanos es Anaya. Él tiene la edad de cuando Porfirio Díaz llegó al poder por primera vez, tiene casi la misma edad de cuando llegó Salinas a la presidencia.

Que se preocupen por la edad. Si alguien puede perturbar de mala manera el sistema político mexicano es Anaya. No solamente porque no tiene ninguna experiencia de gobierno, sino porque tiene la edad para cometer los grandes errores”, puntualiza el historiador.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...