spot_img
spot_imgspot_img

Frustración

- Anuncio -

¿Qué es un medio hegemónico?

Hegemonía es la dirección suprema, la preeminencia o el predominio de una cosa sobre otra; cuando hablamos de los medios entendemos que es una referencia a todo aquel espacio de comunicación al que pueden todos tener acceso, por ende, los medios hegemónicos son aquellos que predominan por su capacidad de impactar en más gente y no necesariamente porque sean más en comparación de los no hegemónicos, sino en su alcance a más personas.

En México el poder de alcance de solo unos cuantos medios en el colectivo ha sido una labor de años y de mucho gasto de dinero generalmente de particulares, donde de manera evidente por no ser públicos responden a la necesidad de unos pocos y a sus intereses como lo hace cualquier empresa privada.

En teoría los medios públicos están creados para hacer una balanza, balanza que nunca ha podido tener balance puesto qué hay una desigualdad presupuestal más que evidente ya que durante décadas no sólo los empresarios y dueños han impulsado con su dinero estos medios empresariales, sino que además recibieron durante largos años grandes sumas de dinero por parte del gobierno con contratos millonarios de publicidad, los medios hegemónicos no han tenido una competencia real, simplemente por tener mucho más dinero y poder que todos los demás.

Todo esto responde muchas cosas en la actualidad, vemos unos ejemplos:

“Pero es el discurso del resentimiento en la estrategia populista el que día a día se convierte en el pegamento que logra aglutinar a sus files”

Samuel Aguilar Solís (El financiero)

“¿Somos apáticos que contemplamos la proximidad de un catastrófico destino sin organizarnos para impedir un nuevo desastre económico y social?”

Martin Moreno (Reforma)

“ Obrador está exportando malas ideas “

Viri Ríos (Milenio)

“ Morena ya terminó de gobernar. Todos están de lleno en la campaña de la sucesión presidencial.”

Loret de Mola (El Universal)

Estos fragmentos son solo una pequeña muestra de cientos de artículos y opiniones que han existido desde hace muchas decenas de años en contra de un movimiento para transformar al país.

Los medios hegemónicos no responden a la verdad, menos aún al esclarecimiento de temas sociales, ellos responden a generar ganancias, por supuesto que a partir del 2018 estas ganancias se vieron mermadas porque se les cerró la llave del presupuesto de gobierno lo que sacó a flote su necesidad de sobrevivencia.

Mentiras, engaños, medias verdades, chismes, inclinaciones desproporcionadas a mostrar shows alarmistas y morbo, mucho más morbo del que antes les veíamos son ahora los ejes rectores de estos negocios particulares para generar dinero, a los medios hegemónicos nunca les ha interesado la verdad, a ellos como cualquier negocio o empresa les interesa las ganancias.

¿Qué credibilidad puede tener una empresa dedicada a ganar dinero usando al periodismo como excusa?, ninguna.

El cuarto poder siempre ha estado en una crisis deontológica, pero antes, al tener el respaldo gubernamental aparentaban y fingían actuar con rectitud, efectivamente eran rectos y muy alineados a los intereses del neoliberalismo pues los medios hegemónicos sabían que sí esperaban pacientemente como buitres la extinción del Estado ellos iban a tener el control total y absoluto.

Pero llegó un golpe casi mortal para ellos en 2018 pues se puso un alto en seco al neoliberalismo donde ellos fungían no solo como los grandes voceros, sino como los grandes herederos del control social a partir del consumo.

Los medios hegemónicos no tienen ideología, ellos solo están y estarán del lado que les prometa poder y acumulación de riqueza por eso es que siempre han sido los grandes aliados del capitalismo, los más férreos combatientes de los movimientos sociales y los más grandes inventores de ficciones que escondan la verdad.

Estamos en una batalla sociológica pues la veracidad que estás empresas de la comunicación decían tener se ha ido desmoronando en tan solo tres años, por lo que están frustrados cada vez más frustrados y se ve en los gritos desesperados de Dóriga exigiéndole a la derecha política que reaccione, lo vemos con Azucena Uresti desprestigiando a una mujer que fue violada, ultrajada y asesinada para defender a uno de los pocos gobiernos estatales de derecha que quedan, y todo por tener negocios personales con el gobernador.

Ficción, ficción, pura ficción es lo único que los medios hegemónicos nos han dado, pero ahora el pueblo de México está más que despierto y ya no hay vuelta atrás, queda claro que lo único que sostiene a la derecha son estos medios y están tan frustrados por no encontrar un camino de mentiras para revertir el movimiento social de transformación que se están volviendo muy peligrosos.

- Anuncio -
318,998FansMe gusta
158,090SeguidoresSeguir
- Anuncio -
- Anuncio -

No dejes de leer

- Anuncio -