Absuelven a víctima de tortura acusado de extorsión; sufrió fractura de costillas, heridas en el muslo y un oído reventado

(14 de septiembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- José Valdez fue detenido el día 29 de enero de 2011, siendo acusado por el delito de extorsión agravada, todo esto en el contexto del gobierno priista de Cesar Duarte y el Operativo Conjunto Chihuahua, periodo en el cual fue común la fabricación de culpables, mediante la obtención de autoincriminaciones obtenidas con el uso de la tortura, denunció el Centro De Derechos Humanos Paso Del Norte A.C.

En aquel enero, José caminaba por la vía pública con dirección a su trabajo, donde era chofer de una pipa y al llegar a la calle Meneses Hoyos, en Ciudad Juárez, tres agentes ministeriales lo detuvieron, mientras le cubrían los ojos y lo metían en un automóvil; pasaron dos días antes que su familia supiera de su paradero.

De acuerdo a los informes, José iba recibiendo patadas durante todo el trayecto, al llegar a un edificio le dijeron que se quitara toda la ropa, lo acostaron, le pusieron una bolsa negra en la cabeza para iniciar la tortura con la asfixia; con un embudo le echaban agua.

Después, comenzaron a golpearlo en los muslos y en las plantas de los pies con una tabla y no se detuvieron hasta que se rompió, por lo que una parte de éste se le enterró en la pierna izquierda, sangró y el fluido no se detenía, mientras esto pasaba la tortura continuó.

De acuerdo a la información aportada al Centro de Paso Norte, “en los certificados médicos elaborados por personal del Cereso 3 de Ciudad Juárez, se pudo constatar que José Valdez sufrió fractura de costillas, una herida en el muslo izquierdo y un oído reventado”. También se ha mencionado que una de las tantas consecuencias, provocada por la violencia física, “los pies se le inflaman, presenta presión arterial baja y dolores de cabeza”.

A su vez, se ha señalado que, durante el primer juicio, no se valoraron los hechos de tortura a los que fue sometido, en cambio, sí se valoraron pruebas ilícitas que lo condenaron.

“Después de seis años de estar en el Ce.Re.So. de manera injusta, en este mes se abrió el proceso de reposición de juicio, para probar la tortura de la que fue víctima Valdez, así como la ilicitud de las pruebas.

El día 11 de septiembre, se emitió el fallo del nuevo juicio oral para investigar los hechos de tortura, los cuales no se valoraron durante el primer juicio de Valdez”. Las pruebas fueron desahogadas durante el día 07 y 11 de septiembre pasado.

La terna de jueces, emitió un fallo absolutorio por el delito de extorsión agravada. Los jueces admitieron en su resolución, que él ahora absuelto, fue víctima de tortura perpetrada por agentes ministeriales, “ejerciendo de manera efectiva el control constitucional y adoptando una postura asertiva para combatir la tortura”, se explicó.

En el juicio oral se desahogaron dos Protocolos de Estambul, mecanismo establecido a nivel internacional para demostrar si una persona o un grupo de ellas fueron sometidos a prácticas de tortura; uno por parte del Poder Judicial del Estado de Chihuahua y otro por parte de la Red Nacional de Peritos Independientes.

Cabes señalar que el primero de ellos, emitió un dictamen en sentido negativo, porque no estuvo apegado a los lineamientos del Protocolo de Estambul, además no hubo una aplicación correcta de la aplicación del mencionado instrumento.

A diferencia del primero, el Protocolo de Estambul Independiente, estuvo apegado y acatando todos los lineamientos del Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. El peritaje independiente emitió un dictamen positivo, documentando nueve métodos de tortura  así como las secuelas que hoy presenta Valdez.

Aunque Valdez tiene nuevamente su libertad, las graves secuelas de la tortura persistirán, por lo que el Centro De Derechos Humanos Paso Del Norte A.C, así como de la Red de Familiares con Desaparecidos y Sobrevivientes de Tortura, se han solidarizado con Valdez y su familia en todo el largo camino de lucha por la justicia el cual emprenderán. Así mismo, las organizaciones han reiterado que continuarán dando acompañamiento al caso, ahora en el proceso de reparación del daño y castigo a los perpetradores.

“En este proceso les corresponde, tanto al Ministerio Público Federal como al Estatal, realizar diligentemente las investigaciones ordenadas por el juez, sobre los actos de tortura y sus perpetradores y así combatir la impunidad”, se indica.

Por su parte, el derechohumanista, Esteban Rosas Hernández, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que, “la resolución del juez es inédita entre la población tan acostumbrada a que si a alguien lo asesinan es porque es un delincuente, pero a los verdaderos delincuentes de cuello blanco todo se les soluciona con una multa.

La tortura sigue siendo un problema grave para los mexicanos, uno que carcome severamente a la sociedad. Pero para Marina, Sedena y policías es una estrategia del terror, que posiblemente formó parte de la estructura del ataque contra las torres gemelas”.

A su vez menciona que, “además de la desesperación por obtener la libertad, a las familias les cuesta aún más la espera de saber cómo se encuentra la víctima, si sobrevivió y si no tiene golpes mortales. Es preciso mencionar que la tortura en México no es una práctica común, es una estrategia que terror, la cual hasta el momento parece funcionar, aunque sea para amedrentar a los manifestantes”.

Rosas, afirma que es lamentable como los policías y soldados violan, golpean, asfixian y electrocutan a hombres y mujeres para obtener supuestas “confesiones”, “las respuestas que ellos quieren escuchar, son constantemente otorgadas por la víctima con tal que los severos golpes o algún tipo de abuso sexual no continúe. Es así como millones de mexicano ahora son atemorizados e incluso en la frontera, en algunos municipios ya tienen hasta un toque de queda”.

De acuerdo a Amnistía Internacional, el 64 por ciento de los habitantes de México aseguran no sentirse a salvo de la tortura . Y es que la población mexicana sabe que, en su país, prácticamente cualquiera puede ser torturado.

Y aunque en México, señala, existen una serie de leyes ideales para ponerse en práctica con respecto al tema de la tortura, nadie les presta atención, por lo que a consecuencia de esto último se desarrolla la impunidad.

“La ley nunca ha sido cuestionada en cuanto a lo que señala, pero en México casi siempre y con total naturalidad, los torturadores quedan impunes y se saben protegidos por gobiernos y narco. Pero el ciudadano común no tiene protección y también puede llegar a ser una víctima, con mayor rapidez que un delincuente de cuello blando”, indica.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...