spot_img
spot_img

El aspiracionismo de la salud

- Anuncio -

Tadeo esperaba impaciente fuera del consultorio sus resultados, Llevaba dos años en constante lucha por saber que tenía y ningún doctor había podido diagnosticarlo, pero estos nuevos estudios prometían ser los definitivos.

Tadeo venía de un pueblo en medio de la sierra entre Hidalgo y Veracruz donde vivió hasta poco después de presentarse esta enfermedad.

El viacrucis para entender lo que pasaba comenzó con la única enfermera del pueblo la cual solo pudo recetarle una pomada y aspirinas lo cual solo incrementó el problema.

Tadeo lo único que pudo hacer y por recomendación de la enfermera, que por cierto le llamaban doctora, fue ir de emergencia a la ciudad más cercana a que lo revisara el doctor del pueblo para valorarlo porque vivía en la ciudad.

Fue una sorpresa al llegar con el doctor puesto que lo primero que le dijo es que como venía del pueblo le haría un buen descuento; Tadeo se quedó pensativo y con tono un poco sumiso le contesto que estaba bien. Pero no estuvo al final nada bien ya que el doctor no pudo discernir qué enfermedad tenía y lo mandó a Jalapa ya con un especialista, para este momento Tadeo ya no tenía prácticamente nada de dinero lo bueno es que el doctor era del Seguro popular y no le cobraría, sin embargo, al llegar y preguntar por el doctor le dijeron que prácticamente casi no iba al hospital porque tenía su consultorio privado muy cerca de ahí, la fortuna, por decirlo de alguna forma, es que el internista lo reviso llegando a la misma conclusión de que debía revisarse con el especialista el doctor Morales.

En este punto Tadeo estaba en una encrucijada, si regresarse a su pueblo o buscar un trabajo temporal para vivir y pagar la consulta.

Fue por todas estas razones que prefirió quedarse, trabajó como loco 3 meses para poder pagar la consulta y vivir. Hasta que lo logró y el doctor Morales le pidió más pruebas y estas costaban y siguió trabajando y así durante 2 largos años de pruebas y consultas hasta llegar a donde comenzamos esta historia…

Es curioso ver cómo desde 2018 lo que más utilizan las gárgolas neoliberales para atacar tiene que ver con salud, me parece curioso porque ya es hasta descarado como se ríen sabiendo que era uno de los puntos más problemáticos a los que se enfrentaría el gobierno de Andrés Manuel por el desmantelamiento y corrupción que ellos mismos dejaron.

Mafias en la compra y venta de medicamentos, un desmantelamiento al borde de la extinción no solo de las instalaciones, sino también del personal médico, simplemente el hecho de que toda la clase política contaba con seguro de gastos médicos mayores hacía más que evidente hacía dónde estaban dirigiendo todo.

Obviamente las acciones minarquistas de los desgobiernos anteriores impactó de manera sustancial en el gremio de la medicina y como el manual neoliberal lo dicta empezaron a crear un aspiracionismo gremial, no olvidemos que el neoliberalismo crea su legitimidad a partir de vender sueños para todos pero que en la realidad solo el 5% logra alcanzar.

Las jerarquías éticas comenzaron a moverse en muchas doctoras y doctores soñando ejercer su profesión en las grandes redes empresariales de la salud, finalmente con tantas promesas de “éxito” y “triunfo” quién va a querer trabajar en el seguro social o el ISSSTE forjando experiencia y solidez en esta tan humana profesión teniendo enfrente como promesa un mundo perfecto, inmediato y donde hasta los pacientes eran de lujo.

No, las doctoras y doctores no tienen la culpa de volverse en su mayoría elitistas y algunos hasta racistas, fue el sistema, este maldito sistema que afortunadamente desde hace 3 años está tratando de girarse hacia otro lado en México pero que desafortunadamente sigue incrustado en muchos sitios y en muchas mentes.

Extinguir al Estado y poner al libre mercado como rector de todo ha sido el intento de masacre y genocidio más grande que ha vivido y vive la humanidad y de esto son muy conscientes sus fanáticos aunque su hipocresía puede llegar a confundir a unos cuantos.

Hace unos pocos días salió en redes sociales un lamentable video de una doctora llamada Ana Ceci, digo desafortunado por la terrible estructura y argumentación que decidió utilizar en este contenido audiovisual:

  • Habla por todos los médicos.
  • Descontextualiza la problemática diciendo que el presidente dijo que “no hay médicos” cuando en realidad dijo “no hay suficientes”
  • Luego su marcado sentido elitista con respecto a su especialidad y hablando desde el “yo” reclamando plazas.
  • Luego inserta en su discurso a cirujanas y cirujanos así como a ginecólogas y ginecólogos.
  • Dice que tiene muchos amigos que quieren regresar a ejercer a sus ciudades ( ¡ojo!, inconscientemente sigue pensando en privilegios) y luego dice provincias reclamando de nuevo el donde están las plazas.

Los profesionales de la salud son indispensables y fundamentales en cualquier sociedad actual, sin embargo, la concepción del que hacer y cómo hacerlo es más fundamental para el desarrollo de la igualdad, por supuesto qué hay plazas y aunque no son suficientes las hay, pero lamentablemente no donde ellas y ellos quieren por lo que prefieren aceptar dar consultas en farmacias que moverse de su zona de confort.

Este tema requiere un análisis muy profundo e interdisciplinario, donde urge un entendimiento más allá de lo qué hay y no hay, de lo que se quiere y no se quiere, necesitamos entender el sistema que nos dejaron y el cómo se está intentando moverlo hacia otro lado.

Videos de este estilo dejan al descubierto que a esta élite, con honrosas excepciones, el neoliberalismo les arrebató muchas jerarquías éticas, mucho entendimiento sociológico y lamentablemente hasta el juramento hipocrático de sus entrañas.

México necesita profesionales y especialistas de la salud que estén convencidos que la única forma de sacar al país adelante es moviéndose de su zona de confort, sacudiéndose su aspiracionismo y empezar a trabajar para todos dejando a un lado el yo.

… fue muchos años después cuando por fin ya había un doctor realmente presente en la plaza del pueblo de Tadeo que se dió cuenta que la enfermedad de Tadeo era por exponerse demasiado a una planta que sólo crecía en esa región y pudo comenzar un tratamiento eficaz.

- Anuncio -
318,998FansMe gusta
158,090SeguidoresSeguir
- Anuncio -
- Anuncio -

No dejes de leer

- Anuncio -