windows 10 pro office 2019 pro office 365 pro windows 10 home windows 10 enterprise office 2019 home and business office 2016 pro windows 10 education visio 2019 microsoft project 2019 microsoft project 2016 visio professional 2016 windows server 2012 windows server 2016 windows server 2019 Betriebssysteme office software windows server https://softhier.com/ instagram takipçi instagram beğeni instagram görüntüleme instagram otomatik beğeni facebook beğeni facebook sayfa beğenisi facebook takipçi twitter takipçi twitter beğeni twitter retweet youtube izlenme youtube abone instagram

maltepe moto kurye
miércoles, septiembre 22, 2021
spot_img

spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_img

Pulsiones reaccionarias de closet: los riesgos de la opinología “cool”

Hace unos días estaba yo tranquilamente dándole un vistazo a mi time-line, cuando me percaté de un tuit de mi compañera en #Opinión3_0 @mlucascir, citando un texto publicado por Guadalupe Correa-Cabrera (@GCorreaCabrera) en sinembargo.mx. El tuit iba como sigue:

“No entiendo muy bien: si dices que AMLO está continuando y extendiendo la guerra, ¿por qué los estadounidenses quieren regresar al pasado pripanista? Deberían estar felices con la nueva situación con AMLO de acuerdo con tu hipótesis de guerra eterna, ¿no?”

La cosa llamó mi atención, y me aboqué a revisar el posteo del texto de la susodicha responsable; me di cuenta entonces de que la columna estaba citada en tuiter por Oswaldo Zavala, el escritor y periodista que, junto con Luis Astorga, es muy probablemente el analista que de manera más brillante ha contribuido a la comprensión del fenómeno del crimen organizado en México. Resulta que Zavala elogiaba a la autora, así que tuve ya doble interés en leer el manuscrito de Correa-Cabrera. Cuando lo terminé (no es muy largo), la reacción inmediata que tuve fue de asombro por el gran reconocimiento que Zavala le otorgaba. Y es que no sólo me encontré con que ese cuestionamiento que @mlucascir le había hecho era acertado; también me encontré con otra serie de dichos que me parecieron poco serios y graves, sobre todo en el sentido de

  1. que fueron validados por un autor que, por alguna razón, no se percató de que las afirmaciones implícitas en el texto van más en la dirección de ese periodismo que robustece la mitificación del “narcopoder”, tan criticado por él.
  2. que lo anterior le diera un aura de impunidad intelectual a un hilado de ideas más o menos sutilmente encaminadas a engordar los discursos de la “oposición” derechista; ideas aventadas a la ligera y de manera irresponsable.

Me pareció uno de tantos casos de opinología de cosmética “progre”, incluso “obradorista”, que en realidad andan difundiendo -como en doble rasero- los ataques sistemáticos que la derecha ya tiene ensayados contra la 4T. Y como tal- un caso representativo- me pareció importante desgranar los principales despropósitos del escrito, siendo un buen ejemplo de este “fuego medio-amigo” anti-AMLO a discreción (tipo Zepeda Patterson), que pulula por los medios digitales y los demás.

De entrada, todo aparentemente bien. Una alusión al análisis de Assange sobre Afganistán y al estado de guerra permanente que impone el Capital (lo abordé yo mismo de forma similar en mi Luminol sobre la caída de Kabul) y comentarios similares… excepto, se me olvidaba, una cosa: el segmento escogido para resaltar la columna dice “La militarización del país continúa…”.

Primera aseveración desatinada. Desde la perspectiva de la izquierda -cualquier izquierda- la militarización consiste en la omnipresencia de las fuerzas armadas por parte del Estado, con fines de vigilancia represiva y protección violenta de intereses económicos y financieros privados. Después de un largo historial de control de población y agresión a los derechos humanos -incluidos la intimidación, desaparición o asesinato de   diversos activistas, periodistas etc., inconformes con la estructura de poder político-económico- en este país es relativamente fácil saber cuando las cosas están cambiando algo.

Cabe decirlo, también soy fan de Carlos Fazio, a quien omití injustamente arriba como otro de los grandes referentes para entender la realidad nacional. En su último libro, “Plutócratas y populistas: la tentación del poder en tiempos de posverdad.”, puede detectarse un curioso fenómeno.

