Videoconferencia cocomanto revoluciontrespuntocero

Soy la voz de los que no tienen palabra: Jorge Mansilla

Mis armas eran la picardía, la sátira y la sorna, siempre en órbitas de creatividad y respeto al mundo oyente
Jorge Mansilla, mejor conocido como Coco Manto, nació en el centro minero Llallagua en Potosí-Bolivia, en 1940. El acercamiento con toda la comunidad minera y todas las inequidades que su gente vivía, lo dotó de una sensibilidad y sentido de justicia.
Ejerció el periodismo durante toda su vida, tanto en la prensa escrita como en diferentes radioemisoras de Bolivia. Su programa más icónico fue “Olla de Grillos”, cuyo eje central era el humor político: “afronté la dramática realidad de Bolivia con un recurso inopinado, el humor no exento de responsabilidad política”, mencionó el locutor.
Se ha destacado por ser de izquierda revolucionaria antiimperialista. Sin embargo, nunca se hizo miembro de ningún partido: “Un periodista tiene que estar abierto a todas las opiniones y procederes sin que eso signifique abandono ni olvido de su conciencia política-ideológica”.
Difundía los comunicados de los partidos revolucionarios y comunistas y se le señaló como el “enlace urbano del foquismo”, por lo que fue perseguido y amenazado.
A causa de las persecuciones en las dictaduras militares de Bolivia, Mansilla Torres fue exiliado de su país “por mi participación revolucionaria en Radio “Illimani, el 21 de agosto de 1971, fui perseguido y llevé vida clandestina hasta que salí desterrado a México, en octubre de ese año”.
Se refugió en Perú en 1972 y regresó a Bolivia en un periodo de amnistía en 1977, al ver amenazada su vida retornó, junto con toda su familia en el año de 1980, al Distrito Federal, donde radica hasta el día de hoy.
Colaboró en el periódico Excelsior durante 25 años como redactor – reportero, jefe del departamento de corresponsales internacionales, editor de suplementos. Ganó dos veces el Premio Nacional de Periodismo otorgado por el Club de Periodistas de México (1989 y 1993).
Ha escrito varios libros entre los que destacan “En Verso y en directo”
(1976); “Pienso luego exilio” (1986); “De Puño y Letra” (1987); “Con
premeditación y poesía” (1993); “Son estos” (2000); “Prosa: arriesgar el
pellejo” (1983); “Animalversiones” (fábulas, 2000); “Breviarios” (frases,
2002); “Breverías. Aforismos bolivianos a más no joder” (2005).
Fue nombrado Embajador del Estado Plurinacional de Bolivia, por el presidente Evo Morales, en el año 2006, cargo que desempeñó durante 5 años y 9 meses. En este período desarrolló la difusión sobre el cambio estructural que se vive en Bolivia, “en mi función como representante de Bolivia, desplegué una de las mayores campañas políticas y sociales para demostrar la validez del proceso de cambios que ahora acontece en el Estado Plurinacional, así como la legítima procedencia indígena, cultural y revolucionaria del gobierno del presidente Evo Morales”.
Su pseudónimo se debe a la conjunción de sus apellidos Man de Mansilla y To de Torres. Y Coco, porque así se les dice, a manera de cariño, a los nombrados Jorge, en Bolivia.

Ir a foto/video reportaje

Comentar