istanbul sarışın bayan Antalya Otele gelen bayan
spot_img
spot_img

Como Ulises Ruiz, la de Murat será la política del garrote; “ante represión el pueblo saldrá a defenderse»: FPR

- Anuncio -

(10 de junio, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- Macario Otalo Padilla, dirigente del Frente Popular Revolucionario (FRP) en Oaxaca, advirtió que con la imposición de Alejandro Murat –hijo de José Murat, exgobernador de la entidad célebremente recordado por fabricar un auto atentado- a la gubernatura de ese estado, habrá mayor agitación pues el Partido Revolucionario Institucional (PRI) regresa con el respaldo de las fuerzas armadas.

“Será repetir la política de Ulises Ruiz: la del garrote. Ellos piensan que con represión van a calmar a la población pero nosotros afirmamos que el pueblo de Oaxaca, como el de México, no es un pueblo de cobardes; tiene valor y sabe el momento propicio para empezar a actuar y lo vamos a hacer. Ante la represión que se dé, el pueblo saldrá a defenderse con lo que tenga. Ya lo demostró en el 2006. Oaxaca no se va a dejar, no aceptamos la imposición de Murat, no aceptamos las reformas estructurales y vamos a trabajar por la defensa de nuestro territorio y de nuestros recursos naturales”, sostuvo el dirigente en entrevista con Revolución TRESPUNTOCERO.

El dirigente acusó a Murat hijo –quien en su campaña se empeñó en minimizar la relación con su influyente padre omitiendo incluso su apellido de lonas y espectaculares distribuidos por la entidad- de ser parte de un fraude electoral que tiene por objetivo garantizar, incluso por la fuerza, el avance de megaproyectos lo que sin duda generará malestar en las comunidades involucradas, pues “ninguna está dispuesta a ceder sus recursos a empresas transnacionales a cambio de migajas”, advirtió.

Otalo Padilla argumentó que luego que el Congreso de la Unión aprobara la Ley de Zonas Económicas Especiales y que Peña Nieto anunciara inversiones y obras -a realizarse través de esta figura- en Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca, el Estado mexicano está preocupado porque dichas inversiones no han podido avanzar a causa de la resistencia de las comunidades, organizaciones sociales y movimientos populares cada vez más articulada.

“El gobierno traidor de Gabino Cué aceptó entrar a las Zonas Económicas Especiales y permitir el desarrollo de los megaproyectos; sin embargo, se ve claramente que no van a poder avanzar; en el Istmo, organizaciones de varias comunidades han declarado que no están dispuestas a permitir la construcción del oleoducto Salina Cruz-Coatzacoalcos; en la Mixteca, estamos por la defensa del territorio y los recursos naturales. No vamos a permitir el ingreso de todas esas transnacionales que vienen a destruir el ecosistema, a acaparar los recursos mineros, acuíferos y madereros”, reiteró el dirigente.

Afirmó que en los últimos meses, la atención de Peña Nieto ha estado fija en Oaxaca porque tiene la certeza que si la Sección 22 del magisterio llegara a caer, tendría la puerta abierta para imponer las reformas estructurales; sin embargo, aseguró que el pueblo oaxaqueño sabe de las consecuencias de estas leyes y por eso está brindando su apoyo al magisterio.

 

Militarización en puerta…

El dirigente estatal del FPR advirtió además, que de confirmarse la llegada de Alejandro Murat a la gubernatura, se ampliará la militarización de Oaxaca.

“Para nosotros, el que están imponiendo ya es un proceso de fascismo. Saben que la explotación de los recursos naturales y la instrumentación de los megaproyectos no la van a poder hacer de manera pacífica, por eso van a querer hacerlo de manera violenta en contra del pueblo, pero también para eso nos estamos preparando”, detalló.

Macario Otalo Padilla explicó que su organización, en coordinación con otras, ya trabajan en la creación de Consejos en la Defensa del Territorio y los Recursos Naturales, estrategia que impulsa que municipios y agencias fortalezcan los cuerpos de topiles o policías comunitarias, mismos que son electos a través de una asamblea del pueblo, misma que considera que son los únicos capaces de brindarles seguridad a las comunidades.

Sobre la posible aprobación del llamado mando único en el periodo extraordinario del Congreso de la Unión, el dirigente social argumentó que en Oaxaca se ha instrumentado una figura similar desde hace más de un sexenio; sin embargo, adelantó que ni la Gendarmería ni la policía federal podrán entrar en las comunidades si el pueblo así lo determina.

“Las policías municipales, la estatal, la federal y la gendarmería podrán unificarse, pero ha habido casos, por ejemplo, en la Mixteca, donde entró la Gendarmería y sus elementos fueron detenidos por la comunidad. Tuvo que ir el procurador a negociar su entrega. Las comunidades cuenta con un cuerpo electo por el mismo pueblo, por eso es la única que puede tomar la decisión de lo que se hace al interior de las mismas”, explicó.

Argumentó que las policías comunitarias se han ido formando a consecuencia de que el Estado no responde a las necesidades de la población, por eso opta por generar una organización paralela y aunque hasta ahora la mayoría están desarmadas, son las únicas que han aplicado la ley al interior de las localidades por la creciente percepción de que las otras dependencias de seguridad están infiltradas por el crimen organizado.

 

Unión y organización, la alternativa

Ante este escenario, Otilio Padilla sostiene que la única forma de hacer frente al embate es a través de la conformación de un “Frente Único” que incluya al mayor número posible de organizaciones sociales.

Informó que el FPR ya trabaja en la creación de Comités de Defensa de la Educación Pública para que -junto a la Sección 22- “podamos garantizar que la educación pública sea laica y gratuita, además, para evitar la privatización que viene impulsando Enrique Peña Nieto a través de su famosa reforma educativa, que más que educativa es administrativa y laboral”.

También impulsan la articulación de un proyecto nacional para la defensa de todos los presos políticos, pues están convencidos de que solos no podrán liberar a los suyos; sin embargo, saben que si la presión crece, el Estado se verá en la obligación de liberarlos, “aunque sea por la fuerza”.

- Anuncio -
318,998FansMe gusta
158,090SeguidoresSeguir
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -spot_img

No dejes de leer

- Anuncio -