En sus tres obras anteriores se sentía a sus anchas denunciando con rigor, honestidad e inteligencia implacable las relaciones de dominación entre las plutocracias tanto foráneas como nacionales (mediante el uso de los gobiernos y las fuerzas militares y paramilitares) y las grandes mayorías no privilegiadas de la población mexicana. Hasta entonces, no tenía problemas con el obradorismo. Acaso lo intuía como una manifestación de resistencia popular; pero después de aquel julio de 2018, al parecer, una suerte de complejo psicológico anti-oficialista -de fondo no muy racional- lo metió en un desconcierto bastante notorio en su nuevo libro. Se lee medio acorralado entre la evidencia de la persecución del poder financiero-económico contra la 4T y las posturas zapatistas que consideran a esta más de lo mismo; pero ese duende que le susurra “ no importa quién esté en el Ejecutivo, ni qué tan diferente sea de la basura contra la que has luchado toda tu carrera: si es gobierno, ya es adversario.”, lo divide en consciencia, y lo empuja a sostener que la única oposición legítima y real es la izquierda no electoral contra-Estado; derivado de esto, y con otro duende que le dice “el señor cabeza blanca no es otro del montón”, da bandazos a través del enorme texto. Cada vez que se siente con la obligación moral de buscar rasgos de continuidad neoliberal-extractivista-populista-“polarizante”, (sí, así de confuso como este apelativo compuesto llega a ser su posicionamiento), tiene que aceptar que no hay gran cosa, que sólo están los presagios zapatistas cuya reproducción íntegra le ocupa como un cuarto de libro. Ante la imposibilidad de calificar con contundencia inapelable al régimen en turno como actual represor y militarizador, su compromiso con el duende anti-oficialista le hace escribir la recurrente frase “al tiempo”. El libro fue publicado en febrero de 2021. Sigue pasando “el tiempo”, y los augurios que alivian un poco sus emociones encontradas continúan esperando que este gobierno cumpla el “doom” de perpetrar un mega-ultraje contra los derechos humanos tamaño Atenco, Ayotzinapa etc. Yo estoy seguro de que Don Carlos, en su fuero interno, desea que jamás ocurra, pero se le olvidó mencionar en su libro otro ángulo: que los poderes fácticos lo puedan fabricar.

Todo esto viene a cuento porque cuando Correa-Cabrera habla de militarización está respaldando una de las ideas maestras de la estrategia manipulativa de la derecha; una idea que se aferra a un futuro intangible a falta de pruebas presentes, igual que en las profetizaciones zapatistas que hipnotizan a Fazio. Poco importa   que la autora sugiera “entender” que el Presidente no quiere la guerra antinarco caldero-peñista -pero “lo obligan” a ejecutarla- cuando lo primero que dice es que está militarizando el territorio nacional. Es un mensaje cruzado: ¿AMLO quiere cambiar la lógica prianista de la lucha vs. el crimen organizado “militarizando al país”? Esta discreta contradicción no da nada de confianza…

Veamos un párrafo de la columnista:

“La militarización del país continúa y aunque Andrés Manuel López Obrador decide no confrontar a los denominados carteles como lo hicieron sus predecesores, pareciera que no existe otra opción—o, por lo menos, es lo que dicen sus opositores y sus vecinos del norte, señalando que la violencia no para y se multiplica. Los “talibanes de México” (en sentido figurado)—o más bien mercenarios—siguen recibiendo armas provenientes del mundo desarrollado—especialmente de Estados Unidos.”

En seis renglones el Presidente militariza al país, pero no quiere proceder en seguridad como el prianismo (lo cual implicó en su momento militarizar al país), pero a su vez no hay de otra, pero eso es algo que “dicen” la oposición y el gobierno de E.U.”… no, bueno…

Por lo que se ve, en ese “o, por lo menos, es lo que dicen…” Correa-Cabrera le da el carácter de una suerte de narrativa cuestionable al “rollo” gringo de la guerra vs. las drogas como única alternativa. En eso estaría yo de acuerdo. Lo obscuro del asunto es que a lo largo del resto de la columna ella se dedica a establecer como inevitable lo que primero llamó “lo que ellos dicen”… Van otros dos segmentos literales:

“Pareciera ser que por más que el presidente mexicano se resiste a continuar con la guerra, la situación misma lo presiona a continuarla e inclusive a extenderla. Por su parte, los estadounidenses en distintos ámbitos—políticos de los dos partidos, diplomáticos y lobistas de la guerra en particular—continúan recomendando volver al pasado para recuperar la siempre anhelada (y nunca lograda) estabilidad. Presionan y amenazan con denominar a los ¡carteles mexicanos” organizaciones terroristas internacionales para promover de nuevo la guerra eterna contra las drogas en territorio nacional.”

“En las guerras que prevalecen y se avecinan, el objetivo parece ser “una guerra eterna y no una guerra exitosa.” Así es la guerra contra las drogas en México.”

En el primer párrafo se lee que el escenario que   inicialmente -según la autora- era “lo que (ellos) dicen”, ella misma acaba por determinarlo como un auténtico cul-de-sac bien fincado en la realidad, prácticamente inexorable. Aquí se detona la observación de @mlucascir:  si las condiciones tienen tan atrapado al gobierno mexicano y lo condenan a reproducir el modelo caldero-peñista “a regañadientes”, ¿por qué le preocuparía al Pentágono seguir “recomendando” algo que ya está sucediendo y, de acuerdo con el segundo párrafo (último de la columna), ya no va a poder cambiar nada ni nadie “porque es eterno”?

Más oscuro aún es cómo la autora llega a esta última aseveración que se quiere dolorosamente realista sin lograrlo. Porque esta ruta se compone de cifras y clichés que parecen sacados de una rabieta de Jorge Ramos en una Mañanera:

“…la violencia relacionada con la delincuencia organizada no cesa y los paramilitares criminales—o “mercenarios”, cuyo origen no es fácilmente verificable—se siguen multiplicando en distintas regiones del país.”

¿“Origen no fácilmente verificable”? Los mercenarios paramilitares del crimen organizado al servicio de las gestiones neoliberales tienen un origen muy verificable: la pobreza, semillero de halcones niños y adolescentes expuestos a una esfera de ambiciones económicas alimentadas por los medios, y a un ambiente en donde ser delincuente ya es una opción de éxito muy válida. Mejor una vida fugaz con la mayor riqueza posible que una larga llena de miseria y humillación. El origen verificable del reclutamiento de mercenarios se encuentra en los tejidos profundos del biopoder… y esos reclutados son los que operan aún para sus patrones de la Alta IP y los partidos que la representan.

“…arrecia la violencia, se multiplican los homicidios y las desapariciones, se masacra a migrantes, se acribilla a civiles (en ataques dirigidos a la población y no en fuego cruzado por enfrentamiento entre bandas criminales) y se continúan encontrando fosas clandestinas (llamados por los “activistas internacionales” y nacionales campos de exterminio).”

Cierto que todo esto existe. Es la herencia de treinta y ocho años de fascismo encubierto bajo una pseudodemocracia de tergopol al servicio de los lobbys corporativos; sin embargo, Correa-Cabrera desacierta en lo siguiente:

Falso que la única tendencia sea la multiplicación de la violencia, las desapariciones, los feminicidios y homicidios de la “guerra eterna”. ¿En dónde sucede esto? ¿Es una tendencia simultánea en todas las latitudes del país sin diferenciación alguna? Por ejemplo ¿Tendrá algo que ver el que en Guanajuato -uno de los estados más peligrosos criminalmente hablando en la geografía de la delincuencia- los gobiernos de derecha hayan mantenido al Fiscal doce años sin efecto alguno, mientras que a la FGR se le exigen cosas absurdas y se le desconocen resultados perfectamente verificables para quien los quiera buscar?

En cuanto a los migrantes ¿La guerra eterna que la autora parece más ratificar como realidad que criticar como relato es tan irreversible? Algunas diferencias:

En la Masacre de San Fernando, Tamaulipas, en 2010, hubo setenta y dos migrantes asesinados.  A   siete años del crimen ni siquiera se habían identificado todos los cuerpos. Mucho menos se había hecho justicia. Familiares lamentaban la impunidad y la revictimización al incluso mandarles las autoridades   cuerpos equivocados.

2021, Masacre en Camargo, Tamaulipas.  Dieciséis migrantes asesinados. Cuerpos identificados rápidamente y enviados a sus familiares. La investigación determinó que doce agentes de la Policía Estatal (entrenados en E.U.) estuvieron involucrados, y ahora se encuentran sujetos a proceso.

Por supuesto que en tres años de gobierno es humanamente imposible solucionar en su totalidad problemas con una inercia de CUARENTA , pero en comparación con los sexenios pripanistas -en los cuales la frecuencia de masacres, la impunidad y el trato inhumano a familiares de las víctimas eran la constante- ha habido cambios en la impartición de justicia.

  • 2011, San Fernando, Tamaulipas, ciento noventa y tres cuerpos de migrantes encontrados.
  • 2012, cuarenta y nueve torsos de migrantes encontrados en Cadereyta, Nuevo León.

Muchas de las identificaciones de los cuerpos de estas tragedias apenas se están realizando en la actual administración.

Cuando Correa-Cabrera publicó este poco útil catálogo de aseveraciones irresponsables, el gobierno mexicano ya había entablado una demanda contra las empresas de armas estadounidenses, la cual fue aceptada en una corte de Massachusetts. Creo que hubiera sido conveniente considerar esta histórica iniciativa en la “digresión” sobre la distopía de la “guerra eterna”, al igual que la dura misiva que AMLO le envió a Biden, argumentando que la lógica del cuidador migratorio con pistola de la puerta trasera del “patrón” del norte, es totalmente estúpida e insostenible.

Es aquí donde hay que tener cuidado con este tipo de escritos. Correa-Cabrera parte de la denuncia de las conductas imperiales geopolíticas. Hasta ahí bien. Pero argüir que México está en una trampa sin salida forjada por el caldero-peñismo y sus jefes del Departamento de Estado norteamericano de la era Obama-Clinton, implícitamente descalifica los avances en materia de seguridad de la 4T, sumiéndolos en una niebla de datos y “diagnósticos” apocalípticos que muy bien podrían haber salido de cualquier discursete de un diputado del PAN. Lo peor de todo esto es que Correa-Cabrera da una marcada impresión de asumir la narrativa del “narcopoder”:

“Los “talibanes de México” (en sentido figurado)—o más bien mercenarios—siguen recibiendo armas provenientes del mundo desarrollado—especialmente de Estados Unidos. Al mismo tiempo, aparecen organizaciones criminales utilizando armamento de altísimo calibre, propaganda mediática y estrategias para mantener la atención en México de la prensa internacional. Estas tácticas nada tienen que ver con aquellas que utilizaron, en las dos últimas décadas del siglo pasado, los narcotraficantes mexicanos, es decir, aquellos que trabajaron con Caro Quintero, Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo, Juan García Ábrego, la Familia Arellano Félix y el Señor de los Cielos.”

Dentro de la  insidiosa insistencia en la imposibilidad de México de escapar aunque sea un poco del plan estadounidense de la “infinity war”, este en particular párrafo trae ecos de la reificación del narco como un poder absoluto que doblega Estados, dislocando de la atención pública  al verdadero poder absoluto promotor de la violencia y la ficción del “narco-estado” de Morena: las fuerzas corporativas privadas, mismas que, por cierto,  verían con buenos ojos el recuento de desastres criminales que Correa-Cabrera realiza sin voltear ni un centímetro hacia los esfuerzos de la 4T, que no sólo se reducen a la resistencia -inútil dice ella- a retomar la guerra caldero-peñista marca USA. Claudio X. Gonzáles o Gustavo de Hoyos preferirían el manuscrito de nuestra columnista en cuestión a otras expresiones, pues de él se deduce la impotencia de este gobierno ante sus compromisos con la seguridad pública; el hecho de que “no va a poder” proteger jamás a la gente ante el todo poderoso narco 4.0 -con acceso a Instagram, You Tube y Tik-Tok – pero sí va a “militarizar el país”…

Así como Guadalupe, circulan muchísimos analistas “buenaondita” con una vena cripto-reaccionaria muy tóxica y vaporosa. De manera anecdótica, no está de más chismearles que por tuiter le pregunté a Zavala qué tenía de “excelente” (creo recordar que así le llamó) el escrito de Guadalupe, que no me lo parecía ni de lejos y que en la primera oportunidad iba a someterlo a crítica. Él por supuesto, no respondió -es demasiado selectivo en sus interacciones- pero ella me dijo en tono mordaz que con gusto esperaba lo que tuviera que decir. Yo le reiteré que iba a cumplir con lo dicho y ella me dijo que ahí me aguardaba, luego me acusó de machismo y misoginia; le respondí que ella le estaba faltando el respeto a la causa feminista y de género usándola falazmente. También le recordé que a la mujer que la había cuestionado primero no le había respondido, pero para entonces ya había bloqueado a @mlucascir, a mí y creo que a algunos más que intervinieron, mientras un par de bots me dijeron mamarracho y envidioso. Saque sus conclusiones, [email protected] [email protected]

Yo nomás pregunto: ¿POR QUÉ  OSWALDO? ¿POR QUÉ?

- Advertisement -
Siguenos
286,538FansMe gusta
149,556SeguidoresSeguir
spot_img
Sigue leyendo

Porno Gratuit Porno Français Adulte XXX Brazzers Porn College Girls Film érotique Hard Porn Inceste Famille Porno Japonais Asiatique Jeunes Filles Porno Latin Brown Femmes Porn Mobile Porn Russe Porn Stars Porno Arabe Turc Porno caché Porno de qualité HD Porno Gratuit Porno Mature de Milf Porno Noir Regarder Porn Relations Lesbiennes Secrétaire de Bureau Porn Sexe en Groupe Sexe Gay Sexe Oral Vidéo Amateur Vidéo Anal

escort İzmir escort İzmit escort Kocaeli escort Mersin escort Gaziantep escort Samsun escort Adana escort Konya escort Kayseri escort Ankara escort Bursa escort Eskişehir escort Bodrum escort Denizli escort Malatya escort Kuşadası escort Alanya escort Antalya escort Dubai escort zenci porno seks porno sex hikayesi shemale porno paply.org