Derechos HumanosPrincipalesRelevante

“Ya matamos a tres y así vamos a continuar hasta que caigan todos ustedes”; amenazan a miembros de comité luego que acusaran a policías de Murat de asesinar a activistas

(16 de mayo, 2018. Revolución TRESPUNTOCERO).- El 12 de febrero pasado, después de ser convocados a una reunión en las oficinas de la Secretaría General del Gobierno de Oaxaca, y tras ser atendidos por Carlos Ramos, subsecretario del gobierno, Abraham Ramírez Vásquez, representante del Comité para la Defensa de los Derechos Indígenas (Codedi), en compañía de otros compañeros de organización, salieron con rumbo a su comunidad Santiago Xanica, tal como lo informó anteriormente Revolución TRESPUNTOCERO

En el camino los cinco integrantes que iban a bordo de una camioneta fueron atacados por un grupo armado. En el hecho violento perdieron la vida tres de ellos. “Alejandro Díaz, de 42 años de edad, quien dejó tres hijas huérfanas, ellas de 15, 10 y cinco años de edad; Luis Ángel Martinez acaba de cumplir los 18 años al momento de ser asesinado y finalmente Ignacio Ventura que era un menor de edad de 17 años.

“Hasta el momento los crímenes continúan en absoluta impunidad. Al gobierno no le interesó la búsqueda de justicia. Aunque han ido ha declarar, no ha habido avances en las investigaciones, hasta el momento no se sabe quiénes fueron los autores materiales e intelectuales. Por el contrario, a nuestros demás compañeros continúan llegándoles amenazas de muerte”, explica a Revolución TRESPUNTOCERO, Cristóbal Ramírez, miembro de la Comisión Política de la organización.

“Ya matamos a tres y así vamos a continuar hasta que caigan todos ustedes”, afirma que es lo que comúnmente le hacen saber a los activistas, por vía telefónica. Por lo que continúan exigiendo que haya resultados favorables en el caso, ya que a tres meses de los hechos no ha habido ni siquiera un pronunciamiento por parte del gobernador del estado, Alejandro Murat. 

Cabe señalar que los miembros de dicha organización mantuvieron un plantón durante tres meses en el zócalo de Oaxaca, en espera que Murat diera algún tipo de declaración, pero esto hasta la fecha no ha sucedido. 

Por su parte el líder de la organización Abraham Ramírez, comentó a Revolución TRESPUNTOCERO que, “fue la policía ministerial los que mataron a nuestros tres compañeros, por lo tanto fue el Estado. Ellos se emparejaron, iban a bordo de una camioneta Chevrolet color verde, antes de eso, ya los compañeros le habían tomado fotos, porque andaba rondando. Ya en la noche, se bajaron y comenzaron a rafaguiarnos. Yo iba de copiloto”.

Ramírez salió ileso porque rodó por el monte, sin disparo alguno pero con heridas que le abrieron la frente debido a los vidrios rotos por los impactos de bala. “Para los compañeros, los disparos fueron certeros, eran armas de alto poder.

“Al compañero que iba de chofer el balazo se lo dieron directamente a la cabeza, lo mismo con otro compañero y al otro en el estómago, murieron un instante ni siquiera pudieron tener atención médica”.

Para el activista Cristóbal Ramírez, en Oaxaca se vive una ola de ataques en contra de colectivos, organizaciones y defensores de derechos humanos quienes padecen amenazas y violencia la cual se incrementó a la llegada de Alejandro Murat.

También se habla de allanamientos de domicilios y tortura contra los activistas, “sin que por esto se vea algún tipo de acción por parte del gobierno estatal, algo que demuestre que dará con los responsables de los crímenes. Y así deslindarse de dicha violencia”.

Cristóbal Ramírez comenta que sí hubo un ofrecimiento para darles protección por medio de escoltas pero ellos se negaron ya que, “son policías y más que cuidarnos nos van a estar vigilando, porque ellos son parte de quienes mandaron a asesinar a nuestros compañeros”. 

“El gobierno estatal, en lugar de realizar una investigación seria para dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales, los premian con cargos públicos y solo dan largas al asunto priorizando su farsa electoral que solamente recrudece los conflictos en las comunidades. 

“Con esto el gobierno de Alejandro Murat en lugar de contribuir a la paz social solo promueve la violencia y los conflictos entre comunidades, creando con esto las condiciones para la entrada libre de megaproyectos de muerte y grupos delictivos, quienes en muchas ocasiones actúan como brazo ejecutor del estado”, afirmaron.

Además, los activistas afirman que, este año que termina la administración de Enrique Peña Nieto deja un saldo de miles de asesinados, desaparecidos y cientos de conflictos sociales en el país sobre todo por la defensa de los territorios de los pueblos, además continua la criminalización de la protesta social, encubierta por “su lucha contra el narcotráfico”. 

“Lo mismo ha sucedido en el estado desde la llegada del junior Alejandro Murat Hinojosa, donde además se han incrementado los feminicidios y el hostigamiento a defensores de derechos humanos y a organizaciones sociales. 

“Frente a este contexto vemos que el sello de este sexenio priísta y el regreso del PRI a Oaxaca es la impunidad, ante esta política del estado, seguiremos exigiendo que se presente y castigue a los culpables del asesinato de nuestros compañeros y que el estado reconozca su culpabilidad al mostrar omisión ante estos casos”.

El 14 y 15 de marzo de 2018 una Brigada Internacional de Solidaridad integrada por personas de Suiza, Portugal, México, Italia, Estado Español, Colombia, Brasil, Bélgica, Austria y Argentina, acudieron al Centro de Capacitación Finca Alemania del Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas (CODEDI), ante la violenta agresión sufrida el pasado 12 de febrero en donde fueron asesinados los tres defensores comunitarios.

“Como parte de la brigada conocimos el proyecto autónomo que se está levantando en este Centro de Capacitación, escuchamos el testimonio de los sobrevivientes y el análisis del contexto actual de los integrantes de los diferentes comités de la organización.

Cabe señalar que, el 7.8% del territorio estatal está concesionado a empresas mineras, dentro del área de influencia del CODEDI existen al menos nueve concesiones mineras y cinco proyectos hidroeléctricos. Si consideramos el histórico contubernio entre las empresas mineras, diferentes niveles de gobierno y grupos paramilitares, es evidente que estos proyectos extractivistas implican amenazas constantes y violentas a la organización comunitaria”, ha informado dicha Brigada Internacional.

En este contexto CODEDI se encuentra en constantes movilizaciones, plantones, difusión y construcción de alianzas, como el Consejo de Organizaciones Oaxaqueñas Autónomas (COOA) en la exigencia de justicia para sus compañeros asesinados y hacer frente a lo que definen como terrorismo de Estado.

“Desde la Brigada Internacional de Solidaridad con el CODEDI, externamos nuestra más profunda preocupación por las amenazas documentadas que aun persisten. Amenazas que ponen en riesgo la integridad y la seguridad de las y los defensores comunitarios, el proyecto autonómico del Centro de Capacitación Finca Alemania y el territorio de pueblos indígenas en la Sierra Sur, Costa, Istmo y Valles Centrales de Oaxaca”, se denunció.