bandera_gay revoluciontrespuntocero

Un alcalde gay de Estados Unidos defiende la separación entre Iglesia y Estado

Pedro M. Bravo Lo que, ya en pleno siglo XXI, debería ser el pan de cada día, parece a veces toda una proeza. Debe de ser por eso por lo que el alcalde de Hartford, en Connecticut, Pedro E. Segarra, ha hecho hincapié en su petición de separar los asuntos de Estado de los asuntos religiosos. Afirmando, sin falta de razón, que si él respeta las normas de las congregaciones religiosas, éstas deben tener el mismo respeto por las leyes civiles.

Segarra, el único alcalde puertorriqueño y abiertamente homosexual de todo Estados Unidos, ha aprovechado una convención LGTB para defender la separación entre Iglesia y Estado, asegurando que una institución no debe regir a la otra y que, en el caso de Puerto Rico, el problema se está acrecentando. Tanto es así que el edil asegura que la región tiende, con esta actitud contraria a que los homosexuales, bisexuales y transexuales puedan ejercer sus derechos igual que cualquier otro ciudadano, a cortar puentes entre ellos y el resto de Estados de EEUU.

Además, el líder político siguió con la bandera multicolor en todo lo alto y recordó a los próceres puertorriqueños en los que ve también una lucha por los derechos LGTB. Asegura que, aunque la causa todavía no fuera tan popular como lo es hoy en día, los fundadores de un Puerto Rico independiente ya estaban en contra de esa discriminación porque querían una sociedad mejor.

Por esa razón, ha instado a las personas y a las instituciones de Estados Unidos a seguir caminando en la dirección favorable a conseguir que los derechos de los homosexuales sean los mismo que los de los heterosexuales, utilizando comparaciones con otras discriminaciones que se han sufrido a lo largo de la historia como “los negros, las mujeres y hasta las mismas religiones”.

Dando unas palabras de aliento a las asociaciones LGTB dijo que, a lo largo de la historia, todas las minorías han conseguidos sus derechos aunque “no vinieron sin sacrificios”.

Comentar