spot_img
spot_img

La sucesión en el EdoMex

¿El municipio de procedencia de algún aspirante resulta más relevante que el proyecto que pueda representar?

- Anuncio -

La reciente estrategia de personajes de la vida pública del Estado de México para intentar anticipar de forma restringida los nombres de quienes podrían ser candidatas o candidatos al gobierno del estado más importante, forma parte de un ardid de políticos tradicionales que se niegan a aceptar que las narrativas de la sociedad han cambiado, pero más aún que la ciudadanía también ha evolucionado en las expectativas que tiene de los políticos.

En la identificada como coalición de las derechas su auto declarado triunfo en el EdoMex tardó más en llegar a las boletas que en disolverse, apenas terminó el proceso electoral y ya el priismo mexiquense dejaba claro al disminuido panismo que la única posibilidad para que la alianza pudiera continuar dependía de que fuera el partido en el poder el que encabezara esa eventual candidatura. En contraparte el panismo está, o al menos a un sector se le nota, no sólo interesado en encabezar sino completamente obsesionado con hacerlo, aún sabiendo que no tiene la ni la mitad de los votos del partido que comanda Alfredo Del Mazo.

Ante esta aparente debilidad de la alianza derechista, resulta inconcebible la torpeza de algunos dirigentes de morena que han intentado centrar la discusión de tan relevante batalla en nombres propios y no en el proyecto que se podría o debería construirse para disputar al régimen priista que nunca ha sido derrotado en territorio mexiquense.

¿El municipio de procedencia de algún aspirante resulta más relevante que el proyecto que pueda representar? Se ha señalado que hay un grupo al interior de morena EdoMex que ha tenido preponderancia en espacios claves de las decisiones, particularmente legislativas, si esto es verdad la pregunta sería ¿Las decisiones legislativas representan el verdadero sentir de ese grupo político, auto denominado Grupo Texcoco?

Lo anterior significa que las decisiones al designar posiciones tan importantes como la titularidad en la tutela de los derechos humanos o comisionados de transparencia representan un actuar que refleja una forma de hacer política, ¿Esa es la propuesta del llamado grupo Texcoco? La agresión a colectivas que promueven los derechos reproductivos de las mujeres en el Estado de México, la negativa a despenalizar el aborto, y en contraparte el recibimiento con pleitesía del Frente Nacional por la Familia ¿Es una abierta y pública posición política de ese grupo?

¿Es posible tomar con seriedad declaraciones en contra de los responsables del régimen de corrupción en el estado donde hoy MORENA representa dos millones cien mil votos y al mismo tiempo ver a los nombrados en las declaraciones como invitados especiales en los informes legislativos de los declarantes? ¿Es una desafortunada incongruencia o una abierta hipocresía?

Las respuestas a las anteriores interrogantes ponen sobre la mesa la necesidad de discutir el proyecto antes que el nombre de los candidatos o candidatas. Ante un reto tan grande como el gobierno del EdoMex resulta inaceptable la mínima exposición de motivos de algún político al reducir su aspiración a un simple “es que ya he sido todo” como si el gobernar un estado fuera un trofeo que puede exhibirse en una vitrina para el auto elogio, alguien con esas características podría ser gobernador, pero sin gobernar.

Durante el ahora aparentemente lejano 1999, el priismo se hizo de un aliado cómodo en la izquierda del entonces PRD, en esa alianza la labor del PRI era ayudar a su aliado para crecer al interior del partido del sol azteca, con la condición de que nunca aspirara con seriedad a la gobernatura, es decir el llamado “pleito pactado”. ¿Las y los actores de aquel año siguen vigentes? ¿La alianza del PRI con ese sector ha quedado en el pasado o se actualizado en MORENA? ¿Quienes se oponen al avance de un régimen de mayores derechos y libertades desde el legislativo, pueden garantizar al mismo tiempo impulsarlo desde el ejecutivo?

Resulta obvio que en la opinión pública del estado más importante del país se ha echado andar un aparato de propagada que pretende sustituir la discusión del proyecto que debería impulsar la 4T para disputar la gubernatura por una simpleza de una escueta triada de nombres, pero resulta igualmente obvio que ninguno de ellos, ni de otros que se puedan aventurar, generan consenso entre las bases de morena ni ante la ciudadanía que mantiene una posición crítica respecto a los resultados en los gobiernos locales. Si esta realidad es tan obvia ¿A quién y con qué intereses conviene esta artificiosa y anticipada estrategia? Es claro que la respuesta no está en los sectores mayoritarios de ciudadanía sino en una minúscula pero mañosa mal llamada clase política.

- Anuncio -
318,998FansMe gusta
158,090SeguidoresSeguir
- Anuncio -
- Anuncio -

No dejes de leer

- Anuncio